Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Cómo saber si padeces el síndrome de Burnout laboral, o estás quemado

Cómo saber si padeces el síndrome de Burnout laboral, o estás quemado

Por Diego Antoñanzas de Toledo

Cuando alguien llega a contratarme como coach con síntomas claros de agotamiento físico,mental, y emocional es posible que esté pasando por el síndrome del Bournout. O sencillamente que todo lo que tiene que ver con sus trabajo les produce un agotamiento infinito. Pero ¿ cómo podemos saber si es algo temporal o hemos tocado de verdad fondo?

El Covid está provocando un aumento general de todos los problemas que tienen que ver con la salud mental y bienestar emocional. Estamos expuestos a numerosas fuentes de información que a veces no hacen sino complicar nuestro propio diagnóstico. Vivimos inmersos en un mundo de noticias donde la negatividad es el denominador común. ¿tanto nos afecta lo que está pasando fuera? ¿realmente ha llegado el momento de parar para ver si lo que nos está pasando es un burnout o se trata de un pequeño agotamiento? Te contamos algunas de las claves – cómo saber si padeces el síndrome de burnout

Cuatro claves para saber si estás padeciendo el síndrome del burnout o tienes cansancio nada más.

  1. Falta de ganas y motivaciónSi llevas más de 10 días donde el mero hecho de levantarte de la cama para ir a trabajar es una pesadilla, puede ser que estés afectado/a por el burnout. El mero hecho de hablar o escuchar cosas de trabajo te revuelven la mente y las tripas. Te niegas a ver lo que tienes pendiente profesionalmente hablando porque sea lo que sea no te apetece nada que tenga que ver con el trabajo. Y cuando digo nada es nada. Si te sientes identificado, claramente estás muy cerca del quemado total.
  2. Falta o ausencia de resilienciaQuizás ha sido uno de los términos más usados durante el Covid. Tiene una explicación química, ante la facilidad de ciertos metales que al ser machacados ( o sometidos por ejemplo a altas temperaturas ) se hacen más fuertes . Piensa que en el caso de personas es normal que nos sintamos tristes después de una pérdida comercial o cualquier fracaso laboral. Pero si esa tristeza o enfado lo mantenemos a lo largo de días o incluso semanas, está claro que algo está pasando con nuestra salud mental.
  3. Discusiones permanentes. Con todosCuenta el número de situaciones negativas que describes o pones encima de la mesa cada día. Si superan a las positivas , tenemos un problema. Esto se traduce en continuas disputas con jefes, pares y colaboradores. Esto nos provoca que no queramos ver a nadie, porque sabemos que vamos a terminar discutiendo acaloradamente.
  4. La imposible tarea de tomar decisionesCon tantos sentimientos negativos y encontronazos con compañeros, el mero hecho de tomar decisiones nos provoca nauseas. El más común de los pensamientos es «¿para qué decidir algo si seguro que por mi culpa vuelve a salir mal?» … Esa sensación de culpabilidad permanente hace que el tomar decisiones sea cada vez más difícil . Y esto conlleva sin duda una serie de problemas desencadenados que tienen su origen en la ausencia de esas decisiones responsables que debemos tomar.
    Cuando estás quemado laboralmente hablando, es imposible concentrarse para ver con claridad los beneficios y los inconvenientes de cualquier decisión. Todo es negro.
Lectura relacionada  Una Noche Como Todas, Una Reflexión Como Ninguna
A veces se necesita ayuda médica especializada ( psiquiatras ), otras veces son necesarias sesiones de terapia, y muchas veces el acompañamiento del coach permite poner luz sobre el origen de tan grave malestar general.

La solución muchas veces pasa por cambiar de trabajo. No sabéis la cantidad de clientes que por el mero hecho de cambiar de trabajo, (incluso reduciendo sueldo y condiciones) ha eliminado por completo su burnout. Soy plenamente consciente de que lo desconocido siempre da miedo, pero la vida nos pone en el camino situaciones donde nos ponen en bandeja tomar decisiones drásticas, por muy difícil que estas sean. En muchas ocasiones además se termina derivando una situación laboral hacia una depresión médica mayor, lo que sin duda dificulta enormemente la situación emocional.

Por eso yo recomiendo siempre la contratación de un especialista que ayude a diagnosticar la situación y que te de soporte en las decisiones que necesites. Y por supuesto, y dado que siempre este quemazón laboral viene acompañado de malestar general emocional, rodéate de la gente a la que quieres y que te quiere, y muestra tu vulnerabilidad . No te haces la idea de lo que pueden hacer por ti aquellos que te quieren.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.