Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » Kriptonita emprendedora: perseguir muchas ideas

Kriptonita emprendedora: perseguir muchas ideas

Por Matt Sandrini

Por qué distraerse está matando el potencial de su negocio. La dispersión es como kriptonita para los emprendedores.

¿Sigues iniciando nuevos proyectos … solo para darte por vencido rápidamente y comenzar uno nuevo?

No estás solo. Algunos de los empresarios más exitosos que conozco solían luchar para ir más allá del primer paso: presentar su idea de negocio al mundo para que los posibles inversores y clientes puedan examinarla desde todos los ángulos.

Se como se sienten. Principalmente porque una vez estuve allí donde están ahora.

Hace unos años, lancé ocho negocios en doce meses y tenía ideas para media docena más. Mi mente me dijo que siguiera planificando, por lo que «al menos uno de ellos iba a tener éxito».

¿Adivina qué? Todos fracasaron.
Cada uno de ellos.

A principios de año, me culpé por no tener la idea correcta. Pero después de lanzar tantos, rápidamente me di cuenta de que todos tenían una cosa en común: yo.

Esto es lo que aprendí.

Por qué no necesitas una idea mejor

Independientemente de lo buenas que sean tus ideas, no funcionarán hasta que tu lo hagas. El mito de lanzar algo tan grandioso que otros se den cuenta, mientras estás ocupado contando el dinero, es solo eso, un mito.

Cada idea de negocio debe desarrollarse.

De hecho, hay otra lección importante que me enseñó mi año de lanzamientos con bombas: no existe una idea de un millón de dólares. En cambio, son las personas que convierten cualquier idea en un negocio de un millón de dólares las que realmente valen esa cantidad.

Tome el ejemplo de Elon Musk para comprender este punto. Su idea de fabricar coches que funcionen con electricidad no es exactamente nueva; ha existido desde la década de 1830. Es la forma en que ha puesto en práctica la teoría lo que ha convertido a Tesla de un hazmerreír en Wall Street al fabricante de automóviles más valioso del mundo.

Esta comprensión cambió mi forma de pensar. Me hizo comprender la inutilidad de perseguir la próxima gran idea y dejar la que ya tengo en un segundo plano de mi mente. Más importante aún, me enseñó lo que hay que hacer para salir de la fase de «pensar» y pasar a la de «hacer».

Lectura relacionada  Qué hacer si quieres dejar tu trabajo para dedicarte a lo que te gusta?

La razón por la que nos auto-saboteamos (y nos quedamos estancados)

He aquí por qué a la mayoría de nosotros nos cuesta dar el segundo paso:

Empezar es cómodo

Una de las cosas más fáciles de la vida es empezar. Hay docenas y docenas de guías en Internet que le informan sobre las ventajas de dar el primer paso. También puedes encontrar personas de tu familia que lo animen a seguir su corazonada y ver a dónde lo lleva.

Hay otra razón por la que empezar es cómodo. Todo en lo que estés trabajando es completamente interno durante su fase inicial. No estás bajo ningún tipo de estrés. No hay miedo al fracaso, no hay presión para cumplir con las demandas de los inversores y no hay expectativas de los clientes que cumplir.

Nadie ve en qué estás trabajando. Por tanto, puedes permitirte el lujo de cometer errores. Nadie haría ninguna pregunta si descartaras por completo la idea original en favor de una nueva. Hay poca o ninguna presión sobre usted para ceñirse a un concepto y hacerlo rentable.

El cambio tiene un precio

Ese no es el caso cuando ya has dado el primer paso. Antes, podías controlar el resultado de tus decisiones ya que no había ningún factor externo involucrado. Ahora tienes que seguir la corriente porque hay tantas cosas que no puedes controlar.

El cambio también requiere que hagas lo que a la mayoría de las personas les resulta difícil: dejar ir. Tienes que descartar las ideas originales que no resistieron el paso del tiempo y adoptar otras nuevas. Estrategias anteriores que pensaba que eran buenas pero que en realidad no tenían que dejar paso a otras más emprendedoras.

Todo esto puede dar miedo porque no sabes qué esperar a continuación. Este sentimiento de incertidumbre también puede dar paso a la ansiedad. Estarás nervioso por lo que vendrá después, los problemas que pueden surgir en los próximos días y meses y si tendrás la capacidad de hacerles frente o no.

3 pasos para evitar quedarse atascado

Esto es lo que debes hacer para evitar quedarte atascado en la vida:

1. Asumir la responsabilidad

¿Qué es lo que separa a las personas súper exitosas de las no tan exitosas? Los primeros asumen la plena responsabilidad de sus acciones. No pasan la pelota cuando saben que han estropeado algo. Tampoco juegan la carta de víctima cuando cometen un error.

Lectura relacionada  Atreverse a cambiar: Cómo despertar al emprendedor que llevamos dentro

Estas personas rara vez se quedan estancadas en su vida. Principalmente porque no tratan sus errores como signos de debilidad que sus rivales pueden usar contra ellos. Pero toman sus locuras con calma con la firme creencia de que aprenderán de ellas para convertirse en mejores personas.

Publicaciones respetadas respaldan esta valoración. Forbes llama a asumir la responsabilidad «la nota más alta» de los grandes líderes. Harvard Business Review advierte que no aceptar la responsabilidad es «no liderar». Puedo darte más ejemplos, pero creo que entiendes lo que estoy tratando de decir: asume la responsabilidad de tu vida.

2. Elige una táctica o plataforma y domínala

¿Qué es lo que une a JP Morgan, John D Rockefeller y Bill Gates? La primera respuesta que podría haberle venido a la mente podría tener algo que ver con su riqueza. Es posible que la segunda respuesta, que el autor Malcolm Gladwell da en uno de sus libros, no la conozca.

Así es como funciona: los tres pasaron 10,000 horas practicando sus respectivas habilidades antes de convertirse en verdaderos expertos en sus respectivos campos. No fueron los únicos. Personas como Steve Jobs, Andrew Carnegie y Michael Phelps también dedicaron 10,000 horas a su profesión. La prueba está en el libro.

Por eso quiero que elijas una plataforma y le des todo. Selecciona una táctica o idea que siempre hayas querido seguir. Luego, asegúrate de dedicar todo el tiempo necesario para dominarla. Hacer eso no será fácil, por supuesto, pero los resultados harán que el esfuerzo valga la pena.

Empuja el bajón – comprométete a hacer 100 de algo

La mayoría de ustedes pudo haber leído esa famosa cita de Michael Jordan. Aquel en el que el exjugador de los Chicago Bulls menciona cómo falló más de 9000 tiros, perdió casi 300 juegos y desperdició 26 tiros ganadores. Y atribuye a todos estos fracasos su éxito.

Me pregunto por qué está diciendo eso. Porque es consciente de que la grandeza no proviene de desearla. Uno tiene que seguir haciendo lo mismo una y otra vez, y tomar tanto los fracasos como los éxitos con calma, para llegar a un punto en el que puedan convertirse en la envidia de millones.

Así es como puedea relacionar este ejemplo con tu situación:

Lectura relacionada  Todo lo que un emprendedor debe saber antes de una cita con inversionistas

Si estás creando una audiencia en Twitter, dite a tí mismo que no escucharás las críticas a menos que haya producido 100 tweets.
Si estás enviando correos electrónicos fríos de tu empresa, dite a tí mismo que no te detendrás a menos que hayas enviado 100 correos electrónicos por día.
Si estás tratando de perder peso, repítete a tí mismo que harás todo lo que te recomiende tu dietista durante 100 días.

Terminando

La mayoría de los gurús de la autoayuda te dirán que el primer paso es siempre el más difícil. La mayoría de los gurús de la autoayuda, como me informa mi lectura del exitoso libro Atomic Habits, están equivocados. Principalmente porque el primer paso es el resultado de la motivación, que es fácil de llegar (y desaparecer).

Pero el segundo, y todos los próximos pasos, están determinados por nuestro entorno. Y a diferencia de la motivación que puedes tomar prestada al ver videos inspiradores en YouTube, nadie puede legarte su entorno. Eres tú quien es tu único arquitecto. Ahí es donde terminan las malas noticias.

La buena noticia es que puedes crear tu entorno de la forma que desees. Todo lo que tienes que hacer es asumir la responsabilidad de tus acciones, elegir un oficio en el que quieras convertirte en un experto y dedicar todo lo que tienes para convertirte en un experto en él. Hazlo y nunca te quedarás atascado en nada en la vida.

Fuente: https://emprendedoresnews.com/emprendedores/kriptonita-emprendedora-perseguir-demasiadas-ideas.html

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.