Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Toma de Decisiones » 5 pasos del análisis y resolución de problemas desde la emocionalidad.

5 pasos del análisis y resolución de problemas desde la emocionalidad.

Por Ernesto Scardigno. 

Suele suceder que la inercia de seguir igual, en la queja, en la excusa o victimización, es más sencillo que el hecho de asumir riesgos, de enfrentar, de abandonar la comodidad y sentir un poco de vacío por la incertidumbre del “hacer frente”, que precede a la verdadera sensación de libertad y de responsabilidad de uno mismo.

El quinto mes del año transcurre otoñal, con tardes de un sol muy tímido que de a ratos se deja ver de entre las nubes grises… y como no tiene ninguna cuenta en redes sociales, solo con el cielo como testigo, su presencia se percibe a través de nuestros sentidos y son nuestros ojos que lo buscan… y es nuestra piel y nuestro rostro que lo registra y percibe…

A propósito, no vendría nada mal de vez en cuando, dar un poco de descanso a tanta pantalla móvil y mirar más a los ojos de nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros familiares y amigos, nuestros compañeros de trabajo… yo cada mañana viajo en transporte público y al subir al colectivo/micro, saludo al chofer del mismo, lo miro y le regalo mi “buen día”! y un “¡gracias”!… muchas veces se ven sorprendidos, como algunos rostros que ubicados en los primeros asientos me miran, levantando sus ojos por breve instante, de sus dispositivos móviles… paisaje urbano siglo XXI, así doy inicio a mi nuevo “borrador urbano” , borrador modelo mayo/2016 y van… seis años en mi espacio de borradores compartidos…

Hago foco en algo tan sensible en nuestras vidas, que debemos enfrentar y que nos mueve y remueve emocionalmente cada vez que, frente a nosotros se nos dibuja un problema.

Buscando en su orígen etimológico encuentro que dicho término proviene del griego πρόβλημα, prefijo pro= adelante, verbo ballein= arrojar con fuerza y sufijo ma= resultado de la acción… es muy usual en ámbitos del management sajón que se diga: “let’s put the moose on the table”, que significa pongamos el alce sobre la mesa, como muy clara manera de poner un problema es superficie, hacerlo visible y poner manos en ello.

Cuando me refiero a un problema, lo hago desde la mirada de aquellas cuestiones que representan verdaderos inhibidores del bienestar en nuestras vidas y no dificultades de significado menor, coyuntural y provenientes del devenir diario de tareas profesionales o personales.

Sabemos muy claramente en nuestro interior cuando estamos frente a un “alce” y entonces pueden aparecer variedad de actitudes defensivas, pensar en dejar que corra el tiempo, subestimar la cuestión, hacer “la del avestruz”, hacer trampa jugando al solitario, procrastinar (procrastinación, muy bien tratado por el autor Paul Dolan en su libro “Diseña tu felicidad”), o posponer, o postergar.

Tenemos varias maneras de eludir hacer frente al problema, seguramente asumiendo una, aunque parezca contradictorio, verdadera “zona de confort” no exenta de malestar y de una emocionalidad negativa, pero muchas veces aunque parados en verdaderas arenas movedizas, que lentamente nos van hundiendo.

Suele suceder que la inercia de seguir igual, en la queja, en la excusa o victimización, insisto, aunque suene contradictorio, es más sencillo que el hecho de asumir riesgos, de enfrentar, de abandonar la comodidad y sentir un poco de vacío por la incertidumbre del “hacer frente”, pero un vacío temporal… que precede la verdadera sensación de libertad y de responsabilidad de uno mismo, ya que, “somos responsables de lo que hacemos y nunca víctimas de lo que nos sucede”, e incluso aun fracasando, es una escala en el aprendizaje generativo y en el hacer, en vez del mero esperar… que “todo se acomode”.

Hay un modelo para hacer frente a un problema?

No tengo una fórmula para compartir contigo, ni determinados tips que te ponga de cara a una solución inmediata, pero desde mi humilde práctica de #coaching, te daré una guía u hoja de ruta simple y perfectamente practicable de 5 pasos.

Algunos de los 5 pasos de referencia los tomo del buen libro de Lou Marinoff “Más Platón y menos Prozac”. Veamos…

1. Identificación del problema

Lo primero, identificar el problema, esto es aparentemente muy simple, pero reviste la insoslayable actitud de hacernos cargo de ver el “alce” y ponerlo sobre la mesa… allí pueden seguramente surgir alternativas respecto a la manera de encararlo y de acuerdo a la magnitud y naturaleza del problema puedes requerir un coach (aquí estoy…), un consultor, un filósofo, un psicólogo, un psiquiatra… hay profesionales acordes a cada problemática.

2. Foco en la emocionalidad

Lo segundo, una vez identificado el problema, hacemos foco en la emocionalidad que nos provoca, que puede ser más o menos explícita pero que es insoslayable, no hay dificultad o problema, sin malestar emocional, puede ser miedo, ansiedad, culpa, pérdida de confianza, enojo, resentimiento, celos, en fin, es muy amplio el abanico de las emocionalidades negativas.

Tenemos ya el problema y la emocionalidad que nos provoca y seguramente se expresa en nuestro cuerpo, entonces…

3. Opciones para la solución

Lo tercero, vamos aquí al análisis de opciones para resolver el problema en cuestión. Aquí es menester ser muy rigurosos y nunca reactivos. Si por poner un ejemplo, tengo dificultad con mis ingresos en mi trabajo actual, antes de pensar en buscar otro, no será mejor buscar y agotar instancias, allí donde estoy hoy..?

Porque podemos ir a un nuevo empleo y luego terminar no siendo mejor ,y si queremos volver al anterior, en pleno siglo XXI , aún hay organizaciones que no te permiten volver, aunque al irte no hayas generado el menor conflicto… Entonces, ver todas las opciones, escribirlas, y con cada opción habrá una emocionalidad colateral por analizar.

Una herramienta muy útil para esta tercera etapa es el libro de Edward De Bono “Seis sombreros para pensar”, y comparto al autor textualmente, “la dificultad principal para el pensamiento es la confusión. Intentamos hacer demasiado al mismo tiempo. Las emociones, la información, la lógica, la esperanza y la creatividad nos agobian. Los seis sombreros permiten separar la lógica de la emoción, la creatividad de la información y así sucesivamente. Cada sombrero implica definir un cierto tipo de pensamiento”.

Entonces los seis sombreros son:

  • Blanco, hechos y cifras, datos e información concreta.
  • Rojo, emociones y sentimientos, intuiciones y presentimientos. Lenguaje de las emociones.
  • Negro, lo que tiene de malo, ir por la negativa en una mirada crítica.
  • Amarillo, especulativo y creativo positivo. Pensamiento constructivo buscando razones y respaldo lógico.
  • Verde, pensamiento creativo y lateral. Movimiento en lugar de juicio, me muevo y me salgo de escena para analizar.
  • Azul, síntesis y conclusiones, para control y seguimiento.

El buen libro de los años 90 de E De Bono no pierde vigencia y es muy útil herramienta para el barrido de opciones frente a nuestro problema.

4. Qué hacer y cómo hacer

Lo cuarto, es una vez advertido el problema, detectadas las emocionalidades provocadas por el mismo, vistas las opciones para salir del problema, en un ámbito de reflexión, de tranquilidad, casi contemplativo , iniciamos el proceso de toma de decisiones, expresado en qué hacer? y de diseño, expresado en el cómo hacer?

En esta cuarta etapa es de muy buen aporte otro libro de Edward De Bono, que mencionaba en mi anterior borrador del mes pasado, se trata de “Pensar bien”, y en parte de este libro nos expresa su autor:

“por definición, un problema es una situación que exige una respuesta y, por implicación, esa respuesta no es obvia. Cuántas veces se recurre al pensamiento lateral, es una cuestión de temperamento. Cualquier persona o empresa que no tenga problemas, tampoco tiene muchas probabilidades de progresar. Los problemas son los saltos que apartan a las cosas de la tranquila rutina de lo adecuado. A menudo, el problema más difícil se halla en la formulación del mismo”.

5. Acciones adecuadas y justificables

Y la quinta etapa, ya es ingresando a una zona de nuevo equilibrio, pues habiendo entendido el problema, hemos emprendido actos adecuados y justificables para la superación del mismo, esto es, ya en el marco del hacer y del monitoreo de la acción concreta, con toda una emocionalidad positiva, que despierta expectativas de claro camino de superación y mejora, de confianza en nosotros mismos por el valor de encarar nuestro problema y dejar de postergar y poner excusas.

Anatomía del momento creativo

En el libro “El espíritu creativo”, Daniel Goleman junto a Paul Kaufman y Michael Ray, hacen muy interesantes aportes a la hora analizar la anatomía de un momento creativo, al fin y al cabo, en los 5 pasos que termino de describir, bien podemos apoyarnos es espacios de creatividad que, según los autores requieren de

  • una preparación, momento en que nos sumergimos en el problema buscando todo tipo de información;
  • luego podemos encontrar frustración, cuando la mente analítica y racional, en busca de una solución, parece llegar a cierto límite;
  • en dicha zona límite, podemos ingresar en área de incubación, momento de pasividad, donde con toda la información recolectada, es nuestro inconsciente que trabaja, consultado con la almohada…
  • finalmente sobreviene la iluminación, cuando se te ocurre la respuesta casi como salida de la nada…

No hay magia, pero si esperanza y certeza que, al asumir nuestras dificultades, tomamos un papel protagónico en nuestra vida, aquél papel que es nuestra elección y cumplimos nuestro rol, nuestro papel… atreviéndonos a “ser” el mejor “ser”, que podemos “ser,” con un mejor “hacer” que impacte de lleno en nuestro entorno afectivo y laboral.

Fuente: https://manuelgross.blogspot.com/2016/10/5-pasos-del-analisis-y-resolucion-de.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.