Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » La pregunta que deberías hacerte antes de decidir – casi – cualquier cosa

La pregunta que deberías hacerte antes de decidir – casi – cualquier cosa

Por Jennifer Delgado Suárez

Cada día tomamos decenas o cientos de decisiones. La mayoría son más o menos intrascendentes, como decidir qué desayunaremos o cómo nos vestiremos. Pero también hay decisiones que pueden dar un vuelco a nuestra vida, decisiones que pueden cambiar nuestro derrotero y que nos harán más o menos felices.

La manera de tomar decisiones varía de una persona a otra. Hay quienes son muy meticulosos y escriben una lista de pros y contras, sopesando en una balanza cada detalle. Otros se dejan llevar por sus corazonadas, decidiendo a golpe de Inteligencia Intuitiva.

Sin embargo, independientemente del método que usemos para tomar las decisiones, la psicóloga Christina Iglesia considera que existe una pregunta que siempre deberíamos plantearnos: ¿es bueno para mi equilibrio mental?

Abismo emocional: El riesgo de no priorizar tu bienestar

Todo lo que hacemos – y lo que no hacemos – tiene un impacto directo en nuestra salud mental. Cada decisión que tomamos – y que no tomamos – nos define. Cada día tenemos la oportunidad de tomar decisiones que pueden contribuir a nuestro bienestar emocional o, al contrario, desestabilizarlo.

Sin embargo, pocas veces somos conscientes del impacto de esas decisiones, pocas veces nos paramos a reflexionar sobre el nivel de estrés, felicidad, bienestar o frustración que generan las pequeñas y grandes decisiones que tomamos.

Al obviar nuestro bienestar, corremos el riesgo de ir tomando una serie de “malas” decisiones que tendrán un efecto acumulativo y que irán deteriorando nuestro equilibrio emocional, hasta hacerlo trizas. Como resultado, podemos caer en una espiral de decisiones autodestructivas que generen cada vez más estrés, frustración, ira o rencor.

Una decisión lleva a la otra, casi sin darnos cuenta, por inercia, mientras nos deslizamos – lenta pero inexorablemente – por un abismo que nos lleva a tocar fondo emocionalmente, sin saber muy bien cómo hemos llegado hasta ahí.

¿Por qué no solemos priorizar nuestro bienestar psicológico? Existen diferentes razones:

1. Porque no nos han enseñado a priorizar nuestro equilibrio emocional. Porque nos han transmitido el mensaje – completamente erróneo – de que pensar en nosotros es una actitud egoísta.

2. Porque no nos preocupamos lo suficiente por nuestro bienestar psicológico. Quizá porque damos por sentado – equivocadamente – que nuestro equilibrio emocional es a prueba de balas y no se puede romper.

3. Por la fuerza de la costumbre, porque nos han enseñado que existen otros factores más importantes a considerar, como el dinero o el deber.

Cuando las prioridades están claras, las decisiones son sencillas

Dar un papel protagónico a nuestra salud mental en la lista de pros y contras a la hora de tomar una decisión nos facilitará enormemente ese proceso. Nos evitará decir “sí” solo porque nos sentimos culpables o porque creemos que “debemos” hacerlo, cuando en realidad esa decisión nos hace sentir mal, es incompatible con nuestras necesidades y desencadena una tensión emocional completamente innecesaria.

Preguntarnos si lo que estamos a punto de hacer puede mejorar nuestra salud psicológica es una especie de brújula que nos sirve de guía para tomar desde las pequeñas decisiones cotidianas hasta aquellas más grandes y complejas. ¿Ese nuevo proyecto de trabajo es bueno para mi equilibrio psicológico? ¿Esta relación es buena para mi salud mental? ¿Discutir para tener razón es bueno para mi paz interior?

Tenemos derecho a considerar nuestro equilibrio emocional antes de tomar cualquier tipo de decisión. De hecho, es conveniente que nos tomemos el tiempo necesario para cuestionarnos todos nuestros hábitos cotidianos, para peguntarnos cómo inciden en nuestra salud psicológica. Así descubriremos aquellos comportamientos que son beneficiosos y los que deberíamos cambiar. ¿Qué actividades potencian nuestro bienestar emocional? ¿Qué nos hace sentir llenos de energía y felices? ¿Qué nos hace sentir tranquilos y relajados?

Esa simple pregunta puede marcar un antes y un después en nuestra vida porque nos ayudará a prevenir el agotamiento psicológico, a evitar todas esas cosas que nos están drenando emocionalmente y nos permitirá colocar en su lugar hábitos más saludables que nos hagan sentir más plenos.

Por supuesto, no se trata de caer en el hedonismo extremo. Habrá momentos en los que tengamos que tomar decisiones difíciles que generen tensión. A veces, para lograr grandes metas, o simplemente para ayudar a quienes lo necesitan, debemos sacrificar un poco de paz y serenidad. Sin embargo, esas decisiones no se deben tomar a la ligera, movidos por automatismos, sino que deben ser decisiones conscientes.

En ese caso, debemos preguntarnos ¿cuánto bienestar psicológico estamos dispuestos a sacrificar? Sin perder de vista que poner en el centro nuestra salud mental y darle la importancia que merece, significa cuidarnos y protegernos. Porque aunque no seamos frágiles emocionalmente, a golpe de concesiones y postergaciones, nuestra salud psicológica terminará resintiéndose.

Recuerda que «no somos el producto de nuestras circunstancias, somos el producto de nuestras decisiones«, como escribiera Steven Covey.

Fuente: https://rinconpsicologia.com/pregunta-para-decidir/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Comentarios (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.