Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Cultura Organizacional


Home » Cultura Organizacional (Page 3)
Los líderes se enfocan demasiado en cambiar las políticas, y no lo suficiente en cambiar maneras de pensar
17 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Los líderes se enfocan demasiado en cambiar las políticas, y no lo suficiente en cambiar maneras de pensar »

No hace mucho tiempo, le pregunté a 100 directores ejecutivos que asistían a una conferencia cuántos de ellos estaban actualmente involucrados en una importante transformación comercial. Casi todos levantaron la mano, lo que no fue una sorpresa. Según un estudio de BCG, el 85% de las empresas han emprendido una transformación durante la última década.
La misma investigación encontró que casi el 75% de esas transformaciones no logran mejorar el rendimiento comercial, ya sea a corto o largo plazo.
Entonces, ¿por qué es tan difícil lograr la transformación?
Entre muchas posibles explicaciones, una que recibe muy poca atención puede ser la más fundamental: los temores invisibles y las inseguridades que nos mantienen encerrados en comportamientos incluso cuando sabemos racionalmente que no nos sirven bien. Agregue a eso la ansiedad que experimentan casi todos los seres humanos frente al cambio. No obstante, la mayoría de las organizaciones prestan mucha más atención a la estrategia y la ejecución que a lo que sienten y piensan sus personas cuando se les pide que acepten una transformación. La resistencia, especialmente cuando es pasiva, invisible e inconsciente, puede descarrilar incluso la mejor estrategia.
Las transformaciones empresariales generalmente se basan en nuevos elementos estructurales, que incluyen políticas, procesos, instalaciones y tecnología. Algunas compañías también se enfocan en comportamientos: definir nuevas prácticas, capacitar nuevas habilidades o pedir a los empleados nuevos productos.

¿Cómo conseguir una cultura ágil?
5 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

¿Cómo conseguir una cultura ágil? »

La metodología “agile” empezó en los entornos de desarrollo de software, y últimamente se está extendiendo a un amplio abanico de industrias y funciones.
Los entornos de negocio son complejos y volátiles. Los cambios rápidos en la competencia, la tecnología, las nuevas regulaciones, etc… han provocado más que nunca la necesidad de que las organizaciones puedan responder y adaptarse rápidamente.
“Agile” significa ser capaz de adaptarse al cambio. La idea es reducir la complejidad y focalizarse en crear productos y servicios que satisfagan las necesidades de los clientes.
Cada vez más las organizaciones queremos ser más ágiles. Queremos transformar nuestra manera de trabajar, adoptando metodologías de trabajo que han revolucionado las “start up” o bien las empresas de desarrollo de software. Queremos inspirarnos en ellas y adoptar su manera de hacer.
Buscamos acelerar la velocidad de acceso al mercado, potenciar la innovación y aumentar la productividad de los equipos. Todo ello con la palabra mágica: “agile”.
La metodología ágil se basa en el “Agile Manifesto” y los “Agile Principles”. No son un conjunto de reglas sino una guía a seguir. Cada compañía puede escoger el grado en que aplicará estos principios en su compañía.

De la cultura del hacer a la cultura del ser
26 Oct
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

De la cultura del hacer a la cultura del ser »

Por Jorge Yarce – Cuando hablamos de HACER, en general, estamos refiriéndonos a la capacidad productiva, al producir, a la dimensión técnica de las acciones humanas, su resultado práctico y si nos referimos al OBRAR nos referimos al actuar voluntario de la persona que interioriza el HACER.
El HACER (actividad, quehacer, acción productiva) conduce al tener (cosas, conocimientos, habilidades, medios): pero una cultura del HACER y del TENER debe ser traducida en una cultura del OBRAR, o sea, del trabajo que busca realizar a la persona y que la hace trascender. Y de ahí se pasa a una cultura del SER que integra el HACER y el TENER en el OBRAR y el SER.
CULTURA DEL HACER
El que hace se puede quedar en lo que hace y nada más. No se trata de un juego de palabras para llamar la atención sino de una dura realidad que se constata cada día.
Hacer es fácil y no requiere necesariamente un empeño espiritual.

El camino hacia la agilidad organizacional: 5 claves.
23 Oct
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

El camino hacia la agilidad organizacional: 5 claves. »

Por Ernesto Weissmann – En un mundo de negocios dinámico, las empresas con estrategias estáticas están destinadas al fracaso. El concepto de “agilidad organizacional” se vuelve un imperativo para la competitividad. ¿Qué es y cómo se gestiona una empresa estratégicamente ágil?
En una encuesta realizada por The Economist, el 90 por ciento de los ejecutivos entrevistados declararon que la agilidad organizacional es un factor crítico para el éxito. Las empresas ágiles reducen los tiempos de respuesta al mercado e innovan más efectivamente, logrando una mayor capacidad de adaptación a ambientes de negocios complejos.
Tres tipos de agilidad
Don Sull, profesor de la London Business School y uno de los pioneros en la investigación de este concepto, señala que las organizaciones necesitan tres tipos de agilidad: estratégica, de portfolio y operativa.
Agilidad estratégica

Construir cultura: un enfoque clave para creerla, crearla y difundirla
21 Oct
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Construir cultura: un enfoque clave para creerla, crearla y difundirla »

Por Yesid Barrera Santos – Construir implica disponer de bases. Si son sólidas, se garantiza el largo plazo, incluyendo movimientos telúricos o terremotos. Las bases son la clave. Lo que se ve es el edificio, pero el sustento es lo que hay debajo de la construcción, y así es la cultura empresarial. Los emprendedores debemos hacer claridad sobre lo que impedirá que hagamos parte de los miles de fracasos, cierres de empresas que nacen con mucho ímpetu y terminan con prontitud.
El emprendedor es un soñador. Si no tiene ese componente, el título de emprendedor no le pertenece. Soñar es dejar que la imaginación nos aborde y desborde para convertir en realidad lo que para otros es poco probable. Los emprendedores tienen claro que el cerebro y la mente son diferentes. Nosotros soñamos despiertos, describimos el futuro con productos, servicios y retos. Luego, lo pintamos, lo hacemos realidad. Soñar despiertos es creer, no desfallecer, insistir, persistir y ver una imagen mental hecha producto.
Para que el emprendedor logre su primer paso, debe marcar una diferencia. El emprendedor crea una diferencia cuando comprende la conciencia (con C) que implica conocimiento de su sector, grupo meta, objetivos, productos y servicios.