Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Management


Home » Management (Page 2)
¿Cómo combatir la mediocridad en nuestra empresa?
7 Nov
2019
Escrito por juancarlos

¿Cómo combatir la mediocridad en nuestra empresa? »

por José Carrasco
Todos sufrimos como clientes y consumidores que somos la sensación de mediocridad o falta de calidad en todo tipo de empresas desde las muy pequeñas hasta las grandes corporaciones. El que no nos ocurra a nosotros en nuestra empresa depende de las personas y como somos humanos y tenemos cambios de todo tipo nos podemos distraer de lo esencial o perder la concentración con cierta facilidad así que no existe la posibilidad de eliminar la mediocridad al 100% pero sí podemos dejarla muy reducida de forma que no nos perjudique a la imagen que tengamos en el mercado.
No nos queda otra que trabajar duro para conseguir que la gente voluntariamente (porque depende de su voluntad) quiera practicar en el día a día la excelencia poniendo el máximo cuidado a todo lo que reciba o perciba el cliente.
La mayoría de las veces los fallos o tareas mediocres que hacemos es por fiarnos demasiado de nosotros mismos y nuestras capacidades y es muy dañino por lo tanto creer que dominamos algo al 100% siempre, hay muchos detalles que controlar.
Todos debemos luchar contra los detalles (el diablo está en los detalles cuando hablamos de gestión de empresas decía un famoso experto).
Por otra parte hay que empezar por eliminar la mediocridad desde el mismísimo sistema educativo o luego será muy difícil erradicarlo en el mundo laboral y parece que vamos en dirección contraria en este sentido al exigir cada vez menos.
Una empresa tiene tendencia a la mediocridad cuando se aísla de la sociedad, cuando no es capaz de entender que debe estar incrustada en cómo piensan los consumidores.
Hay que dedicarse a explorar también el mercado ya que si solo nos dedicamos a explotar lo de siempre tendremos fecha de caducidad.

8 Problemas De La Falta De Planificación
5 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

8 Problemas De La Falta De Planificación »

Tienes dificultades para planificarte y esto te causa problemas en tu negocio y en tu vida?
La falta de planificación es la principal causa del fracaso en los negocios, y en cualquier área de la vida. ¿Te imaginas poder casarte sin dedicar tiempo y energía a planificar la boda? Obviamente todo el mundo planificaría el día de su boda con todo lujo de detalles, o lo encargaría a un experto para evitarse problemas. Sin embargo, muy poca gente planifica su vida conyugal. Lo que en muchas ocasiones desemboca en la rutina y el aburrimiento, y esto desencadena la ruptura.
Si bien es cierto que muchos emprendedores planifican con mucho mimo la apertura de su negocio, también lo es que luego le dedican muy poco tiempo o nada a planificar el buen funcionamiento del negocio. Y ello origina problemas de organización y gestión que pueden llevar al traste con cualquier empresa.
“Nadie planea fracasar, pero la mayoría de los que fracasan no tenían un plan.”
Planificar con antelación los objetivos y detallar en un plan de acción las tareas necesarias para lograrlos, no garantiza el éxito empresarial, pero reduce en gran medida las posibilidades de error y fracaso. Ahora bien, no planificar sin lugar a dudas conlleva una serie de problemas graves. Es posible que en el corto plazo no se note el efecto de estos problemas originados por la falta de planificación. Quizás al principio se trate de pequeños inconvenientes sin importancia que se van sorteando, pero a la larga la suma de muchos pequeños problemas originan un grave problema de difícil solución.
“Si no planificas el éxito, planificas el fracaso.”

Una historia que deberías conocer…
3 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Una historia que deberías conocer… »

A principios de 1984 trata de reservar por teléfono un boleto de avión para New York  en la aerolínea People Express Airlines, le toma todo un día y no lo atienden, nunca logro comunicarse con ellos.
Siente que como cliente no está recibiendo el trato que se merece. Se percata de la ineficiencia  de esa aerolínea y se le ocurre una idea de negocio: Crear una aerolínea transatlántica.
Tendría que enfrentarse con un gigante de la industria de las aerolíneas: British Airways.  “Acaso has perdido la cordura ”, “No tienes ningún conocimiento sobre aerolíneas ” fue lo que le dijeron todos sus consejeros; pero Richard Branson estaba entusiasmado y emprendió su idea.
Compró un avión Boeing 747 de segunda mano, tan sólo tres meses después un avión se desplazaba por los cielos llevando consigo el nombre de Virgin Atlantic.
Nuestro amigo Branson implementó la estrategia de superar a la competencia con un mejor servicio al cliente, es así como la aerolínea Virgin Atlantic se caracteriza por su buena comida, servicio de champaña, masajes, y aumentó el número de azafatas para conseguir que el cliente tuviera una experiencia de vuelo única.
SIN DINERO PARA LA PUBLICIDAD DE LA AEROLÍNEA ¿QUÉ HACER?

5 razones por las que no alcanzas tus objetivos empresariales (y qué hacer al respecto)
2 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

5 razones por las que no alcanzas tus objetivos empresariales (y qué hacer al respecto) »

Muchos comenzamos el año con multitud de objetivos empresariales por delante. Sin embargo, los meses avanzan y la realidad puede ser un poco distinta. Retomamos nuestros viejos hábitos y dejamos aparcados nuestros grandes planes, mientras nos aferramos con fuerza a las excusas que nos damos a nosotros mismos para no sentirnos culpables. Definir objetivos empresariales no es nada fácil. Te contamos a continuación las razones por las que sucede esto, y cómo puedes ponerle remedio. 
No sabemos lo que queremos
Durante años, nos ponemos metas y no las logramos. Las ponemos sobre el papel, pero no las alcanzamos. La realidad con las encontramos muchas veces es que, en el fondo, no estamos realmente seguros de por qué queremos alcanzar estar metas o qué significarían realmente para nosotros y nuestra vida si los logramos.
Por ello, es importante hacerse las siguientes preguntas cuando pensamos en establecer objetivos ¿Qué añadiría esta meta a mi vida? ¿Cómo sería mejor mi vida o la vida de quienes me rodean? Verifica si estos objetivos están alineados con tus valores y con tus propósitos. Así podrás escoger con más claridad.
Acción: Deja claro lo que realmente quieres. No te limites. Pregúntate a ti mismo ¿por qué? ¿Qué quieres experimentar en la vida?
No somos lo suficientemente específicos

Transformación: Digital o Radical
1 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Transformación: Digital o Radical »

Por Pau Hortal
Lo que distingue a los procesos de digitalización de los de transformación es el componente social. Sin éste factor están abocados al fracaso.   
Empezaba el primero de los post de esta serie accesible en http://pauhortal.net/blog/transformacion-digital-o-radical/ afirmando que la forma en cómo se gestionen los procesos de Transformación Radical con los que nos enfrentamos serán claves para diferenciar a los países y a las organizaciones entre sí.
Hace algún tiempo leí en la web/blog de la consultora Sintetia accesible en el link  https://www.sintetia.com/innovacion-exito-mercado/  la frase siguiente: “La tecnología no es innovación hasta que el mercado está preparado para aceptarla.” Este concepto de preparación nos afecta a todos, aunque a menudo pueda estar condicionado por la actitud de determinados sectores o colectivos que pueden actuar de freno a esta innovación como podemos constatar diariamente en muchos ámbitos. A modo de ejemplo podemos escoger el ámbito de la movilidad y el transporte. Desde los coches eléctricos, (un invento de inicios del siglo XX que ha sido frenado durante decenios por la industria petrolífera fundamentalmente), hasta los problemas y reticencias mentales (en este caso de los ciudadanos) con los que se enfrenta la conducción autónoma. Sin embargo, y aunque a corto plazo, estos frenos pueden resultar exitosos a corto plazo, por unas u otras razones son siempre superables a medio o largo plazo.
El cambio se produce como consecuencia de multitud de factores que se retroalimentan a sí mismos, aunque el más común sea el resultado de una pequeña innovación aplicada a un bien o servicio presente en el mercado generando una nueva necesidad que es atendida y que a si mismo crea una nueva innovación… y así hasta el infinito.