Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Coaching & Mentoring


Home » Coaching & Mentoring
El miedo a salir de la zona de confort
4 Oct
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El miedo a salir de la zona de confort »

“No tendremos mejores condiciones en el futuro si nos damos por satisfechos con lo que tenemos en la actualidad”, dijo Thomas Alva Edison. Salir de la zona de confort es imprescindible para tomar oxígeno psicológico. Fuera de esa zona ampliamos nuestra visión del mundo, aprendemos cosas nuevas, ponemos a prueba nuestras fuerzas y modificamos nuestros hábitos. En una palabra: crecemos. Solo nos detiene una cosa: el miedo.
¿Por qué tenemos miedo a salir de la zona de confort?
El miedo a salir de la zona de confort es la expresión de otros temores más profundos, los cuales forman una maraña psicológica que nos mantiene atados a una situación que no es ideal para nuestro crecimiento y que incluso puede ser contraproducente, causándonos daño.
Aunque puede parecer contradictorio, a veces preferimos quedarnos en lo conocido, aunque ello nos cause sufrimiento, que explorar lo incierto. El refrán es «mejor un mal conocido que un bueno por conocer» encierra a la perfección esa manera de pensar. Comprender qué nos detiene, cuáles son los temores que nos mantienen paralizados, es el primer paso para dejar atrás los problemas de la zona de confort.
1. Miedo a perder el control. La zona de confort es un espacio donde creemos que tenemos todo bajo control. Salir de ese espacio relativamente seguro nos asusta porque significa que debemos aprender a fluir con el curso de los acontecimientos y reconocer que en realidad tenemos muy poco control sobre las circunstancias.

Organízate priorizando objetivos
27 Sep
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Organízate priorizando objetivos »

Por Robert C. Pozen – Muchos ejecutivos pasan de reunión a reunión o de crisis a crisis sin pensar siquiera en el razonamiento que hay detrás de sus apretadas agendas. Comúnmente, utilizan muy poco tiempo en actividades que realmente ayudan a alcanzar sus principales metas y suelen presentar una falta de coherencia entre prioridades y distribución de horas.
Es importante que pienses cuidadosamente por qué realizas una actividad en concreto y qué es lo que esperas obtener de ella. Para ello debes establecer cuáles son tus metas más importantes y determinar si tu horario de acuerdo con este ranking.
Para lograrlo, sigue estos seis pasos:
1. Escribe todo
Incluye las tareas rutinarias que tienes diaria o semanalmente así como tus grandes proyectos profesionales. Si pasas todo tu tiempo respondiendo a las crisis o haciendo las tareas de los demás pronto te hundirás y nunca lograrás tus metas.

Zona de confort o zona de mediocridad
18 Sep
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Zona de confort o zona de mediocridad »

Con sinceridad: ¿quién quiere salir de su zona de confort? ¿Para qué? ¿Salir para no regresar?… mmm … Una estudiante universitaria me ha consultado “¿considera que el emprendimiento brindado por las universidades sirve para salir de la zona de confort?” (sic).
Primero tuve que descifrar si la pregunta se refería a “la educación para el emprendimiento”.
Segundo tuve que decidir si responder porque, en más de tres décadas usando Internet, aprendí que tras este tipo de preguntas hay quienes buscan “letra” (literal) para alguna tarea que les han asignado realizar.
Tercero, me enfrasqué en mi propia historia y sentimientos porque aprecio mi “zona de confort” y no tengo ganas de salir de ella; más bien: pretendo que sea cada vez mas amplia y confortable.
Cuarto: la manera y el medio de la consulta demuestra que la confusión entre los conceptos de “zona de confort” con “conformismo y mediocridad” está haciendo estragos en la calidad educativa.
Además, vuelvo a valorar lo expuesto en “Palancas Universitarias para Emprender”. El resultado: 1) he respondido, 2) mi respuesta me ha llevado a plantearme más preguntas, 3) comparto contigo, ahora, lo que (literalmente) le he respondido a la estudiante:

El mentoring es la mejor fórmula para preparar al talento del futuro
13 Sep
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El mentoring es la mejor fórmula para preparar al talento del futuro »

Por Eugenio Gómez Alatorre y Ana Carolina Muñoz Morales
Hablamos de una relación de mentoring cuando un miembro con más experiencia y conocimiento acompaña a un colega con menor experiencia, le brinda movilidad, apoyo, retroalimentación y lo aconseja con el fin de desarrollarse exitosamente.
El mentoring es una práctica cada vez más común en las organizaciones. Tener un mentor es un factor esencial para el éxito en la carrera de mujeres y hombres. No obstante, para las mujeres ofrece mayores beneficios debido a que enfrentan más barreras organizacionales, interpersonales e individuales para avanzar en su carrera profesional.
Hablamos de una relación de mentoring cuando un miembro con más experiencia y conocimiento acompaña a un colega con menor experiencia, le brinda movilidad, apoyo, retroalimentación y lo aconseja con el fin de desarrollarse exitosamente.
Los beneficios del mentoring para las organizaciones son bien conocidos. Se relacionan con la motivación, el desempeño laboral, la retención y el fortalecimiento de la cultura organizacional. Estudios han vinculado al mentoring con el éxito en las carreras de dirección y el desarrollo de líderes.
Se ha observado que el mentoring es una práctica que potencia el desarrollo de carrera de las mujeres, pues aún existen muchas barreras culturales y organizacionales para que las mujeres accedan a puestos más altos. Uche Ofodile, exitosa líder de negocios en Ghana, se refiere al mentoring como “círculo del éxito”.

Cómo un buen mentor o coach te ayudará a alcanzar tus sueños
22 Ago
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Cómo un buen mentor o coach te ayudará a alcanzar tus sueños »

Por qué tengo mentores y coaches
El otro día estaba ejercitando con mi entrenador, JR, en el gimnasio, cuando me dijo: «Kim, agarra la pelote roja para la siguiente ejercicio.»
Cruce el gimnasio, y me incliné para recoger la pelota, esperando que sea ligera. Lentamente me puse de pie, dándome cuenta de que era mucho más pesada que la pelota azul o amarilla a la que estaba acostumbrada. Vacilante, regresé con JR, con la pelota roja en la mano.
«OK», dijo JR: «Quiero que hagas 40 arremetidas con la pelota por encima de tu cabeza. Después, haz 20 abdominales en el plano inclinado sosteniendo la pelota roja. Y por último, 20 sentadillas con la pelota.» Lo mire con cuestionamiento y me puse en camino a hacer mis arremetidas.
Luego de las arremetidas, las sentadillas y las sentadillas, volví con JR jadeando y resoplando, pero muy orgullosa de mi logro y lista para pasar al siguiente (y esperando a que sea más sencillo) ejercicio.
En lugar de ello, JR dijo, «Buen trabajo. Ahora hazlo dos veces más.»
«¿Dos veces más?» Protesté. «Esta pelota roja es pesada! ¿Y quieres que haga esto dos veces más?»