por Marta Gracia Sánchez

La gran mayoría de los aragoneses conocen Chocolates Lacasa. Es una empresa familiar con 161 Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Una multinacional toma sus decisiones por los números, la empresa familiar lo hace con el corazón

lacasapor Marta Gracia Sánchez

La gran mayoría de los aragoneses conocen Chocolates Lacasa. Es una empresa familiar con 161 años a sus espaldas. La compañía sobrevive a la crisis gracias a que miran con el corazón, tal y como dice Fernando Lacasa. Aseguran que a pesar de que el consumo ha bajado, ellos han crecido e incluso internacionalmente

Chocolates Lacasa es una gran empresa familiar con larga tradición en Aragón. De hecho, ya lleva 161 años en marcha. La compañía sobrevive a la crisis porque, como dice el secretario de Consejo, Fernando Lacasa, “a un empresario familiar le cuesta más despedir porque mira con el corazón”. Asegura que en el momento que estalló se reinventaron para poder continuar y así ha sido.

Además, es presidente de AEFA (Asociación de Empresa Familiar de Aragón) y lucha porque las empresas familiares se mantengan con un lema: “Cuidemos lo que tenemos”. Por esto, pide a la DGA que no se descuelgue en el aspecto de la fiscalidad para que nuevas empresas se instalen en la Comunidad.

Este año ha ganado el premio al mejor empresario de Aragón, algo que le alegra, pero que señala que es gracias al equipo que tiene detrás. “Las cosas funcionan cuando el equipo funciona”. Por esto, les recomienda a sus hijas que sean las primeras en entrar y las últimas que apaguen la luz cuando se vayan.

Pregunta.- Lo primero de todo, enhorabuena por el premio al mejor empresario de Aragón, ¿qué representa?
Respuesta.- Todo un orgullo porque siempre digo que no hay empresario sin empresa. El hecho de que el premio me lo den a mí es porque soy la cabeza visible de alguna forma de Chocolates Lacasa. Es el reconocimiento a una trayectoria empresarial de muchísimos años, desde 1852, y, en consecuencia, es reconocer también la labor de un equipo. Me gustaría resaltar que las cosas funcionan cuando el equipo funciona. El buen hacer y el mucho esfuerzo hacen que las cosas funcionen.

P.- Actualmente, estamos en un momento de dificultad económica, ¿cómo sobrevive una empresa como Chocolates Lacasa a esta situación?
R.- Hay que pensar en sectores, yo creo que es muy injusta la economía si pensamos globalmente. En esta crisis hay sectores que han ido mejor y otros que han ido peor y también ha habido momentos espectaculares para algunos sectores, que no lo han sido tanto para el sector de la alimentación.

Nosotros decimos que la empresa y nuestro sector son como un gran barco que le cuesta mucho acelerar, pero que también le cuesta frenar. Pese a esto, es verdad que ha habido una bajada de consumo.

Nosotros, cuando empezó la crisis, nos planteamos una disyuntiva que era o reducíamos la estructura y despedíamos a gente o nos poníamos a hacer las cosas mejor. Hemos conseguido no despedir a nadie, pero sí intentar reubicar; es decir, ingenieros informáticos a las líneas a ver cómo mejorábamos productividad. Se han tomado un montón de medidas dentro de un programa que llamamos “más 160”. Esta serie de medidas ha hecho que en un entorno de consumo decreciente, nosotros hayamos crecido. En este momento, llevamos un crecimiento de un 14% este año, en la marca propia y un 18,5% en la marca de distribución, es decir vamos mejorando la tendencia del mercado.

P.- Una víctima de la crisis es el cierre de la planta de Huesitos en Ateca, ¿da miedo ver una empresa del sector en esta situación?
R.- Lo que hay que resaltar es que una multinacional toma sus decisiones sin corazón, solamente por los números y una empresa familiar toma las decisiones, sobre todo, con el corazón y ahí el arraigo es muy importante.

Lectura relacionada  Los valores en la empresa familiar

Antonio Lacasa fundó en 1852 un almacén en el que vendía tejidos, garbanzos y el chocolateAntonio Lacasa fundó en 1852 un almacén en el que vendía tejidos, garbanzos y el chocolate. Mondelez, que es Suchard, decidió que le era más rentable fabricar en Polonia y Valladolid que en Ateca. Ellos no valoran la enorme importancia que tienen para un pueblo aragonés, como es Ateca, esa decisión, que la habrán tomado en Zürich o en cualquier sitio. Eso es algo muy reseñable la diferencia de empresa familiar o empresa no familiar y en su consecuencia mucho más fría.

En segundo lugar, Huesitos va a seguir fabricando. Chocolates Valor es una gran empresa y estoy seguro de que los Huesitos y el Tokke se mantendrán y los harán crecer y la fábrica se mantendrá y la harán creer. Otra cosa diferente es que por una decisión de Mondelez, imperativamente, tanto los chicles como los caramelos se los tenían que llevar a Valladolid, porque tienen una fábrica ahí ,que yo la conozco, y es una gran fábrica, pero que ellos piensan que hay que meter esos varios millones de toneladas allí para que sea más rentable, porque si no corre peligro, incluso podría cerrar la fábrica de Valladolid, porque ellos sólo fabrican en grandes cantidades. Eso ya no depende de Chocolates Valor, fue una decisión de Mondelez y que no se ha podido cambiar por nadie.

P.- Ha dicho que las multinacionales miran los números, la empresa familiar mira con el corazón… ¿Es una clave para que muchas empresas familiares estén aguantando la crisis?
R.- No lo dudes. Yo contaba el otro día que tengo un amigo empresario que para seguir con el negocio en marcha ha vendido su piso que lo tenía sin hipoteca y se ha ido a un piso de alquiler. Eso no lo hace una multinacional. Es una tienda del centro, pequeña, pero creo que tiene tres o cuatro personas trabajando ahí. Esos puestos de trabajo se mantienen gracias a la decisión del empresario. Que es capaz de desprenderse de un piso de su propiedad con el riesgo de futuro que tiene porque ha perdido dinero en estos últimos años, pero mantiene su negocio en marcha.

El desempleo es horrible, es una gran lacra. Pero yo como presidente de la Asociación de la Empresa Familiar voy a decir que, siendo el desempleo horrible, pensemos en esa especie de desempleo entre comillas de los 270.000 empresarios que han cerrado en España durante esta crisis. Muchos de ellos no tienen ningún subsidio, han perdido su dinero, sus ilusiones, probablemente habrán tenido muchos quebraderos de cabeza que no les habrán dejado dormir y encima muchos de ellos han perdido también su piso.

P.- Este año ha sido elegido presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón, ¿qué balance hace de estos pocos meses?
R.- El orgullo al reconocimiento, a la petición de los empresarios familiares de Aragón de que esté tres años liderando la asociación. A continuación, como yo lo único que sé en esta vida es trabajar, pues me puse a ello. Empecé a pensar en los objetivos de la Asociación, entre ellos regenerar la imagen del empresario que estaba demasiado deteriorada. Por otra parte, también el mejorar, o al menos no empeorar, el camino impositivo de las empresas familiares, porque ésa es una diferencia que nos perjudica muchísimo respecto a las empresas no familiares. Por último, poner a disposición de muchos otros empresarios familiares experiencias de qué han hecho otras empresas familiares en el pasado cuando han tenido un problema de los típicos de las empresas familiares: un problema de sucesión, de discusiones o por qué un familiar tiene que cobrar más que otro. No se trata de que las siguientes generaciones de la empresa familiar, por el hecho de ser hijos de tengan más derechos que, yo creo que no. Creo que tienen los mismos derechos, es más tienen que demostrarlo más. Yo intentaré inculcar a mis hijas que tienen que ser las primeras que entren y las últimas que apaguen la luz cuando se vayan.

Lectura relacionada  Cosas que debes tener en cuenta si te planteas ahora un relevo en tu negocio

Imagen de algunos de los productosImagen de algunos de los productos
P.- Hace unos días se firmó un convenio para que no se pierdan los negocios familiares. ¿Cómo se puede hacer efectivo? ¿Cómo se puede solicitar esa ayuda?
R.- Muy fácil en el link que aparecerá en la página web de la AEFA o de la Fundación Basilio Paraíso. Uno clicka en él y traslada el problema y se ponen en contacto. Para nosotros creo que era obligado el hecho de que exista la posibilidad de poder trabajar para solucionar los problemas de empresas familiares. Con un poco de buena voluntad se pueden solucionar muchas cosas, porque no son tan complicadas estas cuestiones que surgen y que con el contacto de otros empresarios realmente se puede ayudar mucho.

P.- ¿El relevo generacional sigue siendo un problema?
R.- Yo entiendo perfectamente que cada uno de nuestros descendientes podrá pensar lo que quiera y yo entenderé que un hijo sea médico y trabaje en la Seguridad Social, entonces qué va a hacer en la empresa, porque entre las guardias y tal, como para dedicarle tiempo a lo otro, entonces que siga siendo médico, pero a lo mejor hay otro empresario familiar al que le puede interesar el negocio. Debería ser así de sencillo.

Luego hay otros casos mucho más complicados como los MBO que es cuando los directivos adquieren el capital de la empresa para la que están trabajando. Esto es una solución mucho más compleja, pero también podemos ayudar con eso, porque experiencia es lo único que nos da el tiempo. Yo lo resumo con una frase: cuidemos lo que tenemos.

P.- Todos coinciden en que la exportación es una de las salidas a la crisis. ¿A la empresa familiar le cuesta exportar?
R.- Empresas familiares hay desde muy grandes a muy pequeñas. Las hay de un único trabajador, que es el propio empresario a muy grandes, que en Aragón tenemos referencias como puede ser Saica, que puede ser la mayor. No es que le cueste a la empresa familiar por ser familiar, le cuesta más a la empresa pequeña que a la grande. Pensemos que una empresa con seis trabajadores el irse a Pekín a vender en el mercado chino, le supone en su presupuesto un coste importante. Sin embargo, una empresa que factura 500 millones de euros no le cuesta tanto.

El problema no está en que sea empresa familiar o no, sino en el tamaño que tenga la empresa. Por esto, una de las iniciativas que se están teniendo ahora mismo es intentar que nuestras empresas aragonesas ganen tamaño, porque con él se consiguen tres cosas diferenciales: la internacionalización, la innovación y el contratar a los mejores profesionales.

Lectura relacionada  Empresa Familiar: La propiedad es la estabilidad

P.- ¿Cómo le va el comercio exterior a Chocolates Lacasa?
R.- Bien, pero no estamos creciendo tan espectacularmente. Estamos creciendo en el mercado exterior, a un ritmo de dos dígitos, un 15%, no quizás como España que está viviendo una especio de eclosión. Nosotros estamos en un mercado de consumo en el que nuestros competidores son diez mil veces más grandes que nosotros, son Nestlé, Mars, grandísimas compañías que están en todo el mundo. Nosotros vendemos y crecemos en el exterior y le damos mucha importancia, pero es complicado porque no podemos ir a países donde no estén nuestros competidores porque están en todos.

Lacasa asegura que el premio al mejor empresario de Aragón es por el equipo que tiene detrás Lacasa asegura que el premio al mejor empresario de Aragón es por el equipo que tiene detrás
P.- Aragón está perdiendo últimamente muchas empresas, ¿cómo se puede atraer al tejido empresarial para que vuelva a generarse en la Comunidad?
R.- Nosotros tenemos una situación geográfica fantástica. Estamos en la mitad del cuarto noreste de España, en el cuadrante de las tres en punto. Además, ahí se genera el 75% del PIB español. Además, tenemos un clima social bastante aceptable, todos los acuerdos de los comités de empresas y de GM han sido un paradigma de lo que tienen que ser las relaciones laborales, cada uno intentando defender lo suyo, pero al final, defendiendo la continuidad del empleo y el crecimiento futuro.

Tampoco tenemos componentes negativos, por ejemplo, sin querer ahondar en heridas, no hay reivindicaciones independentistas que complican todo tipo de inversiones. No habrá que aprender ni catalán, ni euskera. Con estas situaciones lo único que se pide es que para que no se nos vayan a Valencia, Madrid, Navarra, pensar en un impuesto de fiscalidad mejor. Yo no pido tener una fiscalidad mejor, pero que no se nos vayan a otro lado. Ése el mensaje. Lo que nos está diciendo la Comunidad Valenciana o Madrid o Navarra es “ojo” que nosotros vamos a bajar los impuestos. Que no nos quedemos descolgados.

P.- ¿Aún quedan flecos para que se instalen aquí empresas?
R.- Si uno se quiere instalar en Inglaterra tiene un libro en el que te analizan todo, desde el nivel de vida, la facilidad de conseguir vivienda. Hay cantidad de cosas que un empresario valora a la hora de instalarse. Entonces dentro de eso, no dudes de que la fiscalidad es una que se mira siempre. Ahí que no nos quedemos descolgados por favor.

Autor: Marta Gracia Sánchez – www.aragondigital.es

Flyer JC terminado

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.