Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Gestión del Conocimiento


Home » Gestión del Conocimiento (Page 2)
La transferencia de conocimiento
23 Ago
2020
Escrito por juancarlos

La transferencia de conocimiento »

Por Alberto Lindner – Para los que creímos en que la gerencia del conocimiento fue mas que una moda, un aprendizaje organizacional, vemos con mucho interés cuando a un representante de la “golden age” o Boomer, se le solicita que acompañe a un gerente joven en la adquisición de habilidades, destrezas, y valores, es decir, las competencias que el trabajo que va a realizar, requiere.
Y en la situación actual, donde los jóvenes gerentes son emprendedores y auto suficientes, no es común que a uno lo llamen para realizar este trabajo de acompañamiento, en el entendido que ese acompañamiento se trate de una transferencia directa de lo que se sabe, a otro que tiene la necesidad de saber y hacer.
No es solo conocimiento, por eso lo hemos llamado “competencias” que en el mas puro significado de Jackes Delors a finales del siglo pasado, las haya llamado los “saberes”: saber ser, saber hacer, saber conocer y saber convivir. (o aprenderes; aprender a ser a conocer, a hacer y a convivir)

Lo que nos ha traído hasta aquí ya no es suficiente…
17 Ago
2020
Escrito por juancarlos

Lo que nos ha traído hasta aquí ya no es suficiente… »

por Javier Martínez Aldanondo
“La verdadera generosidad hacia el futuro radica en dárselo todo al presente” (Albert Camus).
Euskadi tiene un PIB per cápita por encima de Gran Bretaña o Francia y muy similar a Alemania. ¿Son los vascos más listos que el resto de los españoles?
La vida de una persona, empresa o país depende de 2 cosas: de lo que sabe hoy y de lo que aprenda mañana. El binomio conocimiento-aprendizaje es inseparable. El presente es el reino del conocimiento, de lo que eres capaz de hacer ahora y eso es un acto inmediato: o lo tienes o no lo tienes, o sabes andar en bici o no sabes. Una empresa solo sobrevive si tiene conocimiento, no le basta con las personas (todas las empresas que han desaparecido tenían personas). Y una empresa muere cuando su conocimiento queda desactualizado: lo que hace y cómo lo hace ya no sirve por muy puntero que fuese en su momento. En el futuro, sin embargo, domina el aprendizaje, lo que todavía no sabes hacer. Es el mundo de la curiosidad. Aprender es un proceso que requiere tiempo, energía y recursos. El presente muere y se renueva continuamente. Lo que sucedió hace 1 minuto ya es pasado y no lo puedes cambiar, solo puedes aprender de ello para el futuro. Eso sí, el presente existe gracias al pasado: lo que puedes hacer ahora es porque lo aprendiste anteriormente.

Las distorsiones cognitivas de la empresa
3 Ago
2020
Escrito por juancarlos

Las distorsiones cognitivas de la empresa »

Por Carmen Mora Lorenzo – Hace poco cayó un magnífico libro en mis manos que habla sobre culturas innovadoras en la empresa. Al adentrarme en él, descubrí cómo se me encendía una bombilla en mi interior. Siempre he considerado a la empresa como una persona, y su comportamiento, casi siempre, encuentra un símil con lo humano… y es que no hay que olvidar que la empresa está compuesta por personas, y sin ellas, no sería nada, sencillamente no existiría.
Se podría decir, y cito a Carrión, J. (2009) que “la cultura de la empresa es algo parecido a la personalidad del individuo, que se manifiesta en los valores, las normas, las CREENCIAS, las FORMAS DE PENSAR, y, evidentemente, en los COMPORTAMIENTOS compartidos por el grupo…”.
Sin lugar a dudas, he querido resaltar en mayúsculas aquellas palabras clave que quisiera resaltar en este post. Y es que incluso aquí se encuentran verdaderas similitudes con aspectos psicológicos humanos, que si bien, en el campo de la psicología cognitiva parecen bien trabajados y estudiados, ¿por qué no son extrapolados y aplicados al campo de la empresa?… no lo entiendo.
Fijaros, si en los momentos en los que nos encontramos podemos decir que vivimos una situación de crisis, a veces llamada depresión económica, porqué no podemos decir que nuestras empresas tienen depresión? Y por qué no las tratamos como personas depresivas que quieren salir de ese agujero?… supongo que habrá que plantearse llevar a cabo terapias en ese camino, no? Porque si algo está fallando, es el modelo de empresa actual, que debe cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos, al nuevo entorno, más dinámico.

Pensamiento sistémico
29 Jul
2020
Escrito por Juan Carlos Valda

Pensamiento sistémico »

INTRODUCCIÓN AL PENSAMIENTO SISTÉMICO
Una forma de introducir el pensamiento sistémico, es pensar lo siguiente: ¿Cómo puede ser que la tensión en Oriente Medio afecta el estacionamiento o parking de tu barrio? – La respuesta es sencilla: Debido al aumento del barril de petróleo, y por ende del combustible, por ende, menos automóviles transitando.
PENSAMIENTO CAUSA – EFECTO VS PENSAMIENTO SISTÉMICO
Causa y efecto pueden parecer algo directamente relacionado. Cuando se da la causa A, le sigue el efecto B; y si se da B, significa que se ha dado A. ¿No es así?
Sin embargo, esto no es tan simple. Tomemos un ejemplo obvio de causa y efecto: No cabe duda de que la fuerza de la gravedad hace que los objetos caigan. Pero todas las leyes físicas tienen la condición de que “no se produzca ningún otro cambio”. O “en condiciones normales de presión y temperatura”. Así, una pluma no llegará a caer si hay un fuerte viento ni una barra de hierro, si existe un fuerte campo magnético.

Sesgo confirmatorio: ¿cómo hacer que la gente vea la evidencia y no lo que confirma sus creencias y prejuicios?
15 Jul
2020
Escrito por juancarlos

Sesgo confirmatorio: ¿cómo hacer que la gente vea la evidencia y no lo que confirma sus creencias y prejuicios? »

por Tom Stafford – El sesgo confirmatorio explica porque muchas discusiones son callejones sin salida: la evidencia no hará cambiar de opinión a ninguna de las partes, que se aferrarán a sus creencias.
Uno de los trucos que suele jugarnos nuestra mente, es resaltar evidencia que confirme las creencias que ya tenemos.
Si escuchamos algún chisme sobre un rival, inmediatamente decimos “yo sabía que era un miserable“.
No obstante, cuando nos cuentan lo mismo sobre nuestro mejor amigo, lo más probable es que digamos que “solo se trata de un rumor“.
La reacción es similar si hablamos de un gobierno en el cual no confías. Cuando dicha autoridad cambia de política, lo interpretamos como una señal de debilidad.
En caso contrario, cuando la autoridad cuenta con nuestro respaldo, el cambio de política es asumido como una muestra de sensatez.
¿Cómo explicar este comportamiento tan peligrosamente parcializado?