Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » “El emprendedor descubre la mina y el empresario saca el oro”

“El emprendedor descubre la mina y el empresario saca el oro”

Por Augusto Arnone

Después de ver pasar proyectos de todo tipo durante siete años, el director del Buró Coworking dice que “éxito” es poder vivir del emprendimiento propio.

“Ser emprendedor es vivir unos cuantos años como nadie quiere para poder disfrutar el resto de la vida como nadie puede”, recuerda un cartel instalado a las afueras de la sala común de Buró Coworking, empresa pionera del trabajo en espacios compartidos. Gerardo Werchow, uno de sus cuatro fundadores y el director desde 2013, se toma un tiempo para dialogar con LA GACETA acerca de su proyecto y de la experiencia de acompañar a otros emprendimientos -más de 100- desde hace siete años. “Somos una comunidad. Vimos emprendedores que fracasaron y otros que crecieron tanto que tuvieron que irse, y hoy tienen dos o tres locales”, explica. Después de contar muchas cosas sobre ese mundo que habita y “dirige”, Werchow llega a la siguiente síntesis: “el emprendedor descubre la mina y el empresario saca el oro”.

“Ser emprendedor es vivir unos cuantos años como nadie quiere para poder disfrutar el resto de la vida como nadie puede”

El Buró es el socio ideal para esos “mineros” porque provee lo necesario para largarse a buscar la veta. Por sus oficinas, salas y aulas pasaron ideas de todo tipo. La empresa misma fue evolucionando: al alquiler de instalaciones incorporó una radio digital y hasta una “moneda propia”, el “buró check”, que permite intercambiar los bienes y servicios disponibles en este lugar donde la contención es practicada de una forma consciente y activa.

El emprendedor es una persona solitaria, según Werchow. “Se nos mete una idea en la cabeza y la tenemos que hacer aunque los demás ya estén cansados de escucharnos y ya no nos lleven el apunte. Una vez que se incursiona en esto, no se puede parar nunca, somos como inventores frustrados”, relata. Y pone como ejemplo de ese “vicio” a Carlos Socolsky, el emprendedor tucumano que patentó un procedimiento de “curación” de la vinaza.

En el Buró están convencidos de que, además de aprender a manejar la tendencia a la soledad, los “mineros” deben enfrentar otro fantasma: el miedo a fracasar. Werchow considera que la solución está oculta en una palabra de moda: “resiliencia”. Y la define a su manera: “se trata de que si te caés, te acomodás y largás de nuevo con otra cosa, sin deprimirte. Nosotros organizamos charlas denominadas ‘noches de fracasos’ donde tratamos de quitar el tabú”. En esa misma línea de pensamiento, el director del Buró recomienda las equivocaciones rápidas y baratas. Esas condiciones hacen que el tropezón sea un tropezón y no una caída a un abismo infinito. Y que exista la posibilidad de buscar otra opción.

“Es un exitazo si podés vivir de lo que te gusta. Cuando te das cuenta de que hacés lo que amás, que podés vivir de eso y que te contratan porque sos bueno, entonces ya llegaste a algún lugar”

La fórmula posible del éxito

El director del Buró dice que el emprendedor encuentra una necesidad y busca la forma de solucionarla. “Se sumerge a donde nadie lo hace. El inversionista espera a ver si algo funciona antes de involucrarse”, distingue. La comparación se completa con la idea del empresario que aprovecha los hallazgos del emprendedor, que es, en definitiva, el que llegó antes a una respuesta necesaria.

La recompensa para quien se anima a emprender no pasa por hacer una fortuna. “Es un exitazo si podés vivir de lo que te gusta. Cuando te das cuenta de que hacés lo que amás, que podés vivir de eso y que te contratan porque sos bueno, entonces ya llegaste a algún lugar”, reflexiona. A este emprendedor en contacto con emprendedores le preocupa que la medida del éxito sea inalcanzable. “En esta sociedad pareciera que si no sos el campeón del mundo, no sos nadie”, cuestiona.

La punta del ovillo no está en pensar en el final del camino sino en concentrarse en el principio. Werchow pone ese punto de partida en estos términos: “la política dice que donde hay una necesidad, hay un derecho, y yo así lo creo. Para el emprendedor sería ‘donde hay una necesidad, puede haber un negocio’”.

La receta de Gerardo Werchow

1. Buscar la necesidad

Werchow, uno de los creadores del Buró Coworking y su director actual, propone no apartarse de la búsqueda de necesidades y que el emprendimiento sea una respuesta a la falta detectada.

2. Emprender rápido y barato

“Nuestro lema es ‘hacelo rápido y barato’. De este modo es posible probar otras cosas en el caso de equivocación”, sugiere Werchow.

3. Tener un ingreso

“Mientras desarrolla su proyecto, el emprendedor debe tener un ingreso, ya sea de una fuente familiar o de un trabajo ‘seguro’”, recomienda. Werchow ejemplifica: “el fotógrafo que está cansado de ‘hacer sociales’ y quiere dedicarse a otra cosa no puede dejar lo que le da de comer de un día para el otro. Si tenés una ‘vaca lechera’ que te da mucha o poca leche, pero te la da siempre, no la dejes hasta que puedas validar tu teoría de que esto nuevo que estás haciendo funciona porque, si no, es una locura”.

Fuente: https://www.lagacetasalta.com.ar/nota/117466/actualidad/emprendedor-descubre-mina-empresario-saca-oro.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.