Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad » 4 factores que le impiden cumplir con los plazos de la calidad

4 factores que le impiden cumplir con los plazos de la calidad

Con cada día que pasa, se hace más difícil cumplir con los plazos, ya sean de “Calidad” o no. Estas son no conformidades para abordar, indicadores para analizar, análisis de procesos, tareas y proyectos que llaman a la puerta. Además, por supuesto, mantener activas (y dentro de los acuerdos) las entregas de los clientes.

Ninguna de estas tareas se detendrá, y todas suceden al mismo tiempo. Como resultado, los plazos se vuelven ajustados y cada vez más difíciles de cumplir.

Y cuando hablamos de rutinas de calidad, se vuelve un poco más complicado. El incumplimiento tardío, por ejemplo, puede ocasionar muchas lesiones, pérdida de clientes y muchas otras complicaciones.

Por lo tanto, en el artículo de hoy (4 factores que le impiden cumplir con los plazos,) decidí hablar un poco sobre este tema. Me gustaría hablar sobre algunos factores que nos impiden cumplir con los plazos de la calidad. Creo que identificarlos es el primer paso para conducir una ruta más suave que realmente se centre en la buena gestión del tiempo. (y por supuesto cumplir con los plazos, jeje).

1 – No tengo un tiempo específico para planificar

La mayoría de las veces, perdemos los plazos de entrega porque todas las demandas requieren atención al mismo tiempo Eso es un hecho. Realmente no creo que nadie tenga mucho tiempo y decida retrasar algo a propósito. Entonces podemos decir que esto es una cuestión de organización.

Imagine un armario lleno de cajas, objetos y otra basura. Todo desorganizado y desordenado. A veces nuestra vida laboral es más o menos eso. Un montón de cosas pérdidas y desordenadas.

Una pregunta: ¿El armario se arreglará solo? ¡Obviamente no! También lo son nuestras tareas. Para organizar su armario, deberá reservar tiempo para esto. Obtendrá todo fuera del camino, lo limpiará y lo organizará de acuerdo con lo que le resulte más útil o fácil de encontrar.

Con las tareas de trabajo es lo mismo. Si no te tomas el tiempo para organizar lo que hay que hacer, solo será un revoltijo de tareas. Cuando menos lo veas, tendrás un millón de cosas que hacer  en momentos en que ni siquiera sabes cuándo.

Así que tómese un tiempo de su semana para organizar lo que debe hacerse. Vea sus proyectos, lo que ya se ha hecho, lo que no se ha hecho, quién ha retrasado las acciones y qué acciones debe tomar en la semana. Esto te ayudará mucho. Y luego, en el futuro, también puede comenzar a hacer planes más largos, como planes mensuales e incluso anuales.

2 – No negociar plazos

Al hacer su “Planificación semanal”, reflexionará sobre diversas actividades y proyectos. Con esto te darás cuenta de que habrá tareas más urgentes y tareas que pueden esperar un tiempo. Aquí podrá priorizar algunas  cosas y organizar mejor lo que debe hacerse.

Sin embargo, dependiendo de cuán problemática sea su vida, se le ocurrirá un dilema: más tareas que tiempo para ejecutarlas …

En tales casos, ¡no solo puede negociar plazos! Analice qué tiene el mayor impacto en su negocio y hable con las personas que le delegaron las acciones, negocie nuevos plazos con ellos. Esto es organizar cosas.

Tal vez esté pensando que se irritarán o no lo aceptarán. Pero piensa en mí, si no haces esto, llegarás tarde y no entregarás cosas y esto no es bueno para nadie. Además, al tratar con personas, verán que usted está comprometido con la entrega y que no ha dejado que la tarea, la acción o el proyecto “caigan en el limbo”.

3 – No contar con imprevistos

Este es un error que cometo mucho y tengo problemas para resolverlo. Pero resulta que, con el tiempo, comienzas a medir tu horario. Con cada tarea en su día y hora específicos.

Como siempre queremos hacer más, entregar más, ponemos actividades para el 100% de la agenda. Todo increíblemente organizado. ¡Tenemos la maravillosa sensación de que la semana va a ser increíble y lo entregaremos todo!

El problema es que al día siguiente surgen una o dos demandas que no estaban en el programa completo del 100%. O dos o tres personas vienen a su mesa para hacer algo, hacer preguntas o discutir algún asunto importante. O te despiertas con una gripe y no cedes tanto como deberías. (O las 3 cosas suceden al mismo tiempo, jajaja)

Conclusión: ¡bye bye plazos!

Entonces, comprenda que sucederán cosas imprevistas, y es posible que no siempre pueda actuar sobre ellas. Sin embargo, puede actuar en su gestión del tiempo para no atropellar cuando lleguen. Deje un poco de tiempo libre para resolver estas cosas. Y si no lo hacen, tiene tiempo para trabajar en proyectos que no tienen prioridad.

4 – No tener claro de lo que es necesario hacer

¿Recuerdas cuando dije, al comienzo del texto, que si no te organizas todo será “solo un montón de tareas”? Por lo tanto, no solo sucede porque no te tomas el tiempo para organizar las cosas. Esto también se debe a que no aclaramos las demandas que recibimos.

Comenzamos a trabajar sin entender lo que estamos haciendo y por qué lo hacemos  Por lo tanto, pasamos más tiempo haciendo cosas que no tendrían que hacerse o siguiendo caminos que no nos llevarán al objetivo.

¿Conoces el famoso retrabajo? También puede originarse aquí.

Entonces, antes de comenzar cualquier proyecto o incluso priorizar las cosas, comprenda por qué debería hacerse. ¿Cuál es el resultado esperado? ¿Quién se verá afectado? ¿Qué recursos necesitas para lograr esto? ¿Con quién necesitas hablar? Y por ahí va. (y crealo, esto es más difícil de lo que parece ser)

¡Tienes el poder de cumplir con los plazos!

Día tras día, los plazos se han demonizado. Huimos de ellos como si fuesen monstruos. Cada vez que hablamos de ellos, el estómago se revuelve y nos apresuramos a tomar una taza de café.

¿Pero debería ser así?

Si nos detenemos a pensar, ¿los plazos no deberían ser una herramienta de gestión  ¿Algo que nos ayude a organizar la empresa y nuestra vida cotidiana?

Lo que sucede es que todavía creemos (y yo también me incluyo aquí, espero no equivocarme) que los plazos son externos a nosotros. Que no dependen de nosotros y que llegarán independientemente de lo que hagamos.

¿Pero no es todo lo contrario? ¿No somos nosotros los que nos organizamos para cumplirlos?

Lo que debemos hacer es comenzar a comprender que somos las únicas personas que pueden tomar las riendas de nuestras vidas. Cumplir con los plazos es nuestra responsabilidad, pero eso no significa ser pasivo por delante de ellos. Esos plazos no están fuera de nosotros, sino que están intrínsecamente conectados a nuestra vida diaria y a nuestra vida en general. Solo entonces comenzaremos a comprender la gestión de nuestro tiempo.

Todos tenemos el poder de cumplir con los plazos, sean cuales sean. Pero recuerde siempre: “¡Con grandes poderes viene una gran responsabilidad!” (El tío Ben solía decirle a Peter Parker (Spider-Man), ¿no es así?) PD: ¡Realmente soy un nerd!

Fuente: https://blogdelacalidad.com/4-factores-que-le-impiden-cumplir-con-los-plazos-de-la-calidad/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.