Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Gestión del Conocimiento


Home » Gestión del Conocimiento
Para tomar decisiones inteligentes el cerebro borra recuerdos antiguos.
13 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Para tomar decisiones inteligentes el cerebro borra recuerdos antiguos. »

Por Jennifer Delgado – ¿Eres de esas personas que solo captan lo esencial y se olvidan de los detalles? La ciencia revela que lo que se ha considerado popularmente como una “mala memoria” en realidad podría ser un mecanismo muy útil para ayudarnos a tomar decisiones más inteligentes y adaptativas. 
“En el uso práctico de nuestro intelecto, olvidar es tan importante como recordar”, escribió el psicólogo William James hace siglos. Ahora investigadores de la Universidad de Toronto han retomado esa idea para elaborar una nueva teoría sobre la importancia del olvido.
Más no siempre es mejor
Las dificultades para recordar ciertas cosas siempre se han considerado como un fallo de la memoria, un error en el sistema de almacenamiento y recuperación de la información. Esto se debe a que pensamos en la memoria como en un almacén estático de información y recuerdos donde perder algo equivale a una deficiencia.
En las últimas décadas se ha descubierto que la memoria es una función cognitiva mucho más compleja, no es un simple reservorio de información.
En realidad, la principal función de la memoria es ayudarnos a optimizar la toma de decisiones. Nos permite recurrir a nuestras experiencias y la información que hemos almacenado para valorar las consecuencias de las diferentes alternativas y elegir la más conveniente.
Sin embargo, acumular demasiada información no nos garantiza tomar las mejores decisiones. De hecho, en algunos casos puede ser contraproducente.

La gestión del no-talento
4 May
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

La gestión del no-talento »

“Una empresa es la suma de sus proporciones de talento, de talento oscilante y de no-­talento; sociedades con flujo, con gente que entra y sale. Cuando hay una empresa de la que nadie se va hay que empezar a preocuparse. Pero la preocupación máxima viene cuando en una administración, un hospital, una universidad o una empresa los del no-­talento se hacen con el poder de la contratación de personas”.
(Xavier Marcet)
La gestión del talento no es lo más difícil en una organización. Acostumbra a ser mucho más difícil la gestión del no-talento y la gestión del talento oscilante. Es cierto que a veces hay gente de talento que propone unos egos tan desbordados que ahoga cualquier empatía.
Hay investigadores muy famosos no solamente por sus proposiciones, sino por las preocupaciones que cunden indefectiblemente a su alrededor. El talento no son solamente los outstanding tipo Messi, son aquella gente que da resultados por encima de la media de un modo sistemático. Esa gente tiene más oportunidades dentro y fuera de su empresa y tiene poco tiempo, están muy solicitados.
Normalmente el talento es una buena síntesis de aptitud y de actitud. Gente que complementa bien conocimiento, habilidades profesionales y compromiso. La gente de talento es respetada. Acostumbramos a respetar profesionalmente a aquellos de los que aprendemos. Las organizaciones atractivas son aquellas que se vertebran a partir de cadenas de inspiración. Sin talento no hay inspiración. Finalmente señalar que el talento no es un estado permanente. Hay mucho directivo que es como un cantante de una solo éxito. El talento se juega reto a reto, día a día.

El valor de los intangibles
8 Abr
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El valor de los intangibles »

Por Javier Martínez Aldanondo – “Lo esencial es invisible a los ojos” El Principito (Antoine de Saint-Exupéry)
Apple es oficialmente la empresa más próspera del planeta con un valor de mercado de 750.609 millones de dólares. ¿Cómo se explica que su valor de libro (activos tangibles reflejados en su balance) sea “solo” de 132.401 millones? El mundo unánimemente acepta que ese 82,4% de diferencia corresponde a intangibles. En el caso de Google, el valor de sus intangibles es el 76% de su valor total y en el de Microsoft, el 85,3%. Si tomamos las principales empresas industriales, los intangibles de la petrolera Exxon Mobil representan un 49,5% de su valoración, en el caso de Johnson suponen un 80% y para General Electric llegan al 71%. ¿Pero qué son los intangibles? ¿Cómo es posible que representen la mayor parte del valor de las organizaciones y sin embargo sepamos tan poco acerca de ellos?
Según el diccionario de la Real Academia, intangible es aquello “que no debe o no puede tocarse”. Podemos, entonces, dividir la vida entre lo tangible y lo intangible. Ocurre que estamos acostumbrados a guiarnos únicamente por lo que nuestros sentidos perciben, sobre todo por aquello que se puede ver y tocar, empezando por nuestro cuerpo, el suelo que pisamos, la ropa que nos ponemos, los alimentos que ingerimos, etc. Actuamos como si solo existiese lo material, lo evidente. Pero la realidad es otra, lo que de verdad gobierna nuestra existencia es invisible:

Si olvidaste lo que aprendiste (en el colegio y la universidad) entonces no lo aprendiste
3 Abr
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Si olvidaste lo que aprendiste (en el colegio y la universidad) entonces no lo aprendiste »

Por Javier Martínez Aldanondo – “La educación es lo que queda cuando todo lo aprendido en el colegio se ha olvidado” (Albert Einstein)
Si tienes más de 18 años, significa que terminaste la educación obligatoria y, por tanto, no te debiese suponer ningún problema resolver esta ecuación:
¿No es así? ¿cómo es posible? tuviste que aprobar matemáticas para graduarte del colegio… ¿y has podido desempeñarte en tu profesión sin saber cómo resolverla? Qué curioso… A lo largo de los años, he preguntado a cientos de personas cuánto de lo que estudiaron eran capaces de recordar y la respuesta es invariablemente la misma: muy poco. La joven, que sacó en 2017 una de las mejores notas de Chile en matemáticas con 850 puntos, reconoce que si hiciera de nuevo el examen, su nota apenas llegaría a 300. En 2015 El País formulaba la misma pregunta en España respecto del examen de acceso a la universidad con idéntico resultado. Un estudio demuestra que el 97,2% de los conductores suspendería la prueba teórica del examen de conducir si volviera a hacerla. Por fortuna, cada día aprendemos miles de cosas que nos permiten sobrevivir, pero por fuera de los cauces tradicionales. Según Edward Gibbon ”Todo hombre recibe dos educaciones: la que le dan y la que él se da; esta última es la más importante”

Transformación: Datos y gestión del talento
29 Mar
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Transformación: Datos y gestión del talento »

El gran reto de la inteligencia artificial no es el desarrollo tecnológico, sino gestionar el cambio de las personas para aprovechar el enorme potencial de la suma de inteligencias”. En otras palabras la gestión del talento.
Así finaliza Xavier Marcet un artículo titulado “La suma de inteligencias” publicado el pasado mes de Mayo en la Vanguardia al que podéis acceder en el link siguiente: http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180512/443533263017/la-suma-de-inteligencias.html. Un artículo en el que formula predicciones sobre el futuro que algunos podemos incluso considerar como extremadamente optimistas pero que, en todo caso, sitúan el problema y sus consecuencias. Nadie puede dudar, ya, de que nos estamos enfrentando como personas y como organizaciones ante una revolución que cambiará sustancialmente la vida humana.
Mientras este futuro llega las organizaciones se enfrentan a la necesidad de atraer, gestionar y retener el talento en entornos de cambio totalmente disruptivos sobre los que Marc Vidal propone las reflexiones siguientes: “La idea es que tengamos claro que no hay territorio intocable, empleo que se libre ni escenario previsible. Cuando hablamos de cómo va a ser el futuro debemos ir con cuidado. ¿Recuerdas que país mostró en la Expo de Sevilla’92 su plan de desarrollo de algo llamado Internet? Ninguno, nadie hablaba de Internet en la feria de la Innovación por excelencia en aquellas fechas. Nadie. Un lustro después la red era parte de nuestras vidas. Dos décadas más tarde era toda la vida. Por lo tanto, cuidado con anunciar cómo será el mundo en 2100, 2074 o 2030. Con hablar de los próximos cuatro o cinco años vamos listos”. Unas reflexiones que podéis encontrar en el post https://www.marcvidal.net/blog/2017/4/18/empleos-de-alto-valor-que-se-van-a-ventilar-los-robots-ya-mismo y que nos sitúan ante un futuro probablemente imprevisible pero sobre el nada impide que tengamos la obligación de imaginarlo.