Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Organiza tu vida, no tu tiempo

Organiza tu vida, no tu tiempo

Por Fermín Lorente

Existe la creencia antigua y compartida de que podemos gestionar el tiempo. Esta creencia se sostiene en otra que consiste en creer que el tiempo es elástico… “el tiempo vuela”. Es decir que pasa muy deprisa cuando nos divertimos y muy lento cuando lo que hacemos es desagradable. Por no citar otra que consiste en creer que, si me organizo, podré hacerlo todo. Para mí, éstas son las dos grandes paradojas.

Pues bien, ambas son falsas y aunque lo hemos comprobado personalmente una y mil veces, seguimos creyéndonoslas, estamos seguros que la próxima vez funcionará, que al fin lo lograremos. Así somos los humanos, tenemos la capacidad de creer cualquier cosa que nos interese creer. Aunque jamás lo hayamos logrado, insistimos porque nos lo creemos.

El tiempo no puede organizarse, ya está organizado en segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años. Una organización perfecta que transcurre lineal e inexorable.

Si realmente quieres sentirte organizado (fíjate que se trata de un sentimiento), no trates de organizar tu tiempo, mejor trata de organizar tus emociones, ya que son ellas las encargadas de que “lo pierdas” o de que te parezca que tienes mucho o muy poco tiempo.

¿Cuántas veces has escuchado lo de “no tengo tiempo”?

Pero tú tienes 24 horas, como cualquier otro humano y nada hay más democrático que eso, ya que el tiempo no se puede alargar, comprar o almacenar. Ni mucho menos recuperar, el tiempo perdido, perdido está. El problema del tiempo es que la mayoría de la gente lo usa mal, lo emplea en cosas que no son productivas o no son divertidas. Y la productividad se mide en Euros mientras que la diversión se mide en felicidad.

La pregunta que debes hacerte es “para qué” quieres tiempo. Si la respuesta es profesional debes llenar el máximo posible de tu día de aquellas actividades que te proporcionan dinero (ojo, no confundir con “trabajar”, parece lo mismo, pero no lo es). No suele existir una relación entre las horas de trabajo y los resultados. De hecho, generalmente, a largas jornadas corresponden resultados bajos, y viceversa. El problema aquí es la ausencia de foco, o estás focalizado en trabajar o en hacer negocio. Mucha gente no conoce esta diferencia, y lo pueden acabar pagando caro.

Lectura relacionada  Por qué no haces lo que dices que quieres hacer?

Si lo que deseas es sencillamente “vivir” entonces procura decidir cuánto tiempo quieres dedicar a lo que te proporciona esa felicidad y disfrute. Y cuándo lo vas a hacer.

El problema suele existir cuando no tenemos definido ese “tiempo de vida” de forma específica (cuánto, qué, dónde, para qué, con quién…) y la creencia de que tendremos el suficiente, que tendremos tiempo. Estiramos el tiempo de trabajo “unos minutos, tan solo para acabar el trabajo” y al final ni conseguimos dinero suficiente ni disponemos de tiempo para vivir y disfrutar. Por eso persiste la creencia de que “tengo que organizarme”, cuando deberíamos decir “tengo que vivir”.

Ocurre que a menudo es un círculo vicioso: como el negocio no va como yo quiero, tengo que dedicarle muchas horas para llegar a fin de mes. Y con frecuencia, pese a muchas horas y esfuerzo, los resultados están lejos de los esperados. Y eso me lleva a trabajar más horas, más duro. Pocos tienen la capacidad de ver que eso no funciona. Y están condenados a repetir y repetir su comportamiento. No saben hacerlo de otra manera, por eso insisten.

La gran cuestión que subyace en todo lo anterior es ésta:

¿Trabajas para vivir, o vives para trabajar?

Si ya has llegado a la conclusión de que el tiempo no se puede gestionar, de que eso de organizarse no es más que una falacia (salvo que tengas metas escritas desarrolladas en acciones específicas con día y hora), volvamos a las emociones.

Podría seguir, porque hay muchos más que nos afectan a nosotros y a cuantos nos rodean, pero creo que ya has entendido perfectamente.

Se trata de la misma emoción que hace que digamos que sí, cuando sabemos que deberíamos decir que no. La misma que nos hace aceptar interrupciones y urgencias cuando nuestros planes eran muy distintos. La misma que hace que destruyamos nuestras prioridades y nuestra planificación por cosas que son de otros y que, con frecuencia, ni nos convienen ni nos las pagan.

Pero muy pocas personas son realmente conscientes de lo que acabo de decir. Se quejan de sus clientes, de la vida, o de quién sea. No son conscientes de que son los auténticos dueños de su tiempo y de que son responsables de su uso, de sus resultados y de su vida. Y de que tienen que cambiar.

Lectura relacionada  3 tips que te señalan si vas en dirección hacia el éxito

Para ya se sabe, todos queremos que las cosas cambien, pero sin cambiar nosotros. Y ese juego no funciona, nunca ha funcionado y nunca funcionará.

Y ante la irritación y malestar que genera todo esto, solemos exclamar: ¡Tengo que gestionar el tiempo! ¡necesito organizarme!

Pues bien, si te reconoces en poco o en mucho en lo anterior, toma nota:

En primer lugar, para organizarte, debes tener un motivo poderoso. Algo suficientemente importante como para que hagas planes, tengas auténticas prioridades, bloquees ese tiempo en tu agenda, y seas capaz de decir NO, como lo harías si tuvieses que asistir a un compromiso ineludible.

Necesitas tener planes importantes, planes de vida.

Si planificas tu vida, si fijas metas y objetivos profesionales y personales tendrás auténticas razones para organizarte, para gestionar el tiempo y para priorizar.

Y aquí viene “la gran paradoja” si tienes metas y objetivos en tu vida y en tu empresa, es muy probable que ambas vayan bien, en otras palabras, que consigas el dinero que te dará la tranquilidad que buscas y que te permitirá “comprar el tiempo” que necesitas (delegando, con más ayuda, externalizando…). Y como “efectos colaterales” no buscados, pero sí obtenidos, tendrás la sensación de estar organizado y de ser un buen gestor del tiempo.

Fuente: https://www.newdeal.es/blog/organizacion/organiza-tu-vida-no-tu-tiempo/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.