Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Calidad de Vida


Home » Calidad de Vida
Construye una vida que te haga sentir bien por dentro, no una que se vea bien desde fuera
12 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Construye una vida que te haga sentir bien por dentro, no una que se vea bien desde fuera »

Por Jennifer Delgado Suárez
En el mundo de las apariencias se pierde la esencia. Cuanto más nos preocupemos por aparentar, más nos alejamos de nuestro verdadero “yo”. Cuanto más construimos fuera, más se desmorona el interior, hasta tal punto que esa imagen aparentemente ideal puede terminar engullendo nuestra identidad, convirtiéndonos en carceleros de nosotros mismos.
Las redes sociales son el mejor ejemplo de ello ya que se han convertido en el escaparate donde proyectamos una vida aparentemente perfecta. Aunque pocas, ya hay voces que disidentes, como la de la influencer australiana Essena O’Neill que, con más de medio millón de seguidores, cientos de fotos perfectas y miles de euros en ganancias, dejó Instagram diciendo: “Esta no es una vida sincera, ni genial ni inspiradora. Es la perfección artificial hecha para llamar la atención”.
Sin embargo, muchos no se dan cuenta de que la validación que reciben de las redes sociales se basa únicamente en métricas fabricadas para que confundan la atención con el afecto y la vanidad inflada con el auténtico valor.
Aunque lo cierto es que la tendencia a vivir para aparentar no ha surgido con las redes sociales – estas han sido tan solo un altavoz – sino que tiene raíces mucho más profundas, asentadas en la necesidad de aprobación social para reafirmar un estatus, aunque sea ilusorio y esté construido sobre un castillo de naipes. Las personas con complejo de Eróstrato – aquellas que buscan la fama o la notoriedad sin importar los medios – siempre han existido y seguirán existiendo. Pero si queremos emularlas nos condenaremos a vivir una vida vacía y carente de sentido.
Dime de qué presumes y te diré de qué careces

El secreto sobre cómo realizar tus sueños y evitar una vida insatisfactoria
11 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El secreto sobre cómo realizar tus sueños y evitar una vida insatisfactoria »

Fue después de la medianoche. Caminaba sola por una tranquila calle suburbana cuando, de la nada, dos tipos con nudillos de bronce la atacaron sin ninguna razón. 
Desde el primer golpe, realmente pudo sentir que toda su cara y nariz habían cambiado y, horas más tarde, los rayos X confirmaron que todo el lado derecho de su cara había sido destrozado en el ataque.
Pero, créanlo o no, esto aún no era lo primero en la mente de Rhonda Rajsich esa noche.
Mira, Rhonda Rajsich tuvo un sueño. Desde que era una niña, Rhonda tenía absolutamente claro que se convertiría en la campeona mundial de racquetball número uno y que nada se interpondría en su camino. Vivir ese sueño la ha guiado en cada movimiento y ha influido en cada decisión que ha tomado.
Pero tener un sueño no es lo que hace especial a Rhonda. Quiero decir, todos tenemos sueños, ¿verdad?
Y lo especial de Rhonda no era que superara el tremendo dolor físico y emocional de sus lesiones y volviera a jugar su querido deporte de racquetball. Es una buena historia, pero no es sorprendente.
Lo sorprendente de la historia de Rhonda es cómo usó una técnica antigua para recuperarse de sus heridas más rápido de lo que se creía humanamente posible, contra todo pronóstico y para sorpresa de todos y una absoluta incredulidad.

No puedes elegir lo que eres ni puedes ser lo que quieras
10 Nov
2019
Escrito por juancarlos

No puedes elegir lo que eres ni puedes ser lo que quieras »

por Juan Núñez 
Este artículo no va a gustarte si crees que eres lo que eliges o que puedes ser lo que quieras. De ser así no siento para nada decirte que esas son las típicas recetas que suelen asomar por gurulandia y coachipedia, que si te saben dulces y te satisfacen adelante, tómate tus golosinas, pero si lo que buscas es abrir tu mente y enfrentar el mundo real sigue leyendo porque te vas a divertir.
No puedes elegir lo que eres
No eliges nacer como ser humano. Ni cuándo, ni dónde, ni cómo.
No eliges a quienes son y serán tus padres, hermanos y demás familia.
No eliges tu casa, tu barrio, tu ciudad ni tu país.
No eliges tu colegio, ni tus profesores, ni tus compañeros de clase, ni tan siquiera tus primeros amigos.
No eliges tu ambiente, tus circunstancias ni tus experiencias.
No eliges tus necesidades, ni tu carácter, ni tus aprendizajes.
Simplemente naces con una herencia, un instinto, una esencia, un esquema mental predefinido, y reaccionas desde ahí.

Soltar duele, pero aferrarse a lo inaferrable duele más
9 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Soltar duele, pero aferrarse a lo inaferrable duele más »

Soltar. Apenas dos sílabas que se dicen en menos de un segundo pero cuya práctica puede llevarnos una vida entera. Soltar es uno de los ejercicios más difíciles a los que – antes o después – tendremos que enfrentarnos. Y si no aprendemos a soltar por voluntad propia, tendremos que aprender a las malas – la vida se encargará de ello – lo cual implica que nos expondremos a un sufrimiento mayor.
Preocupados por aferrar, olvidamos soltar
El deseo de aferrarnos a las cosas colisiona frontalmente con una característica inherente a la realidad: la impermanencia. Nada permanece estable. Todo cambia. El tiempo nos va arrebatando posesiones, relaciones, personas, estatus, salud… Por eso la pretensión de retener es absurda y solo genera dolor.
Sin embargo, no estamos preparados para soltar. Nos han enseñado a atesorar y aferrarnos. Acumulamos objetos, relaciones, poder, dinero, objetos, propiedades, títulos… Así buscamos una seguridad ilusoria que puede desmoronarse en cualquier momento como un castillo de naipes, pero que a nosotros se nos antoja una fortaleza inexpugnable.
Ese estado mental, en el que no concebimos nada más que el aferrarnos, es el principal responsable del profundo dolor que sentimos al desprendernos de algo o alguien. Sri Nisargadatta Maharaj lo resumió magistralmente: “Entre las orillas del dolor y el placer fluye el río de la vida. Solo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca en las orillas se convierte en problema. Fluir quiere decir aceptación, dejar llegar lo que viene, dejar ir lo que se va”.
Por supuesto, no siempre es fácil soltar. Cuando existen profundos vínculos emocionales, soltar duele. Pero dolerá aún más si nos aferramos a lo inaferrable, si pretendemos asir aquello que fluye por su propia naturaleza.

La pregunta que deberías hacerte antes de decidir – casi – cualquier cosa
8 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

La pregunta que deberías hacerte antes de decidir – casi – cualquier cosa »

Por Jennifer Delgado Suárez
Cada día tomamos decenas o cientos de decisiones. La mayoría son más o menos intrascendentes, como decidir qué desayunaremos o cómo nos vestiremos. Pero también hay decisiones que pueden dar un vuelco a nuestra vida, decisiones que pueden cambiar nuestro derrotero y que nos harán más o menos felices.
La manera de tomar decisiones varía de una persona a otra. Hay quienes son muy meticulosos y escriben una lista de pros y contras, sopesando en una balanza cada detalle. Otros se dejan llevar por sus corazonadas, decidiendo a golpe de Inteligencia Intuitiva.
Sin embargo, independientemente del método que usemos para tomar las decisiones, la psicóloga Christina Iglesia considera que existe una pregunta que siempre deberíamos plantearnos: ¿es bueno para mi equilibrio mental?
Abismo emocional: El riesgo de no priorizar tu bienestar
Todo lo que hacemos – y lo que no hacemos – tiene un impacto directo en nuestra salud mental. Cada decisión que tomamos – y que no tomamos – nos define. Cada día tenemos la oportunidad de tomar decisiones que pueden contribuir a nuestro bienestar emocional o, al contrario, desestabilizarlo.
Sin embargo, pocas veces somos conscientes del impacto de esas decisiones, pocas veces nos paramos a reflexionar sobre el nivel de estrés, felicidad, bienestar o frustración que generan las pequeñas y grandes decisiones que tomamos.