Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Calidad de Vida


Home » Calidad de Vida (Page 3)
Efectividad personal: ¿Cuestión de superpoderes?
6 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Efectividad personal: ¿Cuestión de superpoderes? »

La gente que se preocupa sobre su productividad y efectividad personal parecen, a ojos de otros, diferentes. Destacan en sus entornos. Generan intrigas. Provocan suspicacias. Incluso, en ocasiones, despiertan ciertas envidias.
Parece que estas personas tienen superpoderes. Capacidades paranormales que les hacen comportarse como se comportan. ¿Tendrán la suerte de haber nacido con ellas?. Así cualquiera, claro…
Se acuerdan de todas las cosas. Tienen la costumbre de apuntarlo todo. Deben tener mala memoria. O, a lo mejor, es que no quieren usarla. El caso es que no se les pasa ni una, salvo que ellos decidan dejarla pasar.
Dedican tiempo a pensar. Sí, a pensar. Dedican el tiempo que haga falta. Parece importante. Les debe ir bien porque tienen muy claras las cosas que tienen que hacer… y también lo que no van a hacer.
Luego, escriben todas esas cosas en listas. Ni muchas ni pocas, simplemente las necesarias. Lo hacen así para tener todo bien organizado y saber dónde buscar lo que necesitan. Está bien pensado, la verdad…
Trabajan sobre lo que tienen anotado en esas listas buena parte de su tiempo y, cuando tachan algo de sus listas, su cara refleja una satisfacción digna de retratar.
Sí, también les surgen imprevistos. Pero, sinceramente, se les ve poco ahí. Será que sus jefes, sus clientes, sus colaboradores, su negocio,…, son una balsa de aceite. Debe ser eso. Seguro.

Sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte
5 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte »

Por Francisco Alcaide – Todos somos buenos en algo, regulares en otras cosas y malos en unas cuantas más. Por tanto, tendremos más posibilidades de triunfar si concentramos nuestras energías en aquello que sabemos hacer mejor. Cuanto más destaques en una disciplina, más dispuesto estará el mercado a pagar por ti. Esto parece obvio, pero luego la experiencia demuestra que mucha gente no lo hace así.
Richard Branson, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 10ª edición) decía cierta vez: «Las cosas en las que no eres bueno no interesan a la gente y tampoco deberían interesarte a ti. Sin importar lo que hayas conseguido en la vida, las cosas en las que eres malo siempre serán mucho más que las cosas en las que eres bueno. No dejes que tus límites bloqueen tu autoestima. Pon esos límites a un lado y da lo máximo por sacar lo mejor de aquello en lo que eres bueno». La conclusión está clara: apaláncate en tus fortalezas y compensa tus debilidades. Las personas de éxito son personas que han identificado sus áreas de excelencia y ahí aplican todas sus energías haciendo suyo el lema: sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte.
Acepta quién eres –con tus virtudes y carencias– y saca partido a tu singularidad. ¿Qué sentido tiene invertir tiempo y energía en aquello que eres regular o malo? ¿No es mucho más difícil rentabilizar algo mediocre que algo que sea muy bueno? ¿No estará la gente más dispuesta a pagar por algo interesante que por algo sólo normal? El tiempo es una variable finita: 24 horas para todos. Además, no se puede recuperar, ni reciclar, ni nada.

¿Qué eliges hacer con tus defectos: aceptarlos o cambiar?
4 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

¿Qué eliges hacer con tus defectos: aceptarlos o cambiar? »

Como todos, tienes defectos y carencias. Y, como todos también, dos opciones: aceptarlos o cambiar.
¿Qué eliges?
Soy Casandra. Estás en TBM. Y vamos a quedarnos con defectos y carencias que pueden cambiarse.
A mí me encantaría cambiar mi altura. Pero me temo que queda descartado.
¡Ohhh…! Seguimos.
Antes de la aceptación de tus carencias y de plantearte el cambio, viene una primera fase: darte cuenta de la falta.
1. Eres consciente de tus defectos o carencias (Awareness)
No puedes cambiar defectos ni carencias, si no sabes que existen. Por eso, lo primero es poder verlos.
Algunos son muy evidentes, bien por los trastornos que te ocasionan a ti o por los que ocasionan a otras personas.

Resiliencia: Cómo mantenerte enfocado para desafiar la adversidad
3 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Resiliencia: Cómo mantenerte enfocado para desafiar la adversidad »

Por Andrés Cuevas Mesa – La mayoría de nosotros preferimos permanecer seguros y confortables en el contexto y escenario que conocemos. No alentamos el desafío de nuestros límites, convenciones y creencias hacia un futuro que dibuje de manera certera nuestros sueños contenidos en nuestra mente.
Palabras como sacrificio, esfuerzo, persistencia y disciplina no forman parte del argot o vocabulario que estas personas utilizan en su ritual diario. Las califican de sobrehumanas, excesivamente severas o propias de aquellos que adquieren compromisos inamovibles. Algunos deciden tirarse a la piscina para experimentar de manera parcial lo que significa ser disciplinado y sacrificado, pero al primer embate, obstáculo o dificultad desisten de su empeño de conseguir su sueño, para vivir como decía el gran pensador y escritor estadounidense Thoreau: “vidas de tranquila desesperación”.
¿Acaso has venido a este mundo para vivir y lidiar con una vida mediocre que no demuestre tu verdadera capacidad y fuerza? La respuesta es rotunda: ¡Claro que no!
Para aspirar a desarrollar al máximo tus capacidades y habilidades innatas de manera satisfactoria, se requiere trabajar a conciencia en una habilidad emocional intangible en términos de beneficios y potencial: La resiliencia.
Pero; ¿Qué es la resiliencia y cuáles son sus connotaciones básicas? ¿Cómo lograr incorporar esta habilidad a tu arsenal de capacidades propias con la mayor efectividad?

¿Te cuesta adquirir hábitos? Estas habilidades psicológicas te ayudarán
2 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

¿Te cuesta adquirir hábitos? Estas habilidades psicológicas te ayudarán »

Cuando estudiaba en la universidad y compartía piso, era la persona más desordenada del mundo.
Mi habitación estaba siempre patas arriba, y perdía muchísimo tiempo porque era imposible encontrar nada.
Recuerdo que en una ocasión mi compañera de piso vio mi habitación y dijo que la única vez que había visto tanto desorden fue cuando habían entrado a robar en su casa.
Yo odiaba esa situación. Tener una habitación ordenada y bonita era poco menos que un sueño para mí.
Yo quería una habitación de revista
Lo cierto es que siempre la estaba ordenando, y a pesar de eso, cada vez que la dejaba bonita, se volvía a desordenar en menos de una hora.
Algo estaba fallando. ​Intenté de todo​​ para mantenerla ordenada. Como buena estudiante de psicología, creía que conocía las técnicas de modificación de conducta suficientes como para poder hacer algo tan aparentemente sencillo como crear los hábitos para mantener ordenada una habitación.