Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » ¿Qué ocurre cuando conectas con tu Esencia?

¿Qué ocurre cuando conectas con tu Esencia?

Por

En otros artículos he hablado sobre qué es tu Esencia e incluso sobre cómo hablar con ella para convertirla en la brújula que guíe tus pasos.

Tras la lectura de dichos artículos algunos lectores me habéis escrito haciéndome la misma pregunta: “Sí, muy bien, queda claro qué es la Esencia y cómo comunicarse con ella, pero ¿cómo sé si estoy conectado con mi Esencia? ¿Cómo puedo saber si estoy viviendo según sus dictados?»

Con este post me gustaría contestar a esas preguntas y, para hacerlo, querría compartir una reflexión que realicé durante un mañana cualquiera antes de ir a trabajar y que describe de forma amena y personal los efectos que tiene el hecho de estar o no conectado con tu Esencia:

“Esta mañana he empezado el día con ansiedad, miedos y pensamientos negativos. No me apetece empezar el día, mi energía está bajo mínimos y me va a costar enfrentarme a mis primeros pacientes, pues para ayudar a otra persona es imprescindible que estés en plenitud y armonía contigo mismo. Me siento temeroso e inseguro de mis capacidades. Mi autoestima está bajo mínimos. Y no me apetece tener contacto con nadie, pues siento que cualquier cosa que me altere puede hacerme saltar por los aires.

En esos instantes, respiro profundamente e intento ver las cosas desde la distancia…Y entonces me doy cuenta de que este estado de ánimo, negativo y destructivo, responde a un claro hecho: al hecho de estar desconectado de mi Esencia.

Nuestra Esencia es nuestro fulcro personal, una la fuerza interna que, por sí sola y en cualquier momento, puede hacernos recuperar el equilibrio si así se lo permitimos. Tu Esencia es la versión más grande de ti mismo y la parte más avanzada de tu ser, esa que siempre está en comunión con el universo.

Hoy día las personas hemos cortado con nuestra Esencia y hemos perdido la conexión íntima que debemos establecer con ella en todo momento. De esta forma hemos dado un paso atrás en nuestra evolución personal y, además, hemos creado lazos de dependencia con otras entidades. Entidades que son ajenas a esa versión iluminada de nosotros mismos. Hablo, por ejemplo, de ese trabajo que no nos gusta, de los vicios que destruyen nuestra salud, de los puntos débiles de nuestro carácter o incluso de las redes sociales, que absorben nuestro tiempo para compensar nuestros vacíos personales. Con este cambio, nuestros pensamientos, actitudes y acciones dejan de estar en consonancia con nosotros mismos y pasan a estar alineados con esas entidades tóxicas. Esto nos lleva a experimentar frecuentes estados de ánimo negativos, tomar decisiones erróneas y realizar acciones desafortunadas.

La única forma para sostenernos en un plano de conciencia elevado es conectando con nuestra Esencia. Tu Esencia es amor universal, compresión, empatía, bondad, amabilidad, calma, serenidad, perdón, humildad…y, por tanto, estar en armonía y en conexión con ella supone manifestar externamente todas estas cualidades.

Así pues, si tus pensamientos albergan dolor, ira o resentimiento; si tus actitudes manifiestan odio, impaciencia o miedo y si tus actos están contaminados por todo ello, es porque has desconectado de tu Esencia. Entonces empiezas a crear tu vida a partir del ego, de las opiniones ajenas a ti mismo y de las circunstancias negativas de la vida. En ese momento, te conviertes en mensajero del miedo, del dolor y del pesimismo. Y todos sabemos, de un modo u otro, que ese no es el camino que nos conviene. Por tanto, cuando percibas que algo no está bien en ti, cuando te sientas mal por algún motivo o cuando albergues demasiados sentimientos de tristeza, ansiedad o miedo sólo necesitas una cosa: reconectar con la parte más profunda de ti mismo”.

Llegados a este punto es cuando debería dar la clave o la fórmula mágica que permite reestablecer la conexión con tu Esencia y poder mantenerla durante el mayor tiempo posible. Sin embargo, lo importante ahora es saber qué sensaciones experimentas al conectar con tu Esencia para que seas consciente de esos momentos de conexión o desconexión, lo cual te permitirá tomar medidas en función de ello.

Y lo que ocurre cuando estás conectado es que, de forma automática, experimentas un cambio de polaridad en todos los planos de tu ser, desde tus pensamientos hasta tus actos, pasando por tus actitudes y creencias. Recuperas el optimismo, renace la seguridad en ti mismo y la calma vuelve a instalarse en tu vida. Te apetece estar con los demás para darles lo mejor de ti y tiendes a ser más amable, servicial y cariñoso. Y pasas de la oscuridad y la confusión a ver la luz desde un estado de mayor claridad mental.

Cuando conectas con tu Esencia conectas con el propio universo alineándote con él como si fuerais uno solo. En ese momento la vida se convierte en algo mágico donde aparecen personas clave en los momentos adecuados, surgen oportunidades insólitas cuando menos lo esperas y tienes golpes de suerte providenciales en los momentos más complicados. Desde este estado de conexión, la vida pasa de ser un drama a ser un juego. Y la realidad deja de ser un suplicio para convertirse en una sucesión de oportunidades que nos permiten mejorar. Cuando estás conectado con tu Esencia ya no te sientes solo, débil o desamparado sino que te sientes con suficiente fuerza y energía para realizar con éxito cualquier proyecto o empresa que quieras llevar a cabo.

Por supuesto, también puede sucederte lo contrario; especialmente cuando sientes que algo no es conveniente, que una decisión no es la correcta o que cierta forma de actuar no es la adecuada pero, a pesar de todo, acabas llevándola a cabo en tus acciones y decisiones. Es entonces cuando la vida tiende a convertirse en una lucha constante en la que nada fluye y en la que tienes la sensación de estar nadando contracorriente. Todo se convierte en algo extremadamente costoso. Te desgastas, te sientes perdido y, finalmente, acabas sintiéndote desdichado, frustrado y desequilibrado. Este el gran sentimiento social generalizado de nuestros tiempos y uno de los orígenes de las grandes crisis existenciales de nuestra sociedad. La causa es la desconexión con nuestra Esencia, y es que hoy en día hemos aprendido a focalizar nuestra atención y energía en lo externo en lugar de centrarnos a lo interno, donde reside la verdadera sabiduría.

En todo caso, hay una cosa que tengo clara: cuando estoy conectado con mi Esencia empiezo el día con buen pie, hago mi trabajo con gusto y la vida me parece un juego apasionante que merece la pena ser vivido. Así que, cuando te despiertes por las mañanas o tengas un mal día, no olvides conectarte.

Y tú ¿Logras vivir conectado con tu Esencia?

Fuente: https://viajealaesencia.com/conectas-con-tu-esencia/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.