Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Inteligencia Emocional


Home » Inteligencia Emocional
¿Qué es la Inteligencia Emocional?
7 Jul
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

¿Qué es la Inteligencia Emocional? »

Por Mary Fernández – Henry Ford, dijo una vez: “Si hay un secreto para el éxito, es el siguiente: entender el punto de vista del otro y ver las cosas con sus ojos”. De ser cierto esto, no es suficiente esforzarse por conseguir una buena formación, un título académico o un conocimiento técnico específico. Quién pretenda alcanzar el éxito debe saber manejar con destreza las emociones: las propias y la de los demás.
Ser un profesional competente no lo es todo
Las emociones positivas estimulan el éxito profesional y personal, si nos gusta y entusiasma la tarea que realizamos, nos resultará un placer cumplir con ella. Si nos sentimos a gusto en nuestro puesto de trabajo porque nuestros compañeros de trabajo son agradables, cooperativos y empáticos, nuestro rendimiento será mayor.
Por el contrario las emociones negativas nos frenan: cuando nos disgustamos por culpa del jefe, nos desmotivamos y nos cuesta implicarnos, comprometernos con el Trabajo. Si tenemos miedo de perder nuestro puesto de trabajo, sin darnos cuenta cometeremos más equivocaciones, errores durante la jornada laboral. Cuando los trabajadores temen constantemente ante la posibilidad de perder su puesto de trabajo, su capacidad para rendir en forma efectiva disminuye y se resiente. La inseguridad perjudica el ambiente general de la empresa, los compañeros pasan a ser, en primer lugar, la principal competencia. Comienzan los interrogantes, la imaginación vuela hacia posibles perdidas: ¿Quién conservara el empleo en la próxima oleada de despidos? ¿Qué hacer para estar entre los que conservaran su empleo? Y he aquí otra deficiencia. Cuando los empleados se hacen a la idea que, según y cómo, no van a quedarse en este trabajo mucho tiempo, apenas se identificarán con la empresa y con sus objetivos.

El cerebro emocional que nos engaña y bloquea la innovación
24 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El cerebro emocional que nos engaña y bloquea la innovación »

Por Virginio Gallardo – Para innovar necesitamos tomar decisiones e impulsar cambios sobre una realidad de negocio que nuestro cerebro a menudo no percibe.  La ausencia de decisión o la toma de decisiones erróneas sobre el cambio supone el drama empresarial de nuestro siglo, un drama sin precedentes, organizaciones poco innovadoras, o si quieres decirlo de otra forma más clara: organizaciones moribundas.
Tenemos un cerebro emocional construido biológicamente para sobrevivir en otras condiciones ambientales, no diseñado para tomar las mejores decisiones en situaciones de alta complejidad y cambio constante que exige nuestra Era de la Innovación.
El principal freno (y motor) del cambio y precursor de la muerte empresarial pesa algo menos de un kilo y medio y se llama cerebro. ¿Se puede luchar contra un cerebro que nos engaña?
Cómo nuestro cerebro nos engaña
El neurocientífico Francisco Rubia, autor de “El cerebro nos engaña”, afirma que solo el 2% de nuestros procesos cerebrales son conscientes, además de haber sido construidos en periodos remotamente antiguos de la evolución humana, diseñados para sobrevivir no para tomar decisiones estratégicas en entornos hipercomplejos.
A pesar de lo que nos han enseñado, no somos fundamentalmente seres racionales y analíticos, sobre todo somos seres que no podemos controlar un cerebro emocional… y menos mal que no lo hacemos.  El psicólogo Ap Dijksterhuis ha mostrado en numerosos experimentos que cuando se trata de decisiones complejas, utilizar procesos emocionales mejora la toma de decisiones frente a los procesos racionales.

10 Pasos Esenciales Para Desarrollar tu Inteligencia Emocional
19 Jun
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

10 Pasos Esenciales Para Desarrollar tu Inteligencia Emocional »

Por Pau F. Navarro – Durante la década de los 90 la inteligencia emocional fue considerada prácticamente un superpoder.
Se suponía que la gente que la poseía  no sólo era capaz de identificar estados emocionales, sino que también podían conectar con la gente, eliminar cualquier atisbo de estrés, y descifrar el lenguaje corporal de aquellos que les rodeaban.
¿Pero es realmente tan maravillosa la inteligencia emocional? ¿De verdad es mucho más importante que el cociente intelectual?
Y si lo es, ¿cuál es la manera más sencilla de desarrollarla?
En este artículo voy a romper varios mitos sobre la inteligencia emocional y enseñarte los 10 pasos que te permitirán empezar a mejorarla. Si es que finalmente consideras que merece la pena.
El valor de ser emocionalmente inteligente

No puede ser malo algo bueno – Optimismo e Inteligencia Emocional
31 May
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

No puede ser malo algo bueno – Optimismo e Inteligencia Emocional »

Por Miguel Ángel Díaz Escoto – Realizando balance de lo vivido y aprendido durante 2015, me acordé de algo que ocurrió hace unos meses. Escuchando a uno de los magníficos ponentes que habitualmente nos visitan en ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional), esté lanzó una frase que pasó casi inadvertida entre el público pero que en una conversación posterior con mi amigo y vicepresidente de la asociación Fernando Gastaldo, ha hecho que la tenga muy presente en los últimos días y que haya reflexionado en varias ocasiones sobre este hecho: “No puede ser malo algo bueno”.
¿Cuántas veces nos encontramos realizando alguna tarea que tiene un marcado trasfondo positivo y nuestra mente identifica uno o varios problemas con dicha acción? En ese mismo momento, corremos el riesgo de que las dudas nos bloqueen y nos paralicen a la hora de realizar aquello que pretendíamos realizar y que seguro iba a beneficiar a una o varias personas.
Por ejemplo, imagínate que quieres ayudar a un amigo a realizar una mudanza, por cuestiones ajenas a ti tienes que marcharte cuando solo has podido ayudarle en la mitad de las tareas y sin embargo, tu mente se queda anclada en el hecho de que te hubiera gustado ayudarle a realizar la mudanza completa y no solo una parte. ¿Cuál es la razón por la que nos cuesta ver el valor de aquello que hemos realizado positivamente y sin embargo percibimos claramente aquello que nos decepcionó?
Este tema también tiene su hueco en mi última publicación “15 cosas que aprendí en el MIT”, en la misma desgrano la manera que tiene de percibir y de procesar la realidad nuestro cerebro.

Las cuatro señales de que tienes una alta inteligencia emocional
11 May
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Las cuatro señales de que tienes una alta inteligencia emocional »

Mucho se ha hablado sobre la inteligencia emocional pero pocos saben detectarla en sí mismos. No es fácil definir en qué consiste, y más complicado aún resulta transmitir conocimientos sobre ella, ya que estos se suelen basar en la experiencia. Siempre hay trucos, sin embargo, que nos permiten acercarnos a estos aspectos intangibles y complicados. Es un atajo que los investigadores psicológicos utilizan para describir lo bien que los individuos pueden gestionar sus propias emociones y reaccionar a las de los demás.
Las personas que la presentan tienen las habilidades necesarias menos obvias para salir adelante en la vida, tales como la gestión de la resolución de conflictos, leer y responder a las necesidades de los demás, empatía y evitar que sus propias emociones se desborden e interrumpan su vida. Es muy importante porque cuanto más se entiendan estos aspectos, se tendrá mejor salud mental y comportamiento social.
Cuando la inteligencia emocional fue estudiada por primera vez, sirvió como el eslabón perdido en lo que al éxito se refiere. Hasta entonces se pensaba que el coeficiente intelectual era la única forma de triunfo. Pero un hallazgo bastante peculiar lo cambió todo: el 70% de las veces, las personas con un coeficiente intelectual medio superan a los que tienen coeficientes más altos.
Si no reconoces ninguna señal, no te preocupes. Este tipo de inteligencia es una habiliad cognitiva que puedes mejorar a través de tu vida diaria
Décadas de investigación apuntan ahora que la IE es un factor crítico para que alguien sobresalga del resto. La conexión es tan fuerte que el 90% de los artistas tienen una gran inteligenia emocional.