Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Calidad de Vida » Crisis existencial: cómo superarla y salir transformado en el proceso

Crisis existencial: cómo superarla y salir transformado en el proceso

por Alberto Blázquez Guzmán

Si tuvieses que definir qué es una crisis existencial en pocas palabras diría que es: La sensación interna de no saber quien eres ni la utilidad que tienes en la existencia.

Está acompañada de un vacío interno y de un sentimiento de que nada tiene sentido.

En parte te sientes desconectado de tu entorno y de ti mismo en relación a este.

Yo mismo he experimentado esta sensación en varias ocasiones a lo largo de mi vida.

Y a pesar de que en su momento lo sentí como algo doloroso, han sido los puntos de inflexión más transformadores.

Si bien es cierto que en este artículo vamos a analizar sus causas, transiciones y posibles soluciones.

El mensaje que me gustaría dejarte es que si logras gestionar bien esta experiencia se convertirá en una de las herramientas más revolucionarias que encontrarás.

Si prefieres que que te lo explique en vídeo, puedes hacer clic aquí abajo. Sino puedes seguirme mediante la lectura.

Sea cual sea tu elección, ¿Me acompañas en este proceso transformador? 😉

Causas de la crisis existencial

No tengo la verdad absoluta y no debes creer a pies juntillas todo lo que te diga pero te voy a dar mi humilde punto de vista al respecto.

Normalmente las crisis existenciales aparecen por un elemento principal: no saber quien eres.

Y como no sabes quien eres (perdida de identidad), no logras identificarte con nada del entorno.

Conclusión: tu crisis interna te lleva a una crisis externa y se manifiesta como una crisis total.

Posiblemente, estés pensando, ¿de qué me estás hablando, Alberto?

¿Saber quién soy? ¿Cómo se come eso?

Cuando me refiero que debes saber quién eres quiero decir que has de conocerte a ti mismo.

Para conocerte a ti mismo deberás escucharte y cuando me refiero a escucharte, estoy diciendo tanto en los buenos momentos como en los malos momentos.

Seguramente me estarás leyendo y dirás: vale, genial, Alberto, pero… ¿me puedes decir algo más práctico y dejar de filosofar?

Venga va…

Ejemplos de buenas prácticas:

  • Pasar más momentos a solas y no en automatismo del día a día para saber realmente lo que piensas y las sensaciones que tienes.
  • Cuando hay un experiencia dolorosa no evadirte con charlas que te alivien momentáneamente o con actividades que te hagan sentir algo diferente.
  • Preguntarte por qué haces las cosas que haces y a qué crees que es debido.
  • Prestar atención a las cosas que te mueven en la vida y cuestionarte si son decisiones tuyas o las pillaste de otros.
  • Ser consciente de tus manías y cosas que no te gustan de ti mismo para empezar a aceptarlas o mejorarlas.
  • Preguntarte cuales son tus verdaderos deseos e intentar ser coherente con ellos y ver las consecuencias que tienen a tu alrededor.

Como ves todas estas sugerencias que te hago puede ser que no sean muy sexys pero son un gran ejercicio de introspección.

Y por supuesto, no te estoy contando nada nuevo que no se haya dicho mil veces.

Sino que a lo único que te invito es a darte más cuenta de las cosas.

Cuando pasas olímpicamente de lo que te estoy contando y piensas que estas cosas son de frikis lo que suele pasar es que dejas de vivir el contraste.

Ignoras una parte de la vida y tienes una percepción incompleta de las cosas y después te preguntas:

¿Por qué a mí?

Cuando me refiero al contraste me refiero a que has de vivir tanto lo bueno como lo malo.

Lo agradable y lo desagradable.

Lo bello y lo feo.

Lo sabroso y lo asqueroso.

Porque de esta manera te estás exponiendo tú como persona a todo el abanico de experiencias que te da la vida.

Y por lo tanto, permite conocerte más.

¿Por qué?

Muy simple.

Te estás experimentando a ti junto al entorno en todas sus facetas y esto te permite saber más quién eres.

Así que volviendo al hilo inicial de las causas de una crisis existencial.

Consejo de filósofo loco Nº1

Has de conocerte más a tí mismo.

Consejo de filósofo loco Nº2

Una vez tienes un mayor conocimiento de quien eres has de experimentarte más con todo tu entorno.

De esta manera vas a empezar a forjar una identidad más sólida y vas a tener un sentimiento de consistencia a pesar de las circunstancias.

Nota: esta sensación de consistencia no es para siempre, la vida es tan hermosa que te da algunas hostias como panes para que vuelvas a cuestionarte a ti mismo.

Lectura relacionada  12 cosas que la gente mentalmente fuerte hace diferente a los demás

Sin embargo, vas a sentir mucha más estabilidad interna que si vives en modo zombie.

¿Cuándo se manifiestan las crisis existenciales?

Bueno, ponerle una fecha a una crisis existencial me parece un tópico y cada persona es única y tiene un contexto y evolución diferente.

Pero como a las personas nos encantan las estructuras (y a Google también) pues he decidido que voy a transitar por las más típicas.

Aunque quiero advertirte que puedes tener 30 años y verte reflejado en la crisis de los 50.

O tener 30 años y verte reflejado en la crisis de los 20.

Hay niños con “alma” de viejo y los hay viejos con “alma” de niño.

Ninguno mejor, ninguno peor.

¿Sigues conmigo? 😉

Crisis de los 20

Cuando pongo la edad de 20 años no me estoy refiriendo únicamente a esa fecha, sino que puede ocurrir en la adolescencia.

Pero sí estoy haciendo énfasis a esa etapa de transición de adolescente a adulto.

Aquí empiezas a preguntarte y cuestionarte algunas cosas respecto a lo que siempre has hecho.

Tu identidad seguramente ha estado muy marcada e influenciada por tu familia y grupo de amigos.

Es como si empezases a ver más allá y te dieses cuenta de que hay mucho más de lo que habías visto hasta ahora.

Habrás experimentado quizá tus primeras grandes decepciones como:

  • Una relación de pareja que lo diste todo y te correspondieron con una buena patada en el culo.
  • Conflictos con algún amigo o grupos de amigos que a su vez están experimentando y cambiando constantemente como tú, haciendo que se estropeen muchas relaciones.
  • Haber estudiado toda tu vida para trabajar en “algo” y sentirte más perdido que nunca sobre qué camino coger.
  • Obligaciones como empezar a trabajar en cualquier mierda que te salga para ser independiente y no depender de tu mamá y tu papá.
  • Faltas de respeto en tu entorno de trabajo haciéndote sentir que estás en la misma selva. ¡sálvese quien pueda!

Básicamente, lo resumiría en una etapa muy importante en donde tu identidad se está redefiniendo y has de espabilar a la velocidad de la luz.

La crisis existencial suele aparecer porque no sabes muy bien tu lugar en este mundo.

Crisis de los 30

Aquí se supone (y se espera) que seas una mujer u hombre de provecho.

Que hayas alcanzado los hitos esperados o al menos estés en el camino, cosas como:

  • Haberte casado o empezar a formalizar las cosas.
  • Tener un trabajo estable que te permita tener seguridad en el futuro.
  • En mayor o menor medida, empezar a tener tu hogar y crear una familia.

Lo que se suele ver en este punto es que los intereses y objetivos que la sociedad, familia y amigos tienen para ti no resuenan para nada contigo.

Eso hace que te sientas vacío y afloren las crisis.

Suele pasar que quieres volver a redefinir tu vida nuevamente y reinventarla en la medida de lo posible porque todavía eres joven.

Así podrás enmendar los errores que hiciste en tus 20 por ignorancia y desconocimiento.

Crisis de los 40

Esta es la más conocida y más mencionada a lo largo de la historia.

Seguramente llevas años casado/a, en un puesto de trabajo donde llevas muchísimo tiempo haciendo lo mismo y posiblemente hasta tengas hijos.

Este punto suele “azotar” a muchas personas porque en un principio te encuentras en el Ecuador de tu vida y salen de manera natural preguntas que no te respondiste anteriormente.

Empiezas a preguntarte….

  • Por tus logros en la vida.
  • Por las cosas que has conseguido.
  • Por el sentido laboral.
  • Por la situación en la que te encuentras.
  • Por tu relación matrimonial.

Curiosamente en este punto cuando las personas entran en contacto consigo mismas suelen tomar decisiones mucho más drásticas.

El pensamiento es algo así como:  Si ya ha perdido el resto de mi vida en la insatisfacción no puedo permitirme vivir lo que me queda de la misma manera.

Así es cuando se ven cosas como:

  • El padre de familia con un excelente puesto de trabajo en una empresa que decide dejarlo todo y comprarse una Harley para recorrerse Estados unidos.
  • La mujer que se sentía amargada con su marido decide sacar coraje para divorciarse y empezar una nueva vida junto a un hombre que a lo mejor requiere por su trabajo vivir dando la vuelta al mundo.

Esto son simples ejemplos para que entiendas que aquí las medidas son mucho más drásticas.

Se caracteriza por: ahora sí voy a vivir bajo mis normas y deseos más profundos.

Lectura relacionada  No te subestimes...

Crisis de los 50

Aunque pueda parecer que a ciertas edades no se manifiestan este tipo de crisis existenciales ocurre igualmente.

Todo dependerá de la evolución y autoconciencia que tenga esa persona y cómo se autogestiona a sí misma.

En este rango de edad la persona empieza a notar que cada vez se acerca más la vejez.

Observa que ya sus gustos distan mucho de los de otras generaciones y según que cosas no le interesa saberlas o incluso aprenderlas.

Si tiene hijos puede ver como estos se independizan y sentirse vacío/a en cierta parte.

Ve cláramente que una gran parte de su vida ha pasado y que muchas cosas aunque le gustaría volver atrás y cambiarlas sabe que ya es un poco tarde.

Y aunque aún fuese posible no tiene el impulso ni la energía para poder hacerlo.

En algunos casos empiezan a cuestionarse su utilidad en la sociedad y se preguntan si es demasiado tarde para empezar a hacer algo con sentido que le haga sentir con plenitud.

Las dos respuesta ante una crisis existencial

Crisis existencial: sensación de desconexión con todo

Voy a comentarte dos tipos de respuesta ante la crisis existencial pero quiero dejar muy claro que es basada en mi experiencia y lo que he visto a mí alrededor.

No te tomes al pie de la letra todo lo que comento, ya que es una guía de referencia que puede resultarte de utilidad.

1. El abandono de uno mismo

Normalmente se inicia con una depresión y la persona quizá ha transitado por alguna de las crisis anteriores.

Ha experimentado las características y sensaciones que he ido describiendo a lo largo del artículo.

Y se ha encontrado atrapada y sin recursos y ha terminado por rendirse.

Se ha abandonado a sí misma y está padeciendo los efectos de falta de sentido y de desconexión con la vida.

Es una sensación de existir pero de no estar viviendo. Los minutos se vuelven horas y las horas se vuelven día.

Suele acompañar un sufrimiento constante y un diálogo interno muy desesperanzador.

Puede ser que la persona no haya sido capaz de encontrar recursos suficientes para hacer frente a su situación o que simplemente no esté preparada.

En estos casos la crisis ha superado su efecto transformador y puede ser destructivo y puede acabar con cosas como el suicidio y el trastorno mental.

Lo recomendable es ponerse en mano de expertos que actúen como guía y que arrojen luz donde se cree que no la hay.

2. La toma de consciencia

Si la persona transita correctamente y toma más consciencia de sí misma lo que ocurre es una reinvención.

De repente pasa una especie de “milagro” y te aseguro que nunca más vas a volver al punto en donde te encontrabas.

No quiere decir que no vuelvas a tener ninguna crisis, sino que tu nivel conciencial no volverá a ser el mismo.

Yo lo divido en 3 partes:

El sufrimiento

Esta es la etapa dolorosa cuando se está viviendo la crisis existencial desde la resistencia.

Cuando te sientes sin recursos o simplemente todavía no has empezado a observar con ojos de observador.

La observación

Aquí ante tal cantidad de malestar y sufrimiento se empiezan a buscar alternativas (incluso aunque no creas en ellas).

Lo que quieres son respuestas y tener la capacidad de salir.

Suele ocurrir que empiezas a ver detalles que antes no veías, tu sinceridad sobre ti mismo es aplastante y descubres cosas en ti que estaban escondidas en un cajón lleno de mierda 😉

La revelación

Esto no tiene nada de místico, simplemente que has “abierto tu mente” porque el sufrimiento te ha llevado a ello.

Ahora eres capaz de ver aquello que no veías en ti ni en el exterior.

Curiosamente empiezas a conectar todos los puntos y las cosas van encajando como un puzzle poco a poco.

No se suele desvelar todo de golpe pero te da una claridad y entendimiento de ti mismo que antes desconocías.

Esto te permite salir más reforzado, ser partícipe de un cambio y conocerte con mucha más profundidad.

Claves para superar el vacío existencial

Te voy a mencionar lo que para mí son alguna de las formas más efectivas para superar la crisis existencial y que creo de corazón que funcionan.

Incluso te diría que no necesariamente has de estar inmerso en una crisis en sí misma, sino que es saludable que las practiques y las incorpores en tu vida.

Lectura relacionada  Empieza de ‘menos’ a ‘más’

1 – Expresando tus dones y talentos

Llámalo como quieras.

Pasión, talento, propósito, don, etc.

Básicamente consiste en hacer aquello que se te da bien, que te gusta y que además el mercado demanda.

Cuando tienes la posibilidad de hacer esto lo que ocurre es que conectas con una parte de ti mismo que se está mostrando de una manera totalmente natural.

La crisis existencial profesional desaparece.

Esta conexión te va a brindar una de las mejores sensaciones de plenitud que vas a poder experimentar en tu vida.

Vas a sentir que estás contribuyendo y te sorprenderá gratamente que otras personas estén dispuestas a pagarte por lo que para ti es un juego.

Si quieres empezar a crear tu camino puedes comenzar aquí.

2 – Descubriéndote a ti mismo

Como ya mencioné más arriba y lo vuelvo a repetir…

Pasa momentos contigo, a solas si es posible.

Pregúntate y cuestionate tus pensamientos y sentimientos.

Intenta ver el propósito y procedencia de estos para sacar verdaderas conclusiones.

Deja de vivir en el automatismo.

Para.

Respira.

Y no evites los momentos de dolor, más bien saborealos e intenta ver cuál es su mensaje.

3 – Experimentando a las demás personas

Conoce a mucha gente y si es posible a muchos tipos de personas distintas.

No los juzgues y observa cómo te sientes con ellos.

Cuando pasamos tiempo con personas más allá de nuestro grupo de toda la vida lo que ocurre es que aprendemos más sobre nosotros.

De manera natural se manifestará la ley del espejo y serás capaz de ver cosas que antes no veías.

A través de los demás es un manera increíble de conocerte y mejorar en tu proceso de transformación y reinvención.

4 – Abriéndote a las nuevas experiencias

No hagas siempre lo mismo.

¿Te imaginas que durante 30 años hubieses estado comiendo SIEMPRE los mismos platos?

¿Los mismos alimentos?

Tendrías una abanico muy pobre de posibilidades a comparar y de manera equivocada podrías pensar que los alimentos en el planeta son una mierda.

Te podría llevar al pensamiento erróneo de que no vale la pena comer.

Pues con las experiencias lo mismo. Tienes un menú gigante de posibilidades en esto que llamamos vida.

Si siempre lees libros de desarrollo personal vete a bailar Lambazouk y si no te gusta pues no vuelvas nunca más.

Pero al menos conocerás más sobre ti mismo.

Si siempre escuchar música clásica ve con tu hijo a un concierto de heavy metal.

Quizá descubras que no es únicamente ruído y te permita experimentar cosas diferentes.

Prueba.

Prueba.

Y prueba.

Conclusiones

No hay una única forma de abordar este tema tan fascinante como complejo.

Lo que SÍ tengo muy claro es que de las crisis existenciales sea de la forma que sea que se manifieste.

Puede ser transformadora y darte la posibilidad de reinventarte en los diferentes aspectos de tu vida.

Si tuvieses que quedarte con una única cosa a lo largo de este artículo te diría…

Conócete a ti mismo.

Bueno, hemos llegado al final y si te has leído todo este artículo quiere decir que por lo menos el tema te llama la atención.

Me haría muchísima ilusión leer tu opinión, tus experiencias y aprender más de ti.

Sí, de ti.

Porque de personas como tú yo aprendo muchísimo

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

Fuente https://www.abcoach.es/crisis-existencial/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.