Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

El problema de la Delegación


Home » El problema de la Delegación
5 consejos para aprender a delegar de forma eficaz
17 May
2020
Escrito por Juan Carlos Valda

5 consejos para aprender a delegar de forma eficaz »

Por María Gutiérrez Alonso – ¿Te dicen continuamente que no delegas lo suficiente? ¿Te cuesta confiar tareas a tus compañeros? Tanto si eres el jefe de una tribu como uno de los colaboradores, tienes que ser capaz de asumir responsabilidades y, a veces, delegarlas. Hacerlo todo solo es imposible. Es preferible aprender a confiar en los demás y delegar algunas tareas, por tu bien y por el bien de la empresa.
Aunque delegar puede parecer simple en teoría, en la práctica no siempre es fácil. Es necesario aprender a mantener las responsabilidades sin perder el control, gestionar correctamente las tareas asignadas a los colaboradores, superar incluso posibles problemas de ego, así como realizar el seguimiento de las tareas delegadas sin convertirse en un policía. ¡Pero el esfuerzo merece la pena!
Te contamos por qué motivo a veces te cuesta delegar, las razones que deberían animarte a hacerlo y cuándo debes lanzarte. Te damos además cinco consejos para que puedas sentar las bases sólidas de una delegación eficaz.

8 FORMAS PARA QUE LOS LÍDERES PUEDAN DELEGAR CON ÉXITO
7 Mar
2020
Escrito por juancarlos

8 FORMAS PARA QUE LOS LÍDERES PUEDAN DELEGAR CON ÉXITO »

por Isabel Carrasco
Deborah Grayson Riegel, en el boletín de AmericanAssociation for Physician Leadership del pasado 9 de diciembre, plantea que para muchos líderes delegar es algo que saben que deben hacer pero no hacen.
Los líderes experimentados se esfuerzan en decidir qué es lo que pueden delegar que les pueda ser de utilidad, en ver cómo pueden delegar la responsabilidad y no solo asignar tareas o en decidir qué responsabilidades delegadas pueden servir como mecanismo de aprendizaje y crecimiento para sus colaboradores. Asimismo, en muchos caso puede que ellos mismos no hayan tenido en su carrera profesional modelos que les enseñasen cómo delegar adecuadamente, sin olvidar otro factor que es el del posible riesgo para la reputación.
Antes de que un líder pueda aprender a delegar correctamente tiene que entender la naturaleza de su posible propia resistencia a hacerlo. Una vez que hay comenzado a modificar su patrón mental es el momento de comenzar a cambiar comportamientos.  
La autora ha identificado 8 actuaciones que utilizan los líderes que saben delegar. Éstas son:
1.- Seleccionar a la persona adecuada y explicar las razones por las que se ha elegido a dicha persona para abordar la tarea.
2.- Explicar claramente qué es lo que se delega, cuál va a ser la responsabilidad de la persona y el nivel de autonomía del que va a disponer.

Crecimiento – Delegación, supervisión y el control.
10 Feb
2020
Escrito por juancarlos

Crecimiento – Delegación, supervisión y el control. »

Por Jorge Washington Barrientos.
Cuando las organizaciones comienzan a adquirir cierta envergadura, se produce un deterioro transitorio y temporal en la capacidad de supervisión y control.
“Mas que controlar lo que nos ocupa, deberíamos controlar lo que nos preocupa” Pascual Montañes Duato – Inteligencia Política (2003)
A veces, esto se origina porque sus fundadores deben alejarse de la operatoria diaria, o los gerentes sacrifican el tiempo de contacto con su equipo de trabajo; para resarcirse la institución comienza a desarrollar su sistema de supervisión y control que implementa controles allí donde antes existía un contacto directo.
La delegación como un fenómeno natural del crecimiento debiera implicar.
Asignar una nueva responsabilidad a un subordinado, brindándole la respectiva explicación de tareas, los recursos necesarios y expectativa de actuación que se tiene, definiendo –a la vez- cómo se controlará la tarea.
Como se aprecia hay varios elementos para una delegación eficiente:

Guía práctica para delegar trabajo
5 Nov
2019
Escrito por juancarlos

Guía práctica para delegar trabajo »

Redacción CepymeNews | @CepymeNews
Delegar trabajo
Todos los gerentes y líderes deben dominar el arte de la delegación. Comprender cómo y cuándo asignar la responsabilidad a los demás es esencial para mantener un alto grado de productividad, tanto a nivel personal como organizacional. Saber cómo delegar también es esencial para un liderazgo efectivo.
Para aprender a delegar es necesario construir un equipo cohesionado y eficaz que pueda cumplir con los plazos. Además, saber cuándo y cómo delegar el trabajo reducirá tu carga de trabajo, lo que mejorará tu bienestar en el trabajo y aumentará tu satisfacción laboral. Desafortunadamente, muchos líderes no están seguros de cómo delegar adecuadamente o dudan en hacerlo.
En esta guía, descubrirás qué implica realmente la delegación, cómo beneficia a tu equipo y cómo delegar tareas con éxito.
La importancia de la delegación
Un líder eficaz sabe cómo delegar. Cuando delegas parte de tu trabajo, liberas tu tiempo y logras más cosas a diario. La delegación efectiva también promueve la productividad dentro de un equipo, aprovechando las habilidades existentes de sus miembros y permitiéndoles desarrollar nuevos conocimientos y competencias a lo largo del camino. El resultado es un equipo más flexible, que puede compartir roles cuando surge la necesidad.
Cuando estás dispuesto a delegar, promueves una atmósfera de confianza y seguridad. Tus acciones envían una señal clara: como líder, confías en tus subordinados para lograr los resultados deseados. Como resultado, llegarán a pensar en ti como un líder simpático y eficiente, que respeta sus habilidades y necesidades.

Delegar con eficacia: Atreverse, Cómo hacerlo y Para qué.
8 Ago
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Delegar con eficacia: Atreverse, Cómo hacerlo y Para qué. »

Por José Ignacio Azkue.  – 1ª Parte. Por qué no lo haces. 
Es muy habitual hoy en día escuchar quejas reiteradas sobre que hay falta de tiempo para hacer todo lo que se tiene pendiente. Curiosamente, también es muy frecuente que esas mismas personas que se quejan se resistan a delegar parte de los trabajos que tienen incompletos buscando una solución.
Para ir reduciendo todo lo pendiente de hacer, sólo existen tres posibilidades: la primera, muy evidente, hacer las cosas que se puedan. La segunda, no muy aconsejable aunque muy practicada, consiste en meter en “el saco del olvido” algunas cosas esperando que desaparezcan o se solucionen por sí mismas.
La última, tal vez la que más cuesta practicar, consiste en delegar parte de esos trabajos en otras personas para que éstas las lleven a cabo.
El delegar en estos tiempos en que la complejidad, la ambigüedad y la volatilidad caracterizan el trabajo, no es solamente una opción para la mayoría de los buenos profesionales; debería ser una obligación asumida con naturalidad por todos ellos.