Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Inteligencia Emocional


Home » Inteligencia Emocional (Page 2)
No puede ser malo algo bueno – Optimismo e Inteligencia Emocional
31 May
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

No puede ser malo algo bueno – Optimismo e Inteligencia Emocional »

Por Miguel Ángel Díaz Escoto – Realizando balance de lo vivido y aprendido durante 2015, me acordé de algo que ocurrió hace unos meses. Escuchando a uno de los magníficos ponentes que habitualmente nos visitan en ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional), esté lanzó una frase que pasó casi inadvertida entre el público pero que en una conversación posterior con mi amigo y vicepresidente de la asociación Fernando Gastaldo, ha hecho que la tenga muy presente en los últimos días y que haya reflexionado en varias ocasiones sobre este hecho: “No puede ser malo algo bueno”.
¿Cuántas veces nos encontramos realizando alguna tarea que tiene un marcado trasfondo positivo y nuestra mente identifica uno o varios problemas con dicha acción? En ese mismo momento, corremos el riesgo de que las dudas nos bloqueen y nos paralicen a la hora de realizar aquello que pretendíamos realizar y que seguro iba a beneficiar a una o varias personas.
Por ejemplo, imagínate que quieres ayudar a un amigo a realizar una mudanza, por cuestiones ajenas a ti tienes que marcharte cuando solo has podido ayudarle en la mitad de las tareas y sin embargo, tu mente se queda anclada en el hecho de que te hubiera gustado ayudarle a realizar la mudanza completa y no solo una parte. ¿Cuál es la razón por la que nos cuesta ver el valor de aquello que hemos realizado positivamente y sin embargo percibimos claramente aquello que nos decepcionó?
Este tema también tiene su hueco en mi última publicación “15 cosas que aprendí en el MIT”, en la misma desgrano la manera que tiene de percibir y de procesar la realidad nuestro cerebro.

Las cuatro señales de que tienes una alta inteligencia emocional
11 May
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Las cuatro señales de que tienes una alta inteligencia emocional »

Mucho se ha hablado sobre la inteligencia emocional pero pocos saben detectarla en sí mismos. No es fácil definir en qué consiste, y más complicado aún resulta transmitir conocimientos sobre ella, ya que estos se suelen basar en la experiencia. Siempre hay trucos, sin embargo, que nos permiten acercarnos a estos aspectos intangibles y complicados. Es un atajo que los investigadores psicológicos utilizan para describir lo bien que los individuos pueden gestionar sus propias emociones y reaccionar a las de los demás.
Las personas que la presentan tienen las habilidades necesarias menos obvias para salir adelante en la vida, tales como la gestión de la resolución de conflictos, leer y responder a las necesidades de los demás, empatía y evitar que sus propias emociones se desborden e interrumpan su vida. Es muy importante porque cuanto más se entiendan estos aspectos, se tendrá mejor salud mental y comportamiento social.
Cuando la inteligencia emocional fue estudiada por primera vez, sirvió como el eslabón perdido en lo que al éxito se refiere. Hasta entonces se pensaba que el coeficiente intelectual era la única forma de triunfo. Pero un hallazgo bastante peculiar lo cambió todo: el 70% de las veces, las personas con un coeficiente intelectual medio superan a los que tienen coeficientes más altos.
Si no reconoces ninguna señal, no te preocupes. Este tipo de inteligencia es una habiliad cognitiva que puedes mejorar a través de tu vida diaria
Décadas de investigación apuntan ahora que la IE es un factor crítico para que alguien sobresalga del resto. La conexión es tan fuerte que el 90% de los artistas tienen una gran inteligenia emocional.

Introducción a la Inteligencia Emocional para el trabajo directivo
29 Abr
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Introducción a la Inteligencia Emocional para el trabajo directivo »

Por Alexis Codina – Desde la aparición en 1995 de “La Inteligencia Emocional. Por qué es mas importante que el cociente intelectual”, el primer bestseller de D. Goleman, al tema se le han dedicado numerosos libros, artículos, investigaciones y amplia atención por especialistas del “management contemporáneo”. Una búsqueda en internet, sólo de materiales en español, ofrece más de 20 mil referencias; en inglés, pasan de ochenta mil. Muchas de las referencias en internet incluyen ofertas de cursos, programas de entrenamientos, además de artículos, informaciones de eventos, entre otras actividades, lo cual demuestra el interés y el “mercado” que ha generado el tema, en muchos círculos profesionales. También hay portales especializados que contienen materiales interesantes. 
Como sucede con muchos de los nuevos enfoques gerenciales, los componentes de la inteligencia emocional, separadamente, no son nada nuevos. Se trata de temas que desde hace años son objeto de estudio e inclusive de programas de capacitación, tanto de directivos como de profesionales. Lo novedoso es su integración en un sistema coherente de actitudes y comportamientos que numerosas investigaciones evidencian que pueden proporcionar resultados exitosos en el desempeño individual, en las relaciones interpersonales, en el trabajo de dirección y en diferentes esferas de la vida.
En este material se presenta un resumen de los aspectos que el autor ha considerado de mayor interés,  para el tratamiento del tema con un enfoque gerencial. No pretende realizar aporte alguno a la profusa bibliografía existente sobre el tema. Su objetivo es eminentemente didáctico, poder contar con un material resumido que pueda ser utilizado en programas de capacitación de directivos.  

El maravilloso cerebro emocional de las personas resilientes
20 Feb
2019
Escrito por juancarlos

El maravilloso cerebro emocional de las personas resilientes »

por Valeria Sabater – Las personas resilientes saben que nadie es inmune al sufrimiento, a la adversidad. Comprenden que cuando aparecen esos instantes de oscuridad y desesperanza, tenemos dos opciones: dejarse vencer o sobreponernos, luchar con todas las estrategias que nos sea posible, porque la vida es maravillosa si no se le tiene miedo.
Te gustará saber que el término “resiliencia” proviene en realidad del campo de la física. Hace referencia a la cualidad de algunos materiales para resistir la presión y doblarse con flexibilidad para volver a forma original. Ahora bien, la resiliencia, aplicada a la psicología presenta otra dinámica existencial más interesante: la de hacernos crecer.
Cuando te enfrentes al dolor entiende que el protegerte bajo una armadura no siempre va a funcionarte: puede ser tu propia jaula

Las 12 claves de la inteligencia emocional en los 6 estilos de liderazgo.
10 Feb
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Las 12 claves de la inteligencia emocional en los 6 estilos de liderazgo. »

Por Héctor Gerardo Toledo Rosillo y Verónica Fonseca Hernández. – El autor Goleman (quien se está tomando como referencia) menciona las investigaciones realizadas por su difunto amigo y profesor de la Universidad de Harvard, David McClelland cuyas investigaciones en los años 50-60 condujeron a la formulación de su teoría de la motivación sobre “las tres necesidades: poder, logro y filiación”.
Según Goleman, McClelland realizo hallazgos importantes en sus investigaciones, que publico a inicios de los años setenta, que cambiaron radicalmente los enfoques que existían sobre los tests de inteligencia como predictores del éxito laboral, profesional o en una carrera directiva y cuestionó fuertemente la “…. falsa pero extendida creencia de que el éxito depende exclusivamente de la capacidad intelectual…”.
Entre los criterios que planteo McClelland en aquellos estaba que “…las aptitudes académicas tradicionales –como las calificaciones y los títulos- no nos permiten predecir adecuadamente el grado de desempeño laboral o el éxito en la vida…”. Planteaba que los rangos que diferencian a los trabajadores más sobresalientes de aquellos otros que simplemente hacen bien las cosas había que buscarlos en competencias tales, como la empatía, la autodisciplina y la auto motivación, entre otras.