Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Management » El problema de los directivos

El problema de los directivos

Por José Enrique García

Puedo decirlo con conocimiento de causa, el foco es el principal problema de los directivos. Partimos de la premisa de que el directivo tiene que tener la capacidad de ser «multitarea», es decir, hacer muchas cosas al mismo tiempo y hacerlas todas de una forma excelente. No digo que sea una premisa cierta, sino una premisa extendida y exigida en el mundo empresarial erróneamente, desde mi punto de vista.

El problema lo tenemos cuando el prefijo «multi» ya no es suficiente para describir la cantidad de tareas que tengo que realizar al cabo de un día y se multiplican como cuando golpeas un avispero. Las avispas salen y comienzas a moverte sin parar pero en realidad no estás consiguiendo nada, mas que asustar a las propias avispas. Esto provoca que perdamos el foco de nuestro trabajo, que seamos ineficaces y que hagamos cosas que no deberíamos estar haciendo.

Me quedo con la definición de la Real Academia Española donde define foco como «lámpara eléctrica de luz muy potente concentrada en una dirección». Atención a las siguientes palabras: potente, concentrada y dirección. Ahora llega el momento de descubrir tu luz y comenzar a focalizar.

Primero: ¿Te has preguntado en qué eres potente en tu trabajo? ¿En qué destacas? ¿Qué tareas te gusta realizar? ¿Y aquello que no te gusta realizar? ¿Dónde crees que aportas valor? Son preguntas fundamentales para empezar a definir tu foco. Definir tu potencia es como definir tu elemento según Ken Robinson.

Segundo: ¿Qué herramientas utilizas para gestionar tus tareas? ¿Qué procedimiento llevas a cabo? ¿Siempre a salto de mata o solucionando problemas que no son tuyos? Dedica unos minutos a diseñar una herramienta que te permita establecer con claridad dónde tienes que poner mayor concentración y por tanto mayores recursos.

Tercero: ¿Hacia dónde te diriges? ¿Cuál es tu misión? O si quieres pensar al contrario ¿Cómo vas a saber que has realizado el trabajo que tenías que realizar? Son tres claves sencillas que harán que tu foco no se pierda cada minuto, cada hora o cada semana, y por tanto serás un directivo que tiene su foco claro. ¡Enhorabuena!

Fuente: https://excelencemanagement.wordpress.com/2017/05/01/el-problema-de-los-directivos/

Lectura relacionada  La sabiduría de reconocer “me equivoqué”

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.