Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

El problema de la Delegación


Home » El problema de la Delegación
Delegar con eficacia: Atreverse, Cómo hacerlo y Para qué.
8 Ago
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Delegar con eficacia: Atreverse, Cómo hacerlo y Para qué. »

Por José Ignacio Azkue.  – 1ª Parte. Por qué no lo haces. 
Es muy habitual hoy en día escuchar quejas reiteradas sobre que hay falta de tiempo para hacer todo lo que se tiene pendiente. Curiosamente, también es muy frecuente que esas mismas personas que se quejan se resistan a delegar parte de los trabajos que tienen incompletos buscando una solución.
Para ir reduciendo todo lo pendiente de hacer, sólo existen tres posibilidades: la primera, muy evidente, hacer las cosas que se puedan. La segunda, no muy aconsejable aunque muy practicada, consiste en meter en “el saco del olvido” algunas cosas esperando que desaparezcan o se solucionen por sí mismas.
La última, tal vez la que más cuesta practicar, consiste en delegar parte de esos trabajos en otras personas para que éstas las lleven a cabo.
El delegar en estos tiempos en que la complejidad, la ambigüedad y la volatilidad caracterizan el trabajo, no es solamente una opción para la mayoría de los buenos profesionales; debería ser una obligación asumida con naturalidad por todos ellos.

Peter Drucker: 8 tipos de controles para delegar correctamente.
4 Jul
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Peter Drucker: 8 tipos de controles para delegar correctamente. »

Por Jorge Washington Barrientos – Cuando las organizaciones comienzan a adquirir cierta envergadura, se produce un deterioro transitorio y temporal en la capacidad de supervisión y control.
“Mas que controlar lo que nos ocupa, deberíamos controlar lo que nos preocupa” Pascual Montañes Duato – Inteligencia Política (2003)
A veces, esto se origina porque sus fundadores deben alejarse de la operatoria diaria, o los gerentes sacrifican el tiempo de contacto con su equipo de trabajo; para resarcirse la institución comienza a desarrollar su sistema de supervisión y control que implementa controles allí donde antes existía un contacto directo.
La delegación como un fenómeno natural del crecimiento debiera implicar.
Asignar una nueva responsabilidad a un subordinado, brindándole la respectiva explicación de tareas, los recursos necesarios y expectativa de actuación que se tiene, definiendo –a la vez- cómo se controlará la tarea.
Como se aprecia hay varios elementos para una delegación eficiente:

Cinco claves para delegar el trabajo en un negocio familiar
28 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Cinco claves para delegar el trabajo en un negocio familiar »

Por René Llapur – “Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos”. Proverbio chino
¿Qué es delegar?
Dice el diccionario ABC que “la acción de delegar consiste en otorgar a otra persona una responsabilidad determinada.” Esto implica que dos sujetos (que intervienen en dicha acción): una persona que decide ceder su obligación -quien delega- y un delegado que toma esa responsabilidad.
Se delega en otra persona porque se confía en ella, porque es útil hacerlo, o como una prueba para conocer la capacidad del otro.
Ramiro y su incapacidad de delegar
Jazmín y Ramiro tienen una buena relación matrimonial, que lleva quince años. Éste último es un ingeniero agrónomo con un profundo sentido del deber y de la responsabilidad profesional. Hijo de ingeniero agrónomo, su impronta familiar es la del esfuerzo y del compromiso por un trabajo bien hecho.
Luego de varios años de trabajo en el campo con su padre y sus hermanos, Ramiro se transforma en el sucesor de la empresa, debido al fallecimiento prematuro de su padre. Ahora, una vez consolidada su nueva situación empresarial, debe administrar por sí mismo la nueva situación y los tres campos heredados.

Delegue lo que tenga que delegar !!!!
10 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Delegue lo que tenga que delegar !!!! »

Por Francisco Lehmann – Nadie se atrevería a negar hoy que delegar es absolutamente necesario en cualquier organización. Todo el mundo cree que “delega”, aunque no hay una aceptación generalizada de lo que este proceso en sí implica. Por ello es importante conocer los mecanismos de la delegación, pero también lo que significa para cada uno de los involucrados, con el fin de llegar a los acuerdos necesarios. El material que presento en este post no es sólo para que lo analices como gerente sino también para que sirva como eje para comenzar a conversar con tus subordinados la realidad de la delegación.
La delegación como estilo empresarial es poco frecuente. Abundan más las tentativas que los éxitos. Por eso, reconociendo la importancia del proceso, emprendo la biopsia del concepto de delegación para evitar tener que hacerle la autopsia al concepto empresa.
Para comenzar partamos de la base que delegar es un acto de mando. El poder de delegar puede aplicarse únicamente por parte de un nivel jerárquico sobre un subordinado. Pero en la práctica, la situación se dificulta. El que delega, el delegado y la propia empresa son factores que inciden en los resultados que se obtienen.

Los 6 síndromes que impiden una delegación eficaz.
3 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Los 6 síndromes que impiden una delegación eficaz. »

Por Jessica Buelga – Tengo la sensación de que hasta que no te hablo de etiquetas, tipologías, clasificaciones y demás encasillamientos, cualquier tema sobre el que te hable no adquiere seriedad.
1. Síndrome “Porque yo lo valgo”:
Se trata de responsables de departamentos que piensan y hacen ver de manera muy clara, que nadie puede hacer las cosas tan bien como ellos. Básicamente les es imposible, dado que el tamaño de su ego inunda todo e impide ver la realidad del potencial que pueden tener al lado, del talento a desarrollar y explorar en su equipo.
Infinitamente más sencillo dar ese golpe de melena tan característico del anuncio, que pensar que alguien, que además tienes a dos palmos, puede hacer sus tareas mejor que ellos, más rápido y de manera más efectiva.
2. Síndrome “Porque yo lo digo”:
Son personas al mando, que creen que el proyecto en el que se encuentran inmersos es su cortijo: ordenan, mandan, atan y desatan a su antojo. Y en ese antojo está el de no delegar, o el de hacerlo con criterios poco objetivos como el de “porque me da la gana”. Y ¿qué consiguen con esto?