Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » ¿Sabes cómo definir bien tus objetivos?

¿Sabes cómo definir bien tus objetivos?

Por Carolina Collado

Mi asombro no termina nunca al comprobar, una vez tras otra, cómo lo más difícil en cada proceso de coaching, es definir qué es lo que se quiere, el Objetivo Esencial que, una vez definido, permanecerá invariable y permanente y sobre el que se desarrollará y girará todo el procedimiento hasta que se consiga.

Cuando una persona decide comenzar un proceso o sesión de Coaching, lo suele hacer por tres motivos: porque la necesidad es más fuerte que el rechazo, la curiosidad es más grande que la duda y la oportunidad más hábil que las excusas. 

Una vez decidida a comenzar, se sienta frente al espejo que representa su Coach, el que le devolverá la propia imagen con la silueta que forman sus gestos y palabras, comenzando entonces a entrar en contacto con la madeja mental que la frena en su día a día, la que ha ido aumentando con cada hilo en el que se ha enredado hasta perder la noción de dónde empieza uno y termina el otro.

 ¿Por qué no somos capaces de hacer lo que queremos?

 Los problemas, al igual que los hilos de la madeja, por separado, son fáciles de identificar. Tienen un principio, y, por definición, un final. Pero sin darnos cuenta, vamos mezclando unos con otros, mientras los negamos (“no, a mí no me está pasando esto…”, “ yo no me siento así…” ), nos vamos creando expectativas ( “pronto se solucionará…”, “esto cambiará pronto..”)  y vamos dejando que crezcan dentro de nosotros y nos superen, hasta que llega un momento en el que no podemos entender qué es exactamente lo que causa nuestro malestar, por qué motivo estamos tristes tan a menudo, o por qué nos quedamos paralizados sin saber cómo actuar. 

Si quieres ser consciente del tamaño de tu madeja mental hazte una simple pregunta: 

¿Qué quieres?

Responder a esta cuestión puede ser la forma más rápida para que la mente se te quede en blanco, o para que salga un “No sé “ por tu boca.  

Es entonces, cuando empiezas a ser consciente de que realmente no sabes por dónde empezar. Y solemos empezar por aquello que no queremos tener, lo que no queremos hacer o cómo  no nos queremos sentir. 

Lectura relacionada  Cómo manejar la impaciencia al no ver resultados personales

Si eres de los que va repitiendo mantras mentales tipo:

 “No me voy a alterar”, “no me voy a estresar”, “no me voy a preocupar…” te diré que es la mejor receta para lograr justamente aquello que quieres evitar.  Y la más rápida. Porque nuestro cerebro no entiende el “No”: 

¿Quieres comprobarlo? 

Ahora te diré que no pienses en un dinosaurio bailando con un traje de lunares… 

¿Cuánto tiempo ha tardado tu mente en construir esta ridícula imagen? 

 No puedes empezar diciendo lo que quieres con un “No”

No se pueden definir los objetivos en negativo, el cerebro suprimirá ese ”No” de la frase para quedarse con el resto.  Si piensas “no me voy a estresar ante esta situación”, el mensaje pasa a ser justo el contrario: “me voy a estresar en esta situación”, consecuentemente, cuando la circunstancia llegue, estarás doblemente estresado. 

Te toca pensar cómo te gustaría vivir ese momento que tanto estrés te provoca para poder trabajar la emoción. Quizás la tranquilidad, la calma, sean una buena alternativa, o quizás descubras, simplemente, que no merece la pena afrontar este tipo de situaciones para ponerles un punto final.

Ahora vamos un paso más allá, específicamente,

 ¿Qué es lo que realmente quieres?

Expresar, definir con palabras absolutas, contundentes y exactas lo que se quiere, cómo se quiere y para cuando, es harina de otro costal. Para llegar a este punto, habrá que explorar sobre todo qué significado tiene tu objetivo para ti y que trae a tu vida. Qué es lo mejor para ti y lo que te ayuda de verdad, que se conecta contigo, con los valores que marcan tu brújula moral:

¿Para qué lo quieres?

Y algo no menos importante: 

¿En qué medida depende de ti conseguirlo? ¿Está en tu mano? 

Dirigir nuestra atención y poner nuestra energía en cosas que están fuera de nuestra zona de influencia solo nos llevará al cansancio y la frustración.  Objetivos que impliquen cambiar opiniones, actitudes o sentimientos ajenos están condenados al fracaso, por lo que te tocará trabajarlos en ti mismo.

“Si tu cambias, todo cambia” 

El coaching, junto a las técnicas de Programación Neurolingüística, te permitirán tomar distancia para ver tu realidad “desde afuera”, ampliando tu visión y obteniendo información sobre cómo se percibe la situación por cada parte implicada, lo que, junto a las preguntas adecuadas es muy útil para resolver conflictos, al entender la posición y la intención del otro, tomando conciencia de  una nueva perspectiva en la realidad que te rodea. 

Lectura relacionada  La generación de los abandonadores?

Ha llegado el momento de ser honestos: 

Realmente ¿necesitas lo que quieres? ¿te ayuda a ser mejor persona? ¿a sentirte mejor? ¿qué problema soluciona en tu vida?

Habrás pasado la prueba de fuego si has podido visualizar cómo sería   tu vida con el objetivo cumplido, ver y sentir en qué tipo de persona te has convertido al lograrlo. No es extraño, que después de una visualización profunda de la situación futura, muchas personas se den cuenta de que no lo quieren conseguir realmente, y que pueden estar persiguiéndolo para suplir otro tipo de carencias que surgen también durante la exploración. Estaremos entonces ante lo que se llama un Objetivo de Compensación, aquel que se fija no tanto porque sea coherente ahora, con la persona que eres, sino para compensar otro tipo de herida emocional o carencia pasada (o futura).

Será el momento de olvidarnos de él para sanar la herida, y, con la información y la toma de conciencia obtenidas hasta ahora,  empezar a definir uno nuevo, Funcional y Realista, y formularlo en una frase de forma específica, medible, alcanzable, y en un plazo temporal determinado: Definir un objetivo Smart. 

Y si ya lo tenías claro, bien smartizado con antelación, podremos pasar a identificar recursos, obstáculos, explorar los  miedos e inseguridades que surgen al expandir la zona de confort, aprender una buena gestión emocional que nos ayude a mantener los logros en el tiempo y a mejorar nuestra autoestima con cada pequeño paso que nos acerca a nuestro objetivo soñado.

Es importante entender que en este camino no hay atajos, no hay senderos, y hay que abonar un peaje, tendrás que plantearte si estás dispuesto a pagar el precio:

¿A qué estás dispuesto a renunciar para lograr tu objetivo, aquello que deseas y necesitas?

Contestar honestamente a estas preguntas te llevará a conectar con tus valores, saber quién eres tú en la vida que llevas.  Cómo piensas y sientes, y cómo sientes y piensas, porque tu comportamiento y tus acciones dependen de ello. 

Somos seres únicos en esencia, pero en la mayoría de ocasiones vivimos desconectados de nosotros, ciegos ante las circunstancias que nos rodean. Podemos priorizar, entender y decidir, pero lo esencial no puede ser modificado, si se modifica ha dejado de ser esencial, o quizás, nunca lo fue.

Lectura relacionada  Somos diamantes, pasos para descubrirnos

Por ello, es fundamental poder conectar con uno mismo, mejorar el autoconocimiento y sanar heridas pasadas. Recuerda que la vida no se compone de situaciones hipotéticas, la vida la forman los hechos que nos ocurren a diario, cómo consecuencia de las decisiones que tomamos. 

El Coaching ayuda a entender cómo y para qué tomamos cierto tipo de decisiones.

Fijarnos objetivos nos ayuda a tener una sensación de coherencia en nuestra vida, de congruencia, al  dirigir nuestra energía para lograr metas determinadas que nos ayudan a crecer y a mejorar cómo personas, en vez de ir navegando en un mar de olas sin rumbo esperando que amaine la marea en un futuro que no se sabe cuándo empieza.

Conecta contigo, define tu objetivo y ve a por ello.

Si en la mitad del camino descubres que lo que persigues no es para ti, que no encaja en tu vida, no te dejes engañar y date doblemente la enhorabuena porque desde ese punto ya no volverás atrás. 

¿Te animas a empezar?

Fuente: https://www.diarioarea.com/2022/05/01/sabes-como-definir-bien-tus-objetivos/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.