Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

El problema de la Delegación


Home » El problema de la Delegación
El arte de la delegación
6 Ene
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El arte de la delegación »

Un buen líder ha de saber delegar. Delegar le ayuda a crecer y a la vez desarrolla al equipo, por eso se considera mucho más que una simple transferencia de trabajo.
Para delegar con éxito hay que involucrar a otros en la responsabilidad de los resultados, a la vez, hay que fomentar la autonomía para que sea cada individuo el que decida cómo alcanzar los resultados.
Muchos gerentes, CEOs y supervisores son incapaces de delegar y en estos casos, el problema puede provenir de:
• Dificultades para trabajar en equipo.
• Falta de transparencia en la gestión.
• Carencia de habilidad para escuchar.
• Ausencia de un sistema justo de valoración del desempeño individual.

¿Por qué el CEO no delega?
27 Sep
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

¿Por qué el CEO no delega? »

Por Daniela Arce – Desconfiar de las capacidades del equipo, escasa experiencia de delegación y miedo a perder el reconocimiento. Estas pueden ser algunas de las razones de por qué a algunos ejecutivos les complica delegar. Y si bien no hacerlo los perjudica a largo plazo, también daña a sus trabajadores y a la empresa.
“Delegar es como cuando un hijo aprende a andar en bicicleta. Si uno siempre lo lleva en el asiento trasero nunca aprenderá a andar. Pero para que ande, hay que mostrarle primero de qué se trata, luego darle una bicicleta con rueditas y al tiempo sacarle las rueditas y comenzar a acompañarlo desde otro lado. Hay que ir entonces sosteniéndolo con la mano y trotando a su lado, hasta que al fin aprenda”.
Así define Alan Gegenschatz, consultor y asesor de negocios en estrategia y sostenibilidad, además de profesor del Posgrado de la Universidad Católica Argentina UCA, lo que significa delegar. Un proceso que implica trabajo del ejecutivo y de su equipo. “Por lo tanto delegar no es no controlar, sino hacerlo desde otro lugar”, dice Gegenschatz.

Aprender a delegar en cinco preguntas.
21 Sep
2018
Escrito por juancarlos

Aprender a delegar en cinco preguntas. »

por muypymes.com – No es fácil aprender a delegar. De hecho, muchas personas son incapaces de hacerlo, por lo que asumen una enorme carga de trabajo que les conduce directamente a situaciones de estrés y a la incapacidad de cumplir con sus objetivos.
En el otro extremo, la delegación mal entendida supone un ejercicio de irresponsabilidad en el acaban asignándose tareas y proyectos a personas que son incapaces de llevarlas a cabo, bien por la falta de experiencia, bien por falta de tiempo. La clave, como siempre, se encuentra en un punto intermedio.

La Participación y Delegación
9 Sep
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

La Participación y Delegación »

Por Gregorio Billikopf Encina – La participación en la toma de decisiones puede mejorar la calidad y la aceptación de las decisiones, fomenta la motivación y la autoestima de los trabajadores y mejora las relaciones interpersonales con los empleados. Pero no es siempre fácil el delegar. Un hacendado se preguntaba por qué sus trabajadores venían directamente a él con sus problemas y preguntas sobrepasando al supervisor. Después de considerar el asunto, éste hacendado se dio cuenta que al contestar las preguntas y resolver los problemas de sus empleados estaba alentándolos a que continuaran con éste mal habito. En cambio, lo que necesitaba, era apoyar a su supervisor dejando que los empleados acudiesen a él para exponer sus problemas.
Sin embargo aquí existe una complicación. Los trabajadores debieran de sentir la necesidad de resolver los problemas diarios directamente con el supervisor, verdad. Pero los agricultores deben, al mismo tiempo, mostrarle a los empleados que están dispuesto a escucharles. En un predio agrícola, el agricultor dejó claro que los empleados tenían las puertas abiertas en caso que necesitaran hablar con él. Sin embargo, tan pronto como el agricultor se retiraba, el supervisor cerraba esa avenida diciéndole a los trabajadores que no deberían molestar al agricultor.

Jefes que no delegan y se meten en todo
1 Sep
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Jefes que no delegan y se meten en todo »

Por Ramón Oliver – “Rodéese de las mejores personas que encuentre, delegue autoridad y no interfiera”.
Esto lo dijo Ronald Reagan, y no en una de sus películas, sino durante sus años como protagonista en el ala oeste de la Casa Blanca.
Reagan, en su faceta presidencial, dio no pocos motivos a la historia para afearle su gestión. Pero si esta frase la dijo en serio y fue coherente en su aplicación, todo parece indicar que practicar la microgestión no fue uno de ellos.
El diccionario Merriam-Webster define microgestión como “dirigir controlando en exceso o poniendo demasiada atención en los detalles”.
Para Yolanda Díaz Villarrubia, especialista en recursos humanos y transformación digital de recursos humanos, es “centrarse en la ejecución de la tarea, pero sin tener una perspectiva ni una visión estratégica de la empresa”. Un mal extendido y propio de aquellas organizaciones en las que “se refuerza la cultura de la mediocridad”, prosigue.
Antonio Núñez, socio de Parangon Partners, cita como ejemplos de microgestión “preocuparse por la forma y no por el fondo o meterse en temas técnicos cuando lo que toca es ocuparse de la estrategia”.