Dice el dicho popular, “Tenemos el país que merecemos”, yo no estoy tan seguro, ni convencido de esto. No se trata Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Recursos Humanos » Los colaboradores como generadores del cambio de la cultura organizacional

Dice el dicho popular, “Tenemos el país que merecemos”, yo no estoy tan seguro, ni convencido de esto. No se trata de merecer, sino de lo que construimos día a día, de lo que forjamos con cada acción. Exactamente sucede lo mismo en el ámbito empresarial, no se trata de empresas chicas o grandes, buenas o malas, se trata de ¿qué estoy sembrando yo como colaborador?. Ahí esta la clave, y así como a nivel social el cambio o la evolución nunca va a llegar por parte de los gobernantes o políticos sino de nosotros, de la gente que con su esfuerzo y dedicación propicia algo diferente, igual con las empresas, es un símil, las empresas no van a crecer, ni van a tener una cultura organizacional distinta sin el empuje y profesionalismo de sus colaboradores. Por eso si queremos empresas más comprometidas con el desarrollo de la gente, nosotros somos los primeros que tenemos que dar ese paso. Los colaboradores son la raíz de los cambios de cultura organizacional. De nada sirve que el dueño o director de la empresa quiera si los colaboradores no quieren, el poder del cambio siempre emana de la gente que esta inmersa en la actividad cotidiana, en cualquier área de la vida, social, política, cultural, deportiva o empresarial.

La situación laboral actual nos exige un cambio de mentalidad, ser generadores de cambio. Cambiarnos el “chip” de empresa – empleado, por el de organización – colaborador. ¿Cuál es la diferencia?. La combinación empresa – empleado, es lo tradicional, cimentada en una base jerárquica en donde el jefe manda y el empleado obedece, sin oportunidad de opinar, hace precisamente lo que se le indica, “le pago para que haga lo que se le indica”, no más, no hay un valor agregado, no hay un plus, no existe retroalimentación, no hay un proceso reflexivo que lleve a enriquecer las ideas o propuestas, es una forma de trabajo lineal y dictatorial. El concepto organización – colaborador, es totalmente lo contrario, el líder guía, cohesiona, incluye, dirige pero con apertura a enriquecer las ideas o propuestas, el colaborador tiene sentido de pertenencia, esta comprometido con la causa, no solo esta arriba del barco, forma parte del mismo, organización y colaborador actúan bajo la premisa del logro de objetivos, tiene en su mente y acciones la filosofía del ganar – ganar, gana la empresa gano yo como colaborador, por tal motivo busco en primera instancia el bienestar de la organización porque se que eso me va a traer beneficios a mi como colaborador. Los colaboradores ya no solo ejecutan (como los empleados), también proponen, son generadores de las ideas más valiosas, pero para que este concepto tome forma y se lleve a cabo en las organizaciones se requiere de ambas partes. Los empleados tienen que dejar de ser solo empleados y convertirse en colaboradores, para esto se necesita:

  1. Actualización: En cualquier área que se desempeñe, y no estoy halando de educación formal, lo puedo hacer desde investigar en Internet, libros, revistas, periódicos, programa de radio o TV. El conocimiento esta al alcance, solo falta el deseo, el querer.
  1. Dedicación: La dedicación es sinónimo de constancia, hacerme experto en lo que realizo, mejorar día con día, buscar la forma de hacer mejor mi trabajo.
  1. Responsabilidad: Dejar de lado el “hago como que trabajo”, “hago como que cumplo”, “hago como que propongo”.
  1. Visión de Negocio: Hay que tener una mentalidad más amplia, ver que lo que haga o deje de hacer afecta directamente a toda la organización. Entender las demás áreas de la empresa, para facilitar el trabajo y lograr los objetivos.
  1. Actitud Positiva: Buscar el como si de las cosas, en lugar del como no. Entender que desde la actitud puedo transformar mi entorno, de nada me sirven los conocimientos y habilidades sino tengo la actitud adecuada. La actitud positiva, es el querer hacer las cosas y sobre todo hacerlas bien, buscando dar un plus y ante las adversidades buscar soluciones y no más problemas.

 

Lectura relacionada  Preservar el talento de la empresa, máxima prioridad en la gestión de personas

Cuando como colaborador logro desarrollar los 5 puntos anteriores voy a empezar a transformar la cultura organizacional de mi empresa. Probablemente no veas muchos resultados de manera inmediata o la empresa no este lista o no quiera hacer un cambio organizacional, pero tú como colaborador te estas desarrollando y tarde o temprano vas a encontrar el lugar en donde aplicarlo de manera más exitosa. Hay que recordar que no todos los colaboradores son para todas las empresas, ni todas las empresas son para todos los colaboradores.

Quizás te estés preguntando, ¿Y la responsabilidad de las empresas? Evidentemente para que se de un cambio efectivo se requiere de ambas partes. Las empresas tienen que empezar a compartir esta visión, transformarse en organizaciones incluyentes, no excluyentes, las que no lo hagan tarde o temprano se darán cuenta que se están quedando, que la competencia los está absorbiendo, que su ventaja competitiva se esta esfumando. Aquellas empresas que se olvidan de sus colaboradores terminan cayendo en un abismo sin fondo, aquellas empresas que se niegan a compartir los éxitos de la organización con los verdaderos artífices de dicho éxito (sus colaboradores) se van a ver obligados a cambiar o a esperar el fracaso, aquellas empresas que no reportan utilidades (aun habiéndolas), no hacen sus pagos legales como deben de ser (IMSS, INFONAVIT, etc.), que no tienen un programas de desarrollo, que no compensan, que no generan un ambiente optimo para el crecimiento de sus colaboradores están cavando su propia tumba.

Al final de cuentas cada quien debe tomar la parte de responsabilidad que le compete, tanto las organizaciones como los colaboradores. Porque al final de cuentas vamos a tener la organización y los colaboradores que construimos, no los que merecemos. No es cuestión de destino sino de acciones, no es cuestión de merecer sino de hacer.

Autor  Alejandro Izcoatl Jiménez Hernández, alejandro.jimenez@gruposecade.com

http://emprendejalisco.com/los-colaboradores-como-generadores-del-cambio-de-la-cultura-organizacional/

Si te gustó el artículo y la temática del Blog,  no dejes de participar brindándonos tu comentario.

Ademas, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.