Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Inteligencia Emocional


Home » Inteligencia Emocional
10 CLAVES PARA EDUCAR LAS EMOCIONES, POR DANIEL COLOMBO
19 Feb
2020
Escrito por juancarlos

10 CLAVES PARA EDUCAR LAS EMOCIONES, POR DANIEL COLOMBO »

por Daniel Colombo
SE PUEDEN EDUCAR LAS EMOCIONES?
No hay ningún momento de cada día en que un ser humano esté libre de sentir emociones, aunque no seas consciente de ello ni sepas identificarlas.
Todo lo que vivimos tiene su origen en una emoción, y de su gestión apropiada dependen en gran parte cómo nos sentimos y los resultados que obtenemos.
Lejos están los tiempos del “prohibido llorar”, “si no aguantas eres débil” y del “tienes que ser optimista”. Las neurociencias han comprobado el valor de la gestión de emociones y cómo nos afectan en todos los planos de la vida.
Muchos hemos sido entrenados para no sentir, como si se tratara de algo negativo o que hubiese que tapar. Hoy, el universo emocional de las personas (y en conjunto, también en las empresas y organizaciones de todo tipo) tiene el protagonismo.
Poco a poco también se empieza a incorporar este aspecto humano en la educación, tan amiga de mover la aguja hacia lo intelectual, porque el éxito de las personas no depende exclusivamente de sus conocimientos, sino de lo que siente, cómo lo interpreta, resignifica y lo expresa en su realidad cotidiana.
CÓMO DESARROLLAR COMPETENCIAS EMOCIONALES
Las emociones nos acompañan desde que nacemos. Al principio las expresamos llorando, siendo bebés, y luego aprendemos a ponerle palabras. La pregunta esencial es “¿Cómo te sientes?” para abrir las posibilidades de respuesta para describir el intrincado espacio interior de cada persona.

El lado oscuro de la Inteligencia Emocional. 
25 Ene
2020
Escrito por juancarlos

El lado oscuro de la Inteligencia Emocional.  »

Por Carlos Martín. 
En determinados puestos de trabajo es esencial estar en contacto con las emociones. En otros, parece ser un detrimento. Y al igual que cualquier habilidad, la capacidad de entender a la gente se puede utilizar para bien o para mal.
Algunos de los mejores momentos de la historia de la humanidad fueron creados por la inteligencia emocional. Cuando Martin Luther King presentó su sueño, eligió un lenguaje que agitaba los corazones de su público.
“En lugar de honrar esta sagrada obligación” a la libertad, Martin Luther King tronó: “Estados Unidos ha dado a los negros un cheque sin fondos.”
Prometió que una tierra “sofocante por el calor de la opresión” podría ser “transformada en un oasis de libertad y justicia “, y previo un futuro en el que “en las rojas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.”
Este mensaje electrizante requiere la inteligencia y la capacidad de reconocer, entender y manejar las emociones emocionales. Martin Luther King demostró una notable habilidad en el manejo de sus propias emociones y en provocarlas para mover a la acción a su audiencia.
El poder de las emociones
Reconociendo el poder de las emociones, otro de los líderes más influyentes del siglo XX años dedicó muchos años al estudio de los efectos emocionales de su lenguaje corporal. Practicando sus gestos de manos y el análisis de imágenes de sus movimientos le permitió convertirse en “un orador público absolutamente fascinante”, dice el historiador Roger Moorhouse”

Estrategia emocional, ¿beneficios para mi empresa?
8 Ene
2020
Escrito por Juan Carlos Valda

Estrategia emocional, ¿beneficios para mi empresa? »

Por Juan Pedro Sánchez
¿Cuál es el objetivo habitual de cualquier empresa? Estaremos de acuerdo en que el primer objetivo es “ganar dinero”, porque sin ganancias no hay viabilidad.
Ahora bien, ¿cómo pretendemos ganar ese dinero? ¿estamos orientados al servicio al cliente? ¿Nos importa el dinero en la misma medida que la satisfacción y la salud de las personas, o nos da igual? Ahí radica el verdadero valor de una organización.
Si la respuesta es negativa podemos  dejar de leer este artículo, pero quizá deberíamos echar un vistazo a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales , que incluye la consideración de los Riesgos Psicosociales.
Si la respuesta es afirmativa, la siguiente pregunta es ¿qué prácticas conscientes y sistemáticas llevamos a cabo en nuestra empresa para promover la satisfacción y la salud de las personas?
Ya sé que esto puede “chirriar” a muchos directivos y empresarios, pero el verdadero objetivo de una empresa, en linea con ganar dinero, debe ser solucionar problemas y satisfacer necesidades de otras empresas o personas que, de hacerlo bien, se convertirán en clientes.
Si nuestro core business es puro servicio (aunque vaya apoyado en algún producto), entonces implantar una estrategia emocional higiénica cobra una importancia transcendental para nuestro negocio.

La inteligencia emocional será la base del éxito laboral en el futuro
22 Dic
2019
Escrito por juancarlos

La inteligencia emocional será la base del éxito laboral en el futuro »

Disponer de una buena inteligencia emocional ayudará en el futuro a encontrar trabajo en un mundo en que los oficios técnicos irán, poco a poco, siendo fagocitados por la robótica. La perspectiva de un trasvase masivo de puestos de trabajo hacia las máquinas inquieta a quienes estudian el funcionamiento del mercado laboral. La solución se enmarca en el ámbito de lo que se denominan capacidades blandas, emocionales. Son «habilidades que la tecnología nunca va a dominar», como indicó, Vikas Pota, director ejecutivo de la Fundación Verkey. Y así se abre la puerta a una nueva veta de empleo.
Las habilidades blandas podrían reforzar, por un lado, trabajos ya existentes y, por otro, configurar nuevas modalidades de empleo. El trabajo emocional es aquel en el que los sentimientos integran las competencias de un profesional, tanto a la hora de gestionar equipos como de atender al público o de asistir a personas enfermas o dependientes. Se desarrolla en una doble dirección, se aplica para generar cierto estado anímico en el cliente (o paciente) y para gestionar inquietudes y malestares del propio trabajador.
La base es la empatía. La comprensión sincera del otro permitirá que, ante situaciones de conflicto, el profesional comprenda el fondo que levanta la indignación o turbación de una persona y pueda lidiar directamente con ese aspecto. También al contrario: si se abre un entendimiento, el cliente empatizará más fácilmente con el trabajador. Comprender las emociones ajenas supone comprender las necesidades de un individuo y humanizarlo.
Sin embargo, adquirir y, sobre todo, desplegar estas competencias exige un cambio radical en cómo se diseñan los puestos de trabajo. ¿La razón? Urgiría gastar mucho tiempo en aspectos intangibles y no medibles. Justo la orientación contraria a la que promueven las políticas actuales. Los dependientes de los comercios funcionan, cada vez más, como máquinas expendedoras. Ocurre en todos los sectores, incluso en grandes librerías que presumían del asesoramiento literario como marca de identidad. Se reduce el personal, se precarizan los contratos: se trabaja a destajo y se quiebra, en consecuencia, la interlocución sosegada entre cliente y el librero.

Cómo desarrollar inteligencia emocional
29 Nov
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Cómo desarrollar inteligencia emocional »

Por Horacio Krell
La inteligencia emocional es la capacidad de entender y gestionar las emociones, lo cual es la clave de la salud mental y de la inteligencia social que es la destreza de conocer los sentimientos de los demás para funcionar bien en la sociedad.
La correlación entre IE e IS puede marcar la diferencia entre comportarse de una manera socialmente aceptable o quedar fuera de lugar.
La cuenta corriente emocional es el reflejo de las relaciones con cada persona y la sumatoria es el capital social que posee un individuo. Desarrollar conjuntamente ambas inteligencias mejorará el resultado de sus cuentas corrientes emocionales y por lo tanto también mejorará el capital social.
El primer paso para desarrollar la inteligencia emocional es conocer el estado actual. Lo que no se mide no se puede mejorar y por lo tanto para mover el amperímetro es necesario saber cómo se está funcionando emocionalmente, es decir cómo se reacciona ante las situaciones estresantes.