Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Inteligencia Emocional


Home » Inteligencia Emocional
Qué es la competencia emocional: los fundamentos – parte II
6 Dic
2018
Escrito por juancarlos

Qué es la competencia emocional: los fundamentos – parte II »

Un monje en el laboratorio“La felicidad no llega de forma automática, no es una gracia que un destino venturoso puede concedernos y un revés arrebatarnos; depende exclusivamente de nosotros. No se consigue ser feliz de la noche a la mañana, sino a costa de un trabajo paciente, realizado día tras día. La felicidad se construye, lo que exige esfuerzo y tiempo. Para ser feliz hay que saber cambiarse a uno mismo”.
Luca y Francesco Cavalli-Sforza
En los últimos años, la ciencia está estudiando más en profundidad el mundo emocional y la conciencia humanas. Se han revalorizando las disciplinas orientales milenarias como la meditación budista y otras prácticas contemplativas. Recientemente se han desarrollado estudios que ponen en evidencia su poder de transformación emocional sobre las personas que las practican.
Efectivamente, los estudios comenzaron con un monje que fue sometido a observación mediante distintos aparatos que permiten medir los patrones de actividad del cerebro. Mientras la actividad de su cerebro era observada, el monje se sumergió en distintos estados de meditación, habituales en la práctica de un monje budista: visualización, amor y compasión, fuerza interior y devoción.

Qué es la competencia emocional: los fundamentos – parte I
5 Dic
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Qué es la competencia emocional: los fundamentos – parte I »

Competencia emocional: como coaches, sabemos como la falta de esta habilidad de las personas empobrece sus resultados y envenena sus vidas.
Competencia emocional es una expresión que alude a una habilidad clave en la vida de las personas y los equipos.  En nuestra actividad cotidiana vemos algunos estados de ánimo casi como enfermedades endémicas en las organizaciones.
Gerentes agobiados por la sobrecarga de compromisos, empleados resignados al mirar el futuro como un espacio sin posibilidades de valor o trabajadores resentidos por injusticias del pasado, son moneda corriente en los ámbitos mas diversos de actividad.
También vemos como, ante los quiebres cotidianos que las personas enfrentan, el techo de su desempeño tiene que ver, en muchísimos casos, con su incompetencia para lidiar con emociones como el enojo o el miedo.
Una historia conocida
La historia que describimos a continuación permite apreciar cómo las emociones, y la forma de relacionarnos con ellas (competencia emocional), pueden influir en el desempeño.

Inteligencia emocional: sepa si tiene esta capacidad con quince señales infalibles
12 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Inteligencia emocional: sepa si tiene esta capacidad con quince señales infalibles »

Décadas de investigaciones apuntan a la inteligencia emocional como el factor crítico que distingue a los mejores del resto del grupo. Vea esta lista de características que definen a una persona emocionalmente inteligente.
Cuando la inteligencia emocional (EQ) apareció por primera vez ante las masas, sirvió como el eslabón perdido en un peculiar hallazgo: las personas con coeficiente intelectual (IQ) promedio superaban a las que tenían IQ más altos el 70% de las veces. Esta anomalía saboteó de gran manera la asunción ampliamente sostenida que el IQ era la única fuente de éxito.
Décadas de investigaciones ahora apuntan a la inteligencia emocional como el factor crítico que distingue a los mejores del resto del grupo. La conexión es tan fuerte que el 90% de los empleados con mejor rendimiento tienen una alta inteligencia emocional, escribe Travis Bradberry en su artículo publicado en LinkedIn.
La inteligencia emocional es ese “algo” en cada uno de nosotros que es un poco intangible. Influye cómo manejamos nuestro comportamiento, navegamos las complejidades sociales y tomamos decisiones personales para lograr resultados positivos.
A pesar de la importancia de la EQ, su naturaleza intangible hace que sea muy difícil saber cuánto tiene una persona y qué se puede hacer para mejorar si carece de ella.

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción
11 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción »

El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción porque sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno en Neuroeducación, el libro que acaba de publicar en Alianza Editorial.
La alegría como base del aprendizaje
El científico señala que “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”.
Entender esto hoy en su raíz y desde la perspectiva de cómo funciona el cerebro y sacar ventaja de ello –afirma– “es un primer principio básico de la enseñanza con el que se puede llegar a aprender y memorizar mejor. Estos principios se pueden extender en su aplicación no solo a la enseñanza básica o durante la adolescencia sino a los más altos estudios universitarios o a estudios aplicados sea la empresa o la investigación científica”.
Asimismo añade que “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo. Aquello que llama la atención y genera emoción. Aquello que es diferente y sobresale de la monotonía”.

El sistema de aptitudes de la inteligencia emocional. Enfoques y propuesta.
3 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

El sistema de aptitudes de la inteligencia emocional. Enfoques y propuesta. »

Por Alexis Codina – “Las normas que gobiernan el mundo laboral están cambiando. En la actualidad no sólo se nos juzga por lo más o menos inteligente que podamos ser ni por nuestra formación y experiencia, sino también por el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás” – Goleman.
Goleman, (1996) define una “aptitud emocional”, como “una capacidad aprendida, basada en la inteligencia emocional, que origina un desempeño laboral sobresaliente”. Aclara que el término incluye también las aptitudes sociales, “… del mismo modo que Howard Gardner utiliza el término “inteligencia personal”, para denominar tanto las capacidades intrapersonales como las interpersonales”.
Hay varios enfoques sobre el sistema de aptitudes que integran la Inteligencia Emocional (IE). Los más difundidos en la literatura especializada son:
Los cuatro componentes de la IE y “Los Diez Atributos de la Inteligencia Ejecutiva”, formulados por D. Ryback en “EQ. Trabaje con su inteligencia emocional. Los factores emocionales al servicio de la gestión empresarial y el liderazgo. (1998).

Sistemas para desarrollar la inteligencia emocional
2 Nov
2018
Escrito por Juan Carlos Valda

Sistemas para desarrollar la inteligencia emocional »

La Inteligencia Emocional: qué es y qué comprende
La Inteligencia Emocional es la capacidad de comprender las emociones y conducirlas, de tal manera que podamos utilizarlas para guiar nuestra conducta y nuestros procesos de pensamiento, para producir mejores resultados.
Incluye las habilidades de: percibir, juzgar y expresar la emoción con precisión; contactar con los sentimientos o generarlos para facilitar la comprensión de uno mismo o de otra persona; entender las emociones y el conocimiento que de ellas se deriva y regular las mismas para promover el propio crecimiento emocional e intelectual.
La Inteligencia Emocional incluye la Inteligencia Intrapersonal e Inteligencia Interpersonal. La Inteligencia Intrapersonal, se manifiesta en contactar con los propios sentimientos, discernir estos sentimientos y orientar la conducta. La Inteligencia Interpersonal se determina por la capacidad de liderazgo, la aptitud para relacionarse, mantener amistades y solucionar problemas sociales.