Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » 21 razones para iniciar un negocio hoy

21 razones para iniciar un negocio hoy

Por Andrew Urevig

Podríamos lanzarte una larga lista de razones por las que alguien decide montar un negocio. Las hemos escuchado todas, desde algo tan sencillo como querer ganar un dinero extra hasta razones más oscuras como querer ser la primera empresa en hacer sombreros para loros.

En definitiva, cada persona quiere tener su propia empresa por razones diferentes.

No hay razones correctas o incorrectas. Claro que puede haber una o dos buenas razones por las que no deberías empezar un negocio ahora mismo. Pero se ha demostrado que el espíritu empresarial cambia la vida de tantas personas que vale la pena considerarlo.

En este post, detallaré 21 razones por las que deberías considerar la posibilidad de iniciar tu propio negocio. He integrado imágenes, estadísticas, gráficos, citas, listas y enlaces a otros recursos, con la esperanza de que este artículo te resulte útil cuando pienses en dar el salto al mundo de los negocios.

Razones por las que deberías empezar tu negocio hoy mismo

1. Puedes encontrar la libertad

La libertad es la promesa de oro del espíritu empresarial. Una y otra vez, los emprendedores que entrevistamos para Foundr Magazine señalan la autonomía, la independencia, como un factor clave en su decisión de iniciar un negocio.

Esto no es sólo una pequeña anécdota que he observado. Es una razón de peso para que la gente se convierta en empresaria.

En 2008, la revista académica International Entrepreneurship and Management Journal publicó las estadísticas de una encuesta mundial de propietarios de empresas en fase inicial. La independencia fue la razón más común que dieron estas personas para iniciar su negocio:

  • En los 25 países analizados en el estudio, una media del 38% de los propietarios de empresas principiantes citaron la independencia como motivación.
  • La independencia fue la razón para el 35% de los empresarios de EE.UU. y el 39% del Reino Unido.
  • En Australia y Japón, el 57% de los propietarios principiantes señalaron la independencia como su motivación.

¿Por qué este fervor por la libertad mueve a la gente a lanzarse al loco mundo de los negocios? La libertad es tener más control sobre el curso de tu vida, tener el poder de dirigirla de la manera que quieras, en lugar de trabajar para los caprichos de otros.

Tener tu propio negocio significa ser tu propio jefe, decidir cuándo trabajas, cómo trabajas y en qué trabajas.

Por supuesto, los propietarios de negocios siguen teniendo que atender la demanda del mercado. Pero cuando te conviertes en el dueño del negocio, tú eliges cómo hacerlo. Te da una mayor autonomía.

2. Construirás una fuente de orgullo

Lograr cosas difíciles nos da una sensación de logro.

El orgullo no es sólo un pecado mortal. En dosis saludables, refuerza tu autoestima y te permite atribuirte el mérito cuando consigues algo que merece la pena (como crear una empresa de éxito).

Poner en marcha una pequeña empresa no es una empresa pequeña. Lo pagarás con sudor, trabajando duro para seguir adelante. Pero eso está bien, porque los emprendedores no se arrugan ante el esfuerzo ni retroceden ante el reto. Nos proponemos hacer cosas grandes.

En el espíritu empresarial no hay trofeos de participación. Cuando tengas éxito, sabrás que merece la pena celebrarlo.

El Journal of Business Venturing realizó una encuesta entre 405 empresarios y vio que casi el 65% se metió en el negocio al menos en parte porque quería conseguir algo y ser reconocido por ello.

Aunque algo de humildad sigue siendo importante, ese orgullo y reconocimiento puede aumentar tu autoestima. ¿Por qué preocuparse? Una revisión de la literatura de investigación publicada por Psychological Science in the Public Interest descubrió que la autoestima hace una gran magia. Te da

  • Más confianza en los grupos
  • Más persistencia
  • Mayor felicidad

3. Puede hacer las cosas mejor

Ninguna empresa existente lo hace todo bien. El despilfarro y la ineficacia ensucian el sector privado, y más allá del balance se encuentra el simple hecho de que aún no hemos inventado todo lo que podría mejorar el mundo. Una de las razones para crear una empresa es, pues, ir a por estos problemas.

Piensa en tu vida cotidiana. ¿Es todo perfecto? No. Al menos de vez en cuando, te encuentras con cosas que te molestan, te agobian y te dejan sin fuerzas. Te gustaría que hubiera alguna forma de superar estos problemas, pero no la hay, así que suspiras, te quejas y sigues adelante, esperando que algún día mejore. Pero si ese es tu caso hoy, no tiene por qué serlo, porque cada pequeña molestia con la que tropieces podría ser una oportunidad de negocio. Hay otro enfoque:

1. Cuando tengas un problema en la vida, pregúntate: ¿Existe ya una buena solución?

2. Si no es así, ¿tienen otras personas ese problema?

3. Si es así, considere la posibilidad de crear un negocio basado en una nueva solución a su problema.

Por ejemplo, los tradicionales bastoncillos de algodón suponían un problema de seguridad para los oídos de la gente, así que un equipo de California creó el Oto-Tip, que pretende resolver ese problema (y les valió 77.000 dólares en crowdfunding para dar vida a su empresa).

Unos jóvenes de los años 70 vieron un problema en la dificultad y complejidad de la informática personal, así que intentaron resolverlo creando un nuevo sistema operativo. Hoy llamamos a esa empresa Microsoft.

Si puedes aliviar un punto de dolor para la gente, entonces tienes una razón para entrar en el negocio.

4. Puedes ganar dinero

Un negocio de éxito puede hacerle ganar mucho dinero. Arianna Huffington, la fundadora de HuffingtonPost, tiene un patrimonio neto estimado en 100 millones de dólares. Richard Branson, el empresario detrás de Virgin, tiene un patrimonio neto de 4.300 millones de dólares. También está Bill Gates, que fundó Microsoft. Tiene un bonito patrimonio de 115.000 millones de dólares.

El dinero es una de las principales razones por las que muchas personas crean empresas. El estudio del International Entrepreneurship and Management Journal que mencioné antes señala que, en los 29 países examinados, una media del 23% de los empresarios lo hacen (al menos en parte) para aumentar su riqueza. Aunque es un motivo común, el porcentaje de empresarios que lo adoptan varía según los países. He aquí una muestra:

Australia: 11%
Reino Unido: 15 %.
Nueva Zelanda: 26%.
México 30%
Estados Unidos: 35%
Chile y Grecia: 42%.

Aunque las variaciones entre países son intrigantes, la principal conclusión para nuestros fines es que mucha gente crea empresas porque quiere ganar dinero.

Por supuesto, el dinero no lo es todo, así que la riqueza no es la única motivación que tienen estos empresarios. Es sólo una razón entre muchas otras. Incluso si te importa mucho el dinero, es cierto que la mayoría de las personas, incluso la mayoría de los empresarios de éxito, no alcanzarán la riqueza estratosférica de Huffington, Branson y Gates. Pero unas cantidades respetables de dinero sí importan, e incluso podrían hacerte más feliz.

Se dice que el dinero no compra la felicidad, pero ese viejo adagio no concuerda del todo con las investigaciones modernas. Algunos estudiosos afirman que, a partir de cierta cantidad de ingresos, más dinero no hace más feliz. Pero incluso ellos admiten que hasta ese punto, más dinero sí ayuda.

Algunas fuentes sugieren un punto de corte de 75.000 dólares (ganar más dinero después de unos 75.000 dólares al año no aumenta el bienestar emocional).

Si esta investigación es cierta, un negocio exitoso podría catapultarte por encima de la línea de corte.

Pero esta no es la última palabra sobre el asunto. Otro grupo de investigadores sostiene que no existe un punto de corte, que más ingresos siempre te hacen más feliz (o, al menos, que sea cual sea el punto de corte, no tenemos un número considerable de personas que lo hayan alcanzado). El Wall Street Journal publicó un gráfico con los resultados del estudio:

Más dinero no representa más felicidad

Creo que estos resultados empíricos, aunque interesantes, subrayan el hecho de que este asunto no es como un día claro y nítido. Hay mucha niebla, y tienes que averiguar qué es lo que te conviene, cómo puedes equilibrar mejor el afán de dinero con otras partes de la buena vida.

Pero por mucho que te preocupe el dinero, no es la única razón para pensar en montar un negocio. Sigamos repasando las razones.

5. Aprenderás nuevas habilidades

No pienses que necesitas un MBA (la mayoría de los emprendedores de éxito perfilados por Foundr no lo tienen). Esto no es el mundo corporativo: montar tu propio negocio es algo diferente y, en muchos casos, puedes adquirir las habilidades empresariales que necesitas sobre la marcha.

De hecho, muchas personas crean empresas porque quieren aprender nuevas habilidades. Es una forma dinámica de aumentar tus conocimientos.

Cuando se aprenden nuevas habilidades, el cielo es el límite. Y si la escritura es una habilidad que mejoras, podrías empezar a evitar clichés rancios como el que acabo de utilizar.

Hace un momento mencioné la encuesta del Journal of Business Venturing. También descubrió que la educación es una de las principales razones por las que los emprendedores se dedican a ello: el 65% de los entrevistados dijeron que empezaron su negocio, al menos en parte, para seguir aprendiendo.

Lectura relacionada  15 cosas que no debes hacer como emprendedor en 2021

¿Por qué el aprendizaje ocupa aquí un lugar tan importante? Para poner en marcha un negocio hace falta algo más que una idea. Se necesitan habilidades para hacerla realidad y atraer a los clientes. El espíritu empresarial te permite aprender esas habilidades sobre la marcha y aplicarlas en el camino.

Como probablemente no puedes ser un experto en todo, también puedes pagar a otros para que hagan algunas de estas cosas (oye, los autónomos tenemos que seguir en el negocio de alguna manera). Pero cuanto más aprendas, más podrás hacer tú mismo.

De acuerdo, montar un negocio puede ayudarte a aprender nuevas habilidades. ¿Por qué debería importarte?

En primer lugar, diría que aprender es divertido. Ser capaz de hacer cosas nuevas es simplemente genial. Pero, en segundo lugar, conlleva beneficios psicológicos, ya que el aprendizaje de nuevas habilidades potencia la memoria, incluso a medida que se envejece.

Además, en un mundo que parece cada vez más rápido, mantenerse al día tiene sus ventajas. Joyce E. A. Russell, vicedecana de la Escuela de Negocios Robert H. Smith de la Universidad de Maryland, lo explica bien:

“En todo el mundo, la gente vuelve a estudiar, hace cursos en línea, domina otros idiomas, etc., todo con el ánimo de crecer y aprender continuamente. Con el entorno empresarial actual, más complejo, aprender no es solo algo agradable, sino que es esencial para estar al día.”

6. Podrías reducir tus impuestos

Evidentemente, ésta no es la razón principal para abrir un negocio, pero ayuda. Como propietario de una pequeña empresa, es posible que pueda obtener exenciones fiscales que ayuden a su negocio e incluso exenciones fiscales que, en última instancia, le ayuden a usted como individuo.

(Sólo una aclaración rápida: no soy un experto en impuestos. Deberías consultar las leyes de tu país y hablar con un profesional de las finanzas antes de tomar cualquier decisión o realizar cualquier deducción).

Dado que vivo en los Estados Unidos (y la lectura en línea más disponible se centra en los Estados Unidos), me centraré en lo que los estadounidenses que leen podrían obtener de sus impuestos al iniciar un negocio. Aquí está la primera parte, de la propia y amada IRS:

“Los gastos del negocio son el coste de llevar a cabo un comercio o negocio. Estos gastos suelen ser deducibles si el negocio se explota para obtener beneficios”.

Lo que esto significa, según el Houston Chronicle, es que podrías llegar a deducir cosas como las suscripciones a revistas, los servicios telefónicos, el kilometraje de los viajes y la pertenencia a organizaciones profesionales. Además, si trabajas en una oficina en casa, podrías deducir de los impuestos una parte del alquiler. Si necesita algo para el funcionamiento de su negocio, entonces podría ser objeto de una deducción.

El IRS también ayuda a mitigar el riesgo de los empresarios estadounidenses. Según Mashable, puedes deducir cualquier pérdida de tu negocio, lo que significa que un negocio secundario podría ayudar a tu declaración de impuestos.

En su blog, Steven Chou ha calculado que el estadounidense medio podría obtener algo así como un 10% de desgravación por tener un negocio.

Las leyes fiscales varían de un país a otro, por lo que debe comprobar cómo su país maneja los impuestos de las empresas.

7. Podrías crear puestos de trabajo

Si crea una empresa, es posible que un día necesite contratar empleados. Ese día, habrás creado una oportunidad para otra persona.

Por supuesto, cuando empieces, tu negocio será pequeño. Pero eso no es malo, porque a menudo son las empresas pequeñas las que crean empleo. Por ejemplo, la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (BLS) informa de que las pequeñas empresas crean el 64% de los nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos.

Y no nos fijemos sólo en el número bruto de nuevos empleos. Hay algo más. Como propietario de una empresa, podrías tratar bien a tus empleados, crear una cultura empresarial estelar y hacer que la gente se sienta involucrada en algo que merece la pena. Sé el jefe que desearías tener (o, tal vez, emula a un gran directivo con el que hayas trabajado).

No estaría escribiendo este artículo si Nathan no hubiera creado Foundr. Me encanta este trabajo, y es una oportunidad que nunca habría existido si Nathan no hubiera creado su empresa. Estas son las pequeñas cosas que marcan la diferencia en la vida de las personas.

8. Puedes seguir tu pasión

Empezar un negocio es una decisión que debes tomar. Hay otra cosa que puedes decidir: a qué se dedica ese negocio.

Una de las razones para iniciar un negocio es que tu trabajo pueda ser algo que te emocione. A la mayoría de la gente le encantaría tener un trabajo centrado en algo que le interese mucho. Es el momento de sacar a relucir tu pasión.

Bueno, tal vez.

Seamos realistas: no todo lo que te gusta puede convertirse en un negocio que dé dinero. Usemos un ejemplo tonto. Me encanta ver The Colbert Report, pero nadie me pagará por verlo. Incluso si el programa no se acabara, nadie me pagaría por verlo.

El superempresario Chris Guillebeau señala esta realidad en su libro “The $100 Startup” (una lectura breve que recomiendo encarecidamente).

Pero no tienes que renunciar a convertir tus pasiones en un negocio, sólo tienes que ser más exigente. No todo va a funcionar. Pero puede que algo sí.

¿Cuál es el truco? La convergencia. Mira el diagrama de la derecha. Chris explica que debes pensar en tus pasiones y en lo que otras personas están dispuestas a gastar.

Encontrarás tu idea de negocio donde esas dos se superponen. Así es como puedes levantar un negocio exitoso y al mismo tiempo dedicarte a tu pasión.

Eso es emocionante. Pero es más que eso porque también es útil. La pasión no sólo hace que un negocio sea satisfactorio, sino que puede hacer que tenga éxito. No hay mucha investigación en esta área, lo admito, pero un artículo de 2012 en el Human Resources Management Review sugiere que el trabajo que se ha hecho muestra que la pasión por el trabajo tiene un efecto directo y significativo en el crecimiento de la empresa.

9. Puedes vivir con emoción

La libertad, el dinero, las habilidades, el orgullo, la pasión -y la incertidumbre- se mezclan para generar entusiasmo. Empezar un negocio puede entusiasmarte.

Emprender es un reto en constante cambio. Aparecen cosas nuevas, se vislumbran grandes objetivos, y hay que apresurarse, apresurarse, apresurarse. Basta con pasar un poco de tiempo en el nicho empresarial de la blogosfera para ver que es un entorno apasionante.

Emprender es una carrera para superar obstáculos y un gran viaje a un territorio desconocido y una excursión a un parque temático loco cuyas atracciones has construido tú.

Son metáforas que describen la creación de una empresa, y podemos aprender mucho de las metáforas que utilizamos. Un estudio publicado en el Journal of Business Venturing descubrió que muchas de las metáforas que utilizamos para hablar de la creación de una empresa “son de naturaleza dinámica, y hacen hincapié en el constante impulso hacia adelante, la emoción del proceso y su naturaleza creativa”.

Esa es la clave: la emoción del proceso. Lo que señala el estudio es una realidad que puedes comprobar por ti mismo si lees blogs sobre emprendimiento, una realidad que en muchos sentidos, iniciar un negocio no es sólo sobre la empresa que estás creando.

Se trata de cómo se llega a ella, y la intersección entre los sueños del futuro y el proceso en este momento puede ser estimulante.

Esa es la emoción del espíritu empresarial.

10. Puedes aprovechar Internet

Foundr es un negocio totalmente online, y funciona. Internet es un terreno fértil para el crecimiento empresarial.

Las empresas pueden aprovechar Internet para anunciarse, crear blogs, hacer encuestas a los clientes, vender productos y llegar a un público más amplio que nunca. Fortune resume por qué la web es una razón poderosa para crear una empresa:

“Probablemente no ha habido mejor momento para ser empresario. Puedes llegar a mercados globales, utilizar la tecnología para tener operaciones de back office más pequeñas e inteligentes y, al mismo tiempo, seguir siendo ágil y crear productos y servicios innovadores”.

Hay una palabra para designar toda esta compra y venta en Internet -comercio-, una palabra cuya importancia se ha visto aumentada por el crecimiento de los negocios online. No está aquí para esprintar, jadear y morir. Está aquí, como un maratón, para el largo plazo.

Internet también ofrece una serie de herramientas que facilitan la creación de un negocio. Por ejemplo, el poder de la web te permite recoger datos sobre los visitantes de la página web de una empresa, que puedes analizar y utilizar para informar sobre las pruebas A/B.

11. Puedes escapar de la carrera de ratas

El comienzo de un artículo del Huffington Post me impactó mucho:

¿Estás harto del horario de nueve a cinco (¿o deberían llamarlo de siete a siete?), de las rondas de reuniones sin sentido y de preguntarte si la vida es realmente eso?

Eso es deprimente. Eso es deprimente. Y para demasiada gente, así es como se siente su trabajo. El 65% de los trabajadores estadounidenses, por ejemplo, están insatisfechos con su trabajo.

Lectura relacionada  8 geniales secretos de un gran emprendedor

El artículo citado anteriormente se titula “10 señales reveladoras de que estás listo para dejar la carrera de ratas”, pero no estoy seguro de que necesitemos un artículo sobre esas señales. Hay tanta gente que se siente desgastada por su carrera profesional que hemos inventado este término, carrera de ratas, para describir lo inútil que parece a veces. En serio, está en el Urban Dictionary:

Para muchos, la solución es escapar de la carrera de ratas montando su propio negocio. Es una razón que difiere de la mayoría de las ideas enumeradas anteriormente en un aspecto clave: en este caso, se inicia un negocio no para llegar a algo (dinero, pasión, libertad, etc.), sino para alejarse de algo (la carrera de ratas).

Es lo que los geógrafos y sociólogos llaman “factor de empuje”. Algunas personas se ven empujadas a los negocios por la aplastante realidad de la carrera de ratas. Junto con algunas de las otras razones que he enumerado, puede ser un poderoso motivador.

Este factor de empuje es real. La friolera del 40% de los australianos está descontento con su trabajo. Los trabajadores del Reino Unido están más insatisfechos que los de otros países europeos. La satisfacción laboral está -no, está herida- en su nivel más bajo en dos décadas.

Un negocio propio no es fácil ni está exento de estrés, desde luego. Pero es tuyo: la libertad, el orgullo y la pasión del espíritu empresarial lo convierten en una gran alternativa a la carrera de ratas. También hay otra parte de todo esto.

No sólo mucha gente odia su trabajo, sino que muchos viven con el temor de perder su medio de vida: menos de la mitad de los empleados estadounidenses, por ejemplo, sienten que tienen seguridad laboral.

El año 2020 ha visto cómo cientos de millones, si no miles de millones, de personas se han quedado repentinamente sin trabajo o se han enfrentado a un “peligro laboral”. Perder el trabajo puede ser catastrófico, por lo que no es de extrañar que millones y millones de personas estén recurriendo ahora a los negocios secundarios y a las startups para mantener sus finanzas a flote durante estos tiempos de incertidumbre.

12. Tendrás sentido y propósito

Un negocio puede ser una fantástica fuente de significado en tu vida.

El significado, o el propósito, es importante. Se diferencia de la felicidad, de la que he hablado un poco antes, en que la felicidad está hecha de placeres de un momento a otro, mientras que el significado surge de un sentido de propósito global.

Crear una empresa es un gran proyecto. Si te lo tomas en serio, inmediatamente tiene un propósito.

El compromiso refuerza ese sentido de propósito, y la propiedad refuerza el compromiso. En un experimento muy interesante, los investigadores realizaron un experimento en el que dividieron a los sujetos de la prueba en dos grupos de personas para realizar una lotería. A los miembros de un grupo se les asignó al azar un número para la lotería, mientras que los miembros del otro grupo pudieron anotar un número de su elección.

Cuando los investigadores ofrecieron comprar los boletos de lotería, las personas que habían elegido su propio número exigieron, de media, cinco veces más dinero por su boleto, aunque su elección no les diera una oportunidad estadísticamente mayor de ganar la lotería.

Esto demuestra el poder de la propiedad. Aporta compromiso. Las personas que son propietarias de sus propios negocios están comprometidas con ellos, lo que refuerza su sentido de propósito.

La libertad, el orgullo, el entusiasmo y el compromiso se combinan para dar sentido a la vida, ese sentido de propósito, de impulso, de valor abrumador. Creo que estamos de acuerdo en que una vida con sentido es una vida deseable. Pero si no se lo cree, considere el hecho de que una vida sin sentido puede ser poco saludable.

Un equipo de investigadores analizó la expresión génica, que es cuando la información codificada en un gen se utiliza para fabricar una proteína o algún otro producto celular. En cierto modo, la expresión génica activa ciertos genes. Cuando uno está sometido a mucho estrés y adversidad, el cuerpo activa más genes inflamatorios. Lo que los científicos descubrieron se basó en ese conocimiento y lo retorció en nuevas direcciones.

Al observar los perfiles de expresión genética de los adultos que participaron en el estudio, los investigadores vieron que los altos niveles de felicidad, al igual que la adversidad, activaban los genes inflamatorios. El problema es enorme, porque observaron que este tipo de inflamación indeseable puede provocar enfermedades cardíacas, cerebrales y cáncer.

Pero los hallazgos no son del todo horribles. Aunque la felicidad autocomplaciente por sí sola podría ser una mala noticia, los científicos descubrieron que los niveles elevados de significado controlan los genes inflamatorios. Caminar por la vida con un propósito puede mejorar tu salud.

13. Puedes innovar

La innovación hace avanzar a las economías. Impulsa el motor del avance humano, aportando nuevas tecnologías y nuevas soluciones. Además, es realmente genial.

Poner en marcha un negocio innovador te permitiría formar parte de ello. Muchos empresarios se han puesto en marcha por el deseo de innovar.

¿Todo esto de la innovación no es más que una palabra de moda y un par de dados? No. El Informe Global 2013 del Global Entrepreneurship Monitor descubrió que muchos emprendedores innovan de formas totalmente nuevas. He aquí un gráfico del informe:

Los emprendedores son innovadores

14. Es posible que pueda iniciar un negocio

No siempre se necesita mucho dinero en efectivo para iniciar un negocio. ¡Mira a Foundr!

Algunas personas temen iniciar un negocio porque no tienen un montón de dinero para invertir en él. Aunque el capital ayuda, no siempre se necesita una gran inversión para lanzar una empresa con éxito. Las tarjetas de crédito, los préstamos y el capital riesgo no son la única respuesta. Existe el bootstrapping.

Investopedia define el bootstrapping

“Una situación en la que un empresario inicia una empresa con poco capital. Se dice que un individuo hace bootstrapping cuando intenta fundar y construir una empresa con sus finanzas personales o con los ingresos de explotación de la nueva empresa”.

Además de permitirte evitar los préstamos y la mendicidad, el bootstrapping te da independencia. Puede que sea más difícil empezar si financias tu propia empresa, pero una vez que te pongas en marcha no estarás en deuda con nadie que te haya dado dinero, porque tú has aportado todo el dinero necesario.

El Bootstrapping constituye una razón para iniciar un negocio porque, junto con Internet, reduce la barrera de entrada. La falta de dinero no tiene por qué detenerte, y como conoces el bootstrapping, puedes pensar conscientemente en cómo hacerlo.

Incluso los empresarios que no conocen el bootstrapping lo utilizan a menudo. Un documento de trabajo del CEFAGE de 2012 informa de que, aunque el 83% de las pequeñas empresas portuguesas que entrevistaron no habían oído el término bootstrapping antes, todas ellas utilizaron al menos una técnica de bootstrapping.

15. Podrías obtener dinero para causas que te interesan

Una gran razón para iniciar un negocio es que podría ayudarle a conseguir el dinero que puede utilizar para hacer el bien en el mundo.

Vivimos en un mundo plagado de problemas y, a menudo, la falta de financiación es la causa de esos problemas. Un negocio exitoso te pondría en situación de hacer algo al respecto.

Muchos empresarios lo hacen. En 2013, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y su esposa, Priscilla Chan, donaron más de 970 millones de dólares a la caridad.

Ese mismo año, el cofundador de Nike, Phil Knight, donó 500 millones de dólares a la Oregon Health & Science University, un hospital sin ánimo de lucro.

También está la Fundación Gates, creada por Bill y Melinda Gates para abordar problemas en Estados Unidos y en todo el mundo. Cada año, la organización destina miles de millones de dólares a la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria; a la creación de servicios sanitarios limpios en el mundo en desarrollo; a la reducción de la mortalidad materna y al fomento de los partos saludables en todo el mundo; y al apoyo a las bibliotecas públicas en todo el planeta. Desde su fundación, la Fundación Gates ha concedido más de 31.600 millones de dólares a causas benéficas.

Vale, puedes pensar que todo eso es impresionante, pero se trata de grandes jugadores: son personas que han encontrado un éxito salvaje y se están forrando. Es justo. Pero no es necesario ganar miles de millones con un negocio para utilizar el dinero para el bien.

Un estudio de 2010 de Ernst & Young sobre los ganadores de premios empresariales es un buen punto de partida. En ella se constata que el 89% de los empresarios dona dinero a la caridad. Es más, el 61% cree que es más probable que haga donaciones a la caridad por ser empresario, y el 70% también dona su tiempo a buenas causas.

La caridad de los emprendedores

16. Puedes considerar el emprendimiento social

Hasta ahora he hablado de las razones que podrían impulsarte a iniciar un negocio comercial más convencional. Pero ese no es todo el alcance del espíritu empresarial. Si te gusta la idea de hacer el bien a través de los negocios, pero quieres centrarte más exclusivamente en ello, entonces el emprendimiento social puede ser adecuado para ti.

Lectura relacionada  Robert Kiyosaki: Emprender Está en la Mente

El profesor de la Universidad de Duke, J. Gregory Dees, explica lo que intenta hacer el empresariado social:

“Los emprendedores sociales pretenden perturbar las industrias y revolucionar los procesos, como cualquier emprendedor de negocios, pero también miran más directamente lejos del valor de mercado y hacia el valor social”.

La parte “social” significa que los emprendedores sociales tienen como objetivo principal mejorar la sociedad, en lugar de obtener beneficios (como una organización benéfica).

El emprendimiento social es un término que significa diferentes cosas para diferentes personas, pero a mí me gusta adoptar una visión amplia del mismo. Los tipos de empresas y organizaciones que forman los emprendedores sociales, según el Global Entrepreneurship Monitor, van desde esfuerzos puramente sociales hasta empresas que mezclan motivos sociales y comerciales, pasando por organizaciones sociales y comerciales que tienen objetivos complementarios.

En mi opinión, las empresas sociales -el tipo de “negocio” que se puede poner en marcha- están igualmente abiertas: algunas son sin ánimo de lucro, otras sin ánimo de lucro y otras con ánimo de lucro.

Una nueva oleada de empresas ha dado nueva vida al sector social, y si eso le entusiasma, puede que tenga motivos suficientes para considerar la posibilidad de iniciar este tipo diferente de negocio.

Si quiere lanzar su propia empresa social, sea creativo y piense ampliamente.

También hay diferencias en cuanto a quiénes son las empresas sociales que intentan ayudar. Los beneficiarios más comunes de las empresas sociales son los jóvenes, pero hay mucho más.

17. Podrías hacer crowdfunding

¿El Bootstrapping no va a funcionar para tu idea? No hay problema: otra gran razón para crear una empresa es que vivimos en la era del crowdfunding.

El crowdfunding es una innovación relativamente reciente en la forma en que las empresas pueden recaudar dinero para empezar. Se produce cuando un gran número de personas dona a un proyecto empresarial, y cada persona aporta una pequeña cantidad de dinero.

Se realiza en sitios web como Kickstarter, Indiegogo y ArtistShare. Los fundadores de empresas crean “proyectos”, que incluyen una página web en la que se explica la idea del producto a los visitantes, que pueden optar por convertirse en “patrocinadores” aportando dinero. La mayoría de las campañas de crowdfunding ofrecen recompensas a los patrocinadores, como una copia del producto final una vez fabricado.

En lugar de depender de unos pocos grandes inversores, puedes ir directamente al mercado y pedir a un número masivo de personas que den vida a tu idea. El crowdfunding ayuda a las empresas a superar ese obstáculo financiero inicial.

Para muchas empresas, funciona. He aquí un par de estadísticas de Kickstarter, la mayor plataforma de crowdfunding del mundo:

Más de 74.800 proyectos han recibido financiación desde 2009.

Se han prometido más de 1.400 millones de dólares en proyectos de Kickstarter.

El crowdfunding también es una buena razón para emprender un negocio porque puedes elegir una plataforma de crowdfunding que se adapte a tus necesidades. Si bien todos los sitios de crowdfunding comparten la misma idea central, difieren en ciertas áreas, así que asegúrese de comparar las notas.

18. Experimentarás cosas nuevas

Cada propietario de un negocio pasa por una serie de experiencias diferentes, y esas experiencias son a menudo oportunidades que nunca se habrían manifestado si la persona hubiera estado demasiado asustada para iniciar su negocio.

Te he dado muchos datos, hablando de lo que dicen los académicos y de por qué otras personas crean empresas. Pero hay más que eso, porque montar un negocio es algo personal.

Algunas crecerán a lo grande y otras se quedarán pequeñas. Algunas se convertirán en una nueva carrera, y otras seguirán siendo una actividad secundaria. Algunas superarán los límites de la innovación empresarial y otras harán tranquilamente cosas convencionales que marquen la diferencia.

Empezar un negocio es entrar en un laberinto. No se sabe cuándo ni cómo se saldrá por el otro lado, pero la búsqueda puede ser estimulante. Y aquí está lo importante:

Tomarás giros, retrocesos y decisiones diferentes -un camino diferente- a los de los demás, aunque estés en el mismo laberinto.

Ese camino atravesará un paisaje diferente a todo lo que hayas visto antes. Sí, los desafíos ocurren. Pero muchas de estas nuevas experiencias son oportunidades increíbles que nunca habrías tenido de otro modo.

Basta con mirar a Nathan Chan, el fundador y editor de Foundr Magazine. Empezó una pequeña publicación web que ha crecido, dándole la oportunidad de entrevistar a personas de renombre que han logrado mucho: Richard Branson, Arianna Huffington, Dave Goldberg (y la lista continúa).

Se trata de experiencias que Nathan nunca habría tenido sin lanzar un negocio. Por eso deberías pensar en crear tu propio negocio. No sabes qué oportunidades se dispararán en tu camino.

19. Puedes afrontar el reto

No quiero que iniciar un negocio parezca demasiado fácil, porque no lo es.

Muchos emprendedores sacrifican mucho tiempo libre y social en los primeros días de su empresa. Pero el tiempo no es el único problema: en un nuevo negocio, el dinero es escaso, el trabajo se acumula y los planes se estropean.

Al leer el estudio del Journal of Small Business and Enterprise Development sobre empresarios establecidos en la ciudad de Nueva York, vi una cita esclarecedora de uno de los empresarios entrevistados:

“¡Haz los deberes! Asegúrese de investigar todos los aspectos de su posible inversión. Además, hay que estar preparado para hacer un gran esfuerzo. Tienes que asegurarte de que tienes la voluntad necesaria para hacer el trabajo correcta y eficazmente, y si eso significa trabajar 12 horas al día para conseguir algo, no hay manera de evitarlo”.

En ese estudio, el 43% de los emprendedores citaron las largas horas como un reto a la hora de iniciar su negocio.

Empezar un negocio es difícil. Por eso el estudio preguntaba a los propietarios de empresas de éxito qué consejos podían ofrecer a quienes estuvieran pensando en abrir un negocio. Las tres cosas más importantes que hay que hacer son

Investigar a fondo la idea de negocio primero (21%)
Tener pasión o compromiso (19%)
Planificar adecuadamente (19%)

Los retos de crear una empresa no son insuperables y, de hecho, pueden ser satisfactorios de superar. Por eso se creó Foundr: para ayudar a los emprendedores en cada paso del camino.

20. No lo sabrás si no lo intentas

¿Miedo a fracasar? Todo el mundo lo tiene.

Puede que pienses que nunca serás capaz de ejecutar tus planes. Puede que pienses que nadie te comprará nunca. Puede que pienses que si intentas poner en marcha un negocio, éste se romperá en mil pedazos y no te llevará a ninguna parte. Pero si no intentamos al menos empezar algo, nunca sabremos si esos miedos son reales o no.

La única manera de saberlo es haciendo. Aparte de eso, todo son suposiciones.

Empezar un negocio significa sumergirse en la incertidumbre. Docenas, quizá cientos, de variables deciden si una nueva empresa se hundirá o llegará a la cima.

No se pueden controlar todas esas variables, pero si se hace lo mejor posible en lo que sí se controla, es más probable que todo lo demás funcione. La única forma de garantizar el fracaso es no hacer nada.

Si tienes una idea para un negocio, debes ponerte en marcha. No hay mejor día para lanzarse que ayer.

21. Puede tomar sus propias razones y sus propias decisiones

A partir de encuestas, investigaciones académicas y entrevistas anteriores de Foundr, he reunido una lista de razones por las que debería iniciar un negocio. Tal vez tenga razones para no hacerlo, y eso está bien.

Tal vez, al leer este artículo, haya redactado su propia lista, un pequeño discurso con 21 razones en contra de la creación de una empresa. O tal vez no. Cualquiera de las dos opciones está bien, porque la decisión de crear o no una empresa es tuya. Tienes que sopesar los pros y los contras y partir de ahí, recordando que no sabrás lo que pasará si no te lanzas.

¿Preparado para empezar tu negocio?

La belleza del espíritu empresarial es que te permite aprovechar la libertad de tomar tus propias decisiones y controlar tu propio destino de una manera que los trabajos convencionales no permiten. Y al tomar tus propias decisiones, puedes tener tus propias razones.

¿Cuáles son tus razones para emprender un negocio?

Fuente: https://emprendedoresnews.com/emprendedores/21-razones-para-iniciar-un-negocio-hoy.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.