Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » ¿Por qué mueren tan rapido las empresas familiares?

¿Por qué mueren tan rapido las empresas familiares?

Por Valeriano Rosales Redondo

Decía Demóstenes: “Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas”. La mayoría de las grandes empresas familiares alrededor del mundo, nacieron de un pequeño emprendimiento. ¿Sabías que, en Honduras, el 90% de las empresas son de carácter familiar? Estudios realizados en diferentes países en América Latina y especialmente en Honduras, demuestran que solo el 16% de las empresas familiares transitan a la segunda generación (grandes, medianas y pequeñas), es decir que el 84% mueren en ese proceso de transición, y que solo el 10% de estas llegan a la tercera generación.

Les comparto esta frase: “Demostremos que somos grandes empezando por hacer bien las cosas pequeñas”, la he dejado plasmada en mi libro DINERO ILIMITADO EN TU HOGAR, subtitulado: “Cómo administrar con éxito tu economía familiar y alcanzar prosperidad”, doble bestseller en Amazon, la librería digital más grande del mundo. No.1 en educación financiera y desarrollo personal. Si haces bien las cosas pequeñas, ten la seguridad que las grandes se facilitarán, porque habrás creado un hábito.

¿Por qué mueren tan rápido las empresas familiares?

Existen diferentes motivos por los cuales mueren las empresas familiares, especialmente cuando los fundadores ya no están al frente de las mismas; ya sea porque una enfermedad los ha inhabilitado, o porque han fallecido. Voy a compartirles algunos motivos, para su conocimiento:

1. El 60% por dificultades y conflictos familiares. Este dato corresponde a una investigación realizada por John Ward de la Universidad de Harvard en USA, sobre 1,000 empresas familiares de diferentes partes del mundo, que no habían logrado llegar a la tercera generación.

2. Por falta de una visión compartida y alineada a la estrategia del grupo familiar empresarial. Hace más de 2,000 años decía Séneca: “Quien no sabe a qué puerto se dirige, ningún viento le es favorable”. Define tu visión, de acuerdo a tu más grande sueño; que sea real, de manera que, al llevarlo a la acción, pueda lograrse el propósito deseado. Tus sueños deben ser grandes, aunque empieces en pequeño, pero con una actitud positiva, planificando metas, objetivos y estrategias que te lleven al éxito.

3. No contar con un protocolo familiar. El protocolo familiar, es un instrumento que regula las relaciones entre la familia y la empresa. Será necesario para ello delimitar exactamente los intereses de la familia y los de la empresa, para evitar injerencias de un lado o de otro, causa habitual de crisis en las empresas familiares. El equilibrio entre ambos campos de interés, permitirá prevenir y anticiparse a los conflictos que pudieran suscitarse. Por ello, en este tipo de documentos se abordan cuestiones tales como los derechos inherentes a la propiedad, la administración y gestión de la empresa o el trabajo asalariado por miembros de la familia en la empresa.

4. Ausencia de órganos de gobierno empresarial y familiar. Es sumamente necesario establecer la funcionalidad de los órganos de gobierno, porque a través de ellos se promueve la transparencia en la gestión, la eficiencia en las operaciones de la empresa, la generación de riqueza imprescindible para conservar e incrementar el patrimonio y fomentar la armonía y unidad entre las relaciones empresa-familia. Además de los órganos sociales propios de cualquier sociedad mercantil como la Asamblea de Socios y el Consejo de Administración; en las empresas familiares y en los protocolos familiares se pueden contemplar otros distintos, de carácter familiar, como la Asamblea Familiar y el Consejo de Familia. Es frecuente, asimismo, la existencia de otros órganos de carácter accesorio como la figura del asesor externo, que resulta muy práctica para facilitar el proceso de intercomunicación familiar o resolver los conflictos que pudieran suscitarse.

5. Ausencia de un plan estratégico de sucesión, para el relevo generacional. El plan de sucesión busca la permanencia, el crecimiento y la continuidad de la empresa a través de las siguientes generaciones. Las empresas familiares están obligadas a salvaguardar el patrimonio y armonía de sus miembros, sosteniendo el liderazgo en la organización. La ignorancia del proceso de sucesión, puede debilitar el destino de la empresa a mediano y largo plazo, por lo que es primordial considerarlo como una prioridad estratégica. La falta de una sucesión adecuada y oportuna puede generar conflictos, herir sentimientos familiares y generar incertidumbre entre los empleados, proveedores, clientes y otros grupos de interés, dando como resultado la discontinuidad de la empresa, tal como le sucedió a la empresa fundada por los padres de Bartolomé, el personaje principal de mi libro DINERO ILIMITADO EN TU HOGAR, el cual les invito a que lean.

Fuente: https://www.latribuna.hn/2019/08/25/por-que-mueren-tan-rapido-las-empresas-familiares/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.