Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Cultura Organizacional » Liderando la cultura

Liderando la cultura

por Eduardo Meljin

 Muchas empresas y organizaciones están trabajando, relacionadas con su Visión y las Estrategias, en definir su CULTURA, con el fin de lograr una ventaja competitiva, en términos de innovación, atraer y retener el talento, visión de negocios, rentabilidad y mejorar la productividad, donde el LIDERAZGO tiene un rol determinante.

Modificar la cultura, es decir “como hacemos las cosas”, ya sea personal, organizacional o de un país, nos lleva a modificar los comportamientos individuales y grupales.

En este sentido la CULTURA es lo mas difícil de cambiar y en los procesos de reingeniería de negocios, habría que cambiar también el estilo de administración, la medición de desempeño y los sistemas de incentivos.

El tipo de LIDERAZGO define el tipo de CULTURA de una empresa u organización.

En los formatos culturales de empresas actuales, es significativa la incidencia que tiene uno de los modeladores como el LIDERAZGO, para entender esto surgen dos preguntas:

¿Qué tipo de CULTURA queremos tener?

¿Cual es el tipo de LIDER que hoy necesitamos?

Para entender la importancia que tiene desarrollar una CULTURA empresarial, vinculada a un LIDERAZGO PARA TODOS (FOR ALL) debemos previamente tener en cuenta puntos relevantes:

1.- El mundo en que vivimos, que tiene como características el constante movimiento, volátil, incierto, complejo y ambiguo VICA, donde el prestigioso ALBERTO LEVY, especialista en Dinámicas Empresariales, agrega la Fricción (perturbaciones y vulnerabilidades conjuntas y simultáneas en sus escenarios externos y en sus vínculos internos) para generar VICAF.

2.- La globalización y el acceso al tecnología, ya que han generado uno de los cambios demográficos más significativos en el mundo de las empresas.

3- Las organizaciones tratan de adaptarse a entornos cada vez más complejos, sin realizar grandes modificaciones en sus estructuras, con lo que surgen grandes carencias y problemas en su gestión operativa, que tratan de resolver mediante la utilización de grupos temporales o creados ad-hoc para suplir estas limitaciones (Enfoque centrado en los Comportamientos – Joan Guasch – 2006)

4.- La necesidad de Aprendizaje Continuo, donde paradigmas compartidos tienen una fuerte influencia a la hora de configurar la cultura de la organización, y son absolutamente tácitos (es decir, no es necesario explicitarlos en ningún momento). El aprendizaje organizativo requiere modificar los modelos mentales compartidos acerca de la propia empresa, sus mercados (clientes), sus competidores.  Cambiar los modelos mentales de un grupo de personas es un auténtico cambio cultural, que nunca es rápido ni sencillo. Cambiar los paradigmas que han funcionado durante un cierto periodo de tiempo, no siempre es bien visto por todos los miembros de la organización, y suelen surgir auténticas guerras internas (luchas de poder) en el proceso de “descongelación” cultural. (2009 por Esteban Rama Ramírez Vildoso)

Lectura relacionada  7 características sobre la cultura organizacional

Estamos viviendo momentos de profundos cambios, y por ello las empresas y organizaciones deben estar preparadas, definir su propósito, establecer estrategias, protegidas por una Cultura basada en valores, que potencie talentos, logrando un clima de trabajo que inspire y genere disfrute, donde el LIDERAZGO tiene rol preponderante.

Peter Senge (Gurú del Managment) en su libro La Quinta Disciplina, se refiere a las organizaciones que quieren aprender para adaptarse a un entorno altamente cambiante, para lo cual requieren LIDERES con “visión sistémica”, con “modelos mentales abiertos” y dispuestos al diálogo permanente con el fin de alcanzar “visiones compartidas” que permitan alinear la acción a propósitos comunes.

Por esto, necesitamos “LIDERES FOR ALL”, que materialicen la visión, capaces de unir, de crear vínculos, tanto hacia el interior de las empresas como las relaciones con el entorno, conectar lo que pide la organización y las necesidades particulares de los colaboradores, acompañando la evolución individual, de los equipos y en consecuencia de las organizaciones.

Liderar es servir, y es uno de los elementos más influyentes sobre la transformación de las personas, de las organizaciones y de los países.

La visión sobre el liderazgo ha atravesado muchas transformaciones y aún el destino le depara nuevos cambios, en pos de mejorar, dejando atrás el paradigma actual, donde una persona lleva la carga y la responsabilidad de hacerse cargo de todo.

Nadie gana partidos solo, se deben formar Equipos !!!

Las instituciones deben formar y detectar a los futuros LÍDERES, ya que su rol tiene como consecuencia impacto en la CULTURA, las personas, el clima organizacional y lógicamente en rendimientos que mejoran resultados.

Las personas elegidas por las organizaciones (región o país) para LIDERAR, que llegan a ocupar la función en la actualidad, son en su mayoría las que sobresalen en sus tareas operativas (Técnicas) y que se destacan del resto, es decir su relación entre la tarea y el rendimiento técnico, ascienden y terminan ocupan estos puestos claves.

Muchos de los elegidos, sienten que deben renunciar a sus fortalezas para iniciar una tarea con decisiones vinculadas al destino de otras personas, que podrían hasta poco tiempo, haber sido sus pares, sin entrenamiento o a veces sin estar convencidos, generando de esta manera incalculables perjuicios no solo para los colaboradores sino para la misma organización.

Lectura relacionada  Impulsar la cultura del colaborar y del compartir

Se necesita trabajar sobre las capacidades, entrenar las habilidades sociales y emocionales para LIDERAR!!!

Otro punto relevante es que las habilidades necesarias para LIDERAR, son las que eligen las organizaciones en un colaborador para hacerlo crecer.

Luego los elegidos se encuentran con la responsabilidad, cuando ascienden mas en la pirámide organizacional, de formar EQUIPOS DE TRABAJO para TRABAJAR EN EQUIPO, y este nuevo desafío requiere habilidades diferentes al líder tradicional y a veces son incompatibles en la persona.

Podemos hacer una comparación en el deporte, donde los ex jugadores al finalizar su carrera ocupan puestos de conducción de equipos, sin los procesos necesarios de aprendizaje (entrenamiento) de adaptación y en ocasiones sin habilidades ni capacidades necesarias para liderar, por lo que cobra relevancia el proceso de selección.-

LIDERAR, generando confianza, comunicación, resolución de problemas, fomentando el compromiso, la responsabilidad y enfocar a todos en el resultado del equipo siempre desafiantes, va moldeando e impactando en la CULTURA que hará a las empresas únicas y diferentes!!!

“Según datos proporcionados de una investigación realizada en Julio de 2019 de Great Place To Work, para entender QUE HACE A UN GRAN LIDER, analizaron datos de 75.000 empleados y más de 10.000 gerentes que trabajan principalmente en EEUU de diversas actividades y dividieron al Liderazgo en 5 niveles.

La investigación hace referencia a los distintos caminos que llegan los líderes al momento de ser promovidos por las instituciones, y que piensan sus empleados, teniendo como base, evaluaciones y comentarios, marcando que “Los TALENTOS se unen a las empresas y RENUNCIAN A SU JEFE.”

Los 5 niveles que surgieron de la investigación son: LIDER INVOLUNTARIO, LIDER PRUEBA ERROR, LIDER TRANSACCIONAL, EL BUEN LIDER Y EL LIDER FOR ALL , este último genera que los colaboradores se sientan, Inspirados, Motivados, Apasionados y Comprometidos. (Fuente GPTW Py)

Como resumen es clave desarrollar las competencias de LIDERAZGO para trabajar sobre los cambios culturales y sostenerlos en el tiempo.

Trabajar sobre el propósito, las estrategias, CULTURA, formación de trabajo en equipo y el clima son aspectos que debemos desarrollar mediante el LIDERAZGO FOR ALL.

TRANSFORMARNOS Y EVOLUCIONAR, es uno de los retos más importantes de las instituciones actuales.

Todos podemos liderar, pero no siempre queremos ocupar esa función, ya que Liderar es una tarea de mucha responsabilidad, requiere visión, conducción, anticiparse a situaciones tanto internas como externas, ampliación de los recursos de los colaboradores, desarrollo del equipo, habilidades sociales, emocionales, aprendizaje continuo, empatía y altruismo.

Lectura relacionada  Factores que determinan la cultura organizacional

Fomentar el LIDER FOR ALL, definirá la CULTURA de las empresas, creando vínculos que sin duda seran la razón para retener, comprometer a los TALENTOS y para que los CLIENTES LAS ELIJAN.

EDUARDO MELJIN (Contador Público Nacional – Universidad Champagnat, MBA en Dirección de Empresas – Universidad Francisco Do Vitoria España, Especialización en Finanzas – Universidad de California, Pos Grado en Finanzas y Negocios Sustentables – Fundación Universitas, Pos Grado en Liderazgo y Desarrollo de Equipos – Universidad Siglo 21, Pos Grado en Gestión de Habilidades Gerenciales – UBA, Diplomatura en Formación de Equipos de Trabajo- ISAL – Programa de Psicología de Equipos de Trabajo de Alto Rendimiento, Barsa Innovation)

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.