Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Liderazgo » 6 factores clave para el exito y liderazgo

6 factores clave para el exito y liderazgo

por Estefanía Gomez

El liderazgo es una de capacidad que está presente en todos los ámbitos de la vida. Todos conocemos personas que por su carisma, su capacidad de organización y trabajo, su esfuerzo y disciplina están destinados a liderar grupos con el fin de conseguir resultados positivos en cualquier empresa que se propongan.

En las sociedades actuales, la capacidad de liderazgo adquiere una importancia muy alta porque las personas, como sujetos sociales que somos, necesitamos a alguien que nos marque la acción y tome determinadas decisiones. Aunque es positivo que en todos los aspectos de la vida las decisiones se tomen en equipo, siempre suele preservar la capacidad de decisión del líder.

En empresas u orgnizaciones similares, la importancia del liderazgo es tan determinante para el éxtio como para el fracaso, es decir, si no se comprende rápidamente la importancia de tener un líder con suficientes competencias, la organización terminará por fracasar o llegará más tarde a alcanzar los objetivos marcados.

Los líderes son esas personas que surgen de manera natural en un conjunto y que a través del modo de expresar sus ideas son capaces de convencer a sus compañeros y consigue un ambiente positivo en el entorno de trabajo.

La capacidad de liderazgo radica en la forma de ver y actuar ante el mundo, a continuación os proponemos seis factores de un buen líder para alcanzar el éxito en las organizaciones.

Seguridad y autoconfianza

Para que una organización alcance el éxito es necesario que las decisiones que se tomen sean acordadas por un extenso número de miembros, es decir, que todos participen de los proyectos de la empresa o la organización y se sientan partícipes. De ese modo se genera un espíritu de trabajo muy positivo y todos los que trabajan en el proyecto realizan sus tareas sin sentirse obligados sino interiorizando que es lo mejor para la empresa.

El líder es la persona que tiene que articular este tipo de acciones, es decir, debe hacer partícipes a todos los agentes interesados en las decisiones que tome la empresa pero debe conseguir que su opinión o su punto de vista resalte sobre el grupo. Un líder con seguridad en sí mismo y autoconfianza consigue precisamente eso, que todas las opiniones sean respetadas y escuchadas y que su mensaje cale más que el del resto. Si la decisión acordada finalmente no es la que se deriva de su propuesta, no manifiesta reparos en admitir que su propuesta no era la más adecuada, demostrando una vez más seguridad y autoconfianza y velando siempre por los intereses de la empresa y del colectivo por encima de los suyos propios.

Lectura relacionada  Haz que suceda: del control a la influencia

Ofrecer impulsos a la empresa

El líder es también la persona que debe proveer de metas u objetivos al resto de empleados y compañeros, es decir, debe ser él quien indique que rumbo seguir, y hacerlo de manera clara, pero permitiendo libertad para que los empleados y compañeros sigan el rumbo que ellos deseen siempre que el objetivo final se cumpla. Cada componente del equipo puede trabajar con mayor o menor grado de liberad siempre que alcance los objetivos propuestos por el líder.

Esa capacidad de autorregulación es muy apreciada en organizaciones y empresas, los trabajadores con jefes o superiores que tienen esta característica, se sienten más liberados y entienden el proyecto como algo personal, por tanto, le dedican mayor esfuerzo y compromiso que si únicamente fuera un trabajo rutinario.

Para adquirir este atributo, las personas que desean convertirse en líderes han de aprender que en ocasiones han de renunciar al poder por determinadas circunstancias. Hay personas que desarrollan de manera innata cualidades de liderazgo como las que estamos contando, pero otras en cambio van adquiriéndolas con el tiempo. El hecho de saber renunciar al poder a tiempo, delegar, admitir otras opiniones como válidas y más adecuadas son algunas de esas características que ha desarrollar un verdadero líder.

Aprendizaje constante

Aunque lo hemos comentado de manera indirecta, otra particularidad que degine a los líderes es que se muestran abiertamente flexibles a las opiniones contrarias. Es decir, no obligan al grupo a aceptar sus imposiciones sino que muestran flexibilidad para cambiar de opinión, están abiertos a nuevas ideas y enfoques y generan un ambiente en el que está permitido el fallo, pero lo realmente importante es lo que se aprende a partir de la experiencia de haber fallado.

Respecto al trabajo de sus colaboradores, es necesario que les permitan tomar riesgos a pesar de la posibilidad de fallar y que generen espacios para que todos aprendan de los errores de los demás.

Las organizaciones que cuentan con líderes con estas capacidades se adaptan de mejor manera a los cambios continuos en el mercado, ya que los líderes se muestran abiertos a escuchar sugerencias y opiniones, incluso cuando son contrarias a su propio criterio.

No sólo el líder aprende de los compañeros, sino que todos los miembros de la organización aprenden y lo que es también importante, se genera un clima en el que más sencillo “imponer” una decisión o una idea, porque el líder cuenta con ese atributo de superioridad que le aporta el hecho de aceptar las críticas y las opiniones contrarias.

Lectura relacionada  Inteligencia emocional en el liderazgo

Capacidad de comunicación

Buena parte de las tareas de un líder consisten en hacer llegar los mensajes y la estrategía de la compañía de un modo asumible y entendible por todos los empledos. En muchas ocasiones el líder no debe realizar ningún tipo de tarea física o intelectual sino únicamente tareas de coordinación mediante un lenguaje y una capacidad de comunicación que lleguen de manera correcta.

Gran parte del trabajo de un líder es hacer llegar la indiosincrasia de la organización tanto a nivel externo como a nivel interno, es decir, que se respeten las señas de identidad de la organización y que se alcancen los objetivos respetando esos valores. Un líder ha de emimir mensajes claros y concisos, asegurando que el mensaje que se quiere transmitir se entiende correctamente.

Insistimos nuevamente que el líder es sólo una parte más de la organización, muy importante ciertamente, pero no indispensable, por lo que tiene que estar dispuesto en todo momento a escuhar las preocupaciones y sugerencias de compañeros y empleados y a partir de ahí decidir en equipo cuál es la mejor opción para la empresa en cada caso.
Respetar y valorar las opiniones de los demás es la acción más eficaz por parte de los líderes para hacer partícipes a todos los compañeros de las necesidades de la empresa.

Motivación e ilusión en el trabajo

Un buen líder es aquél que es capaz de hacer llegar a sus compañeros que los objetivos que logre la empresa son sus propios objetivos sobredimensionados. El trabajo de un líder consiste básicamente en hacer creer a sus compañeros y el resto de empleados de la organización que conseguir objetivos y metas para la organización es similar a conseguir objetivos propios, para ello debe lograr que todos los empleados se sientan parte del equipo.

Sin ilusión y motivación es imposible transmitir estas ideas de pelear por alcanzar los objetivos. En las empresas, los trabajadores que están motivados son, por norma general, trabajadores que están comprometidos con los objetivos de la empresa. Suele ocurrir además que aquellos trabajadores que están motivados son los más productivos, porque se produce un efecto de retroalimentación positiva, es decir, se motivan porque consiguen resultados y los resultados favorecen que se sientan más motivados por sacar el trabajo adelante.

Lectura relacionada  Liderazgo e innovación, dos caras de la misma moneda: ¿Cómo es un líder innovador?

El líder es la persona encargada de generar ese buen ambiente de trabajo y esa motivación entre empleados. Hay que transmitir a los miembros de organizaciones y empresas que sus logros personales son fundamentales para la empresa y que realizando el trabajo con motivación, es posible alcanzar resultados satisfactorios en más ocasiones.

Capacidad de empatía

Es una característica que se ha comentado de manera indirecta en los puntos anteriores. La empatía es la capacidad de ponerse en la piel del otro y comprender cómo piensa y qué le ha llevado a tomar determinada decisión.

Los líderes deben en todo momento tener muy en cuenta las necesidades de sus compañeros, empatizar con ellos. Deben mostrarse tan exigentes con el resto como lo son con ellos mismos pero al mismo tiempo tener capacidad de comprensión y mostrarse cercanos al equipo de trabajo en momentos de flaqueza.

Hablamos de empatía porque un líder nunca debe dejar de lado sus responsabilidades. Esto es, es cierto que hay que mostrar empatía, solidarizarse con los errores y tratar de obtener un aprendizaje de ellos, mostrando también capacidad de reacción para superar las situaciones, pero un líder nunca debe caer en la complacencia y el exceso de confianza. Un exceso de confianza puede ser peligroso tanto para el líder como para el resto de compañeros del equipo de trabajo, y lo que es más importante, para la organización y los objetivos que se ha marcado.

Un buen líder es una necesidad imperante para que una organización alcance sus objetivos con éxito.

Fuente https://planemprendedor.com/6-factores-clave-exito-liderazgo

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.