Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Inteligencia Emocional » ¿COMO HACER, PARA QUE SU EMPRESA TENGA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y ATRAIGA A LOS EMPLEADOS CREATIVOS?

¿COMO HACER, PARA QUE SU EMPRESA TENGA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y ATRAIGA A LOS EMPLEADOS CREATIVOS?

por Pedro Bartak 

Uno de los aspectos claves, de las empresas donde la inteligencia emocional está presente, es la predisposición positiva a los cambios.

Cambiar significa perder el miedo al “volver a conocer” y emprender un esfuerzo para salir de la estabilidad actual. Es volver a reinventarnos y tener el valor necesario para atravesar ese momento transitorio, en que dejamos algo conocido, pero todavía no logramos integrar lo nuevo.

Salir de la rutina y probar con cosas nuevas, implica comprender que:

  • Cualquier acción genera una reacción.
  • El resultado de lo que somos hoy, está predeterminado por nuestras acciones del pasado.
  • Si se desea un futuro diferente, hay que comenzar haciendo cambios en el presente.
  • Los cambios movilizan energía. Nos proporcionan dinámica.
  • La inflexibilidad y la resistencia al cambio, producen estancamiento y ahogan la creatividad.
  • Las nuevas energías, originadas a partir del cambio, nos renuevan y repotencian.

También, se requieren nuevas actitudes:

  • Aceptar el período de desequilibrio, producido por el tiempo en que se demora en salir de una situación dada y encarar una innovación y percibir sus resultados.
  • Expresar, con total sinceridad, como se siente uno, y comunicarlo.
  • Compartir todo el proceso, con el equipo de trabajo.
  • Sin dejar de ser realista, manejarse con presencia y optimismo.
  • Vivir el presente y no dejarse desbordar por la ansiedad, provocada por el futuro.
  • Ser consciente de nuestras fortalezas y debilidades.
  • Sin perder nuestra racionalidad, otorgarle un espacio primordial, a nuestras emociones.

Las características, arriba mencionadas, son las que abren a una organización para el cambio. Este tipo de organizaciones, son las que facilitan la atracción,fidelización y desarrollo de gente creativa. Esta situación, en un mundo donde el talento es más escaso que el capital, se puede convertir en una gran fuente de ventajas competitivas.

La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas y esta se traduce en innovación, cuando finalmente se convierte en nuevos productos y/o servicios. Entonces, podemos coincidir en que, más que una genialidad puntual y fugaz, la creatividad, es una cuestión de actitud permanente y constante.

Las empresas innovadoras y motivadoras, que poseen personal creativo, que investigan y aprenden y que llevan todos estos elementos a la acción, son las organizaciones que empiezan a liderar el presente y serán, sin duda, las lideres del futuro.

Este grupo de empresas creativas, que agregan valor con sus nuevas ideas, puede manifestarse en la industria, en los servicios, en las actividades primarias, etc. Tampoco es una cuestión de propiedad, antigüedad o tamaño. Solamente se trata de un asunto de talento aplicado. 

Si ese talento proviene de una “clase de gente creativa”. Luego, las preguntas son: ¿cómo atraemos a esa gente?; ¿cómo los reclutamos?; ¿cómo los mantenemos cómodos en la empresa?; ¿cómo los incentivamos?; ¿cómo acrecentamos sus capacidades?; ¿cómo integramos sus resultados individuales y grupales, con los de la empresa?; ¿cómo reconocemos sus logros?; ¿cuál es nuestra política de promociones?

Evidentemente, las empresas que pueden dar respuestas favorables a estas preguntas, forman una “clase especial”. Son empresas que le dan un valor, cada vez mayor, a la administración de los intangibles. Son empresas que, van más allá de los canales convencionales, y adoptan la gestión de la diversidad.

En resumen, son empresas que privilegian a las 3 grandes T (según Dave Ulrich):

  • Talento: entendido como capacidad x compromiso.
  • Tecnología: capacidad de realizar un trabajo de manera más eficiente y eficaz.
  • Tolerancia: que es la cualidad más difícil de desarrollar.

A partir de estos elementos conductores e integradores, deberemos trabajar con ciertas variables que, darán fortaleza y certidumbre al proceso.

Algunas de estas variables son:

  • Un liderazgo competente, promotor y comprometido.
  • Un ambiente de trabajo positivo y motivador.
  • Coincidencia en los valores declarados por la compañía y por sus integrantes.
  • Perspectiva a largo plazo, enunciada en la misión y respaldada por la visión.
  • Credibilidad y confiabilidad en la alta dirección.
  • Modelo estratégico compartido, claramente definido y comunicado.
  • Una imagen externa de la empresa, reconocida, con prestigio y consolidada.

Como conclusión de esta nota, hemos visto la importancia de la inteligencia emocional y de la creatividad, en las organizaciones. Por último, pero quizás como tema más importante, recorrimos una serie de factores que apoyan la instalación y el desempeño de estas cualidades y que, no son otra cosa, que los componentes de una fuerte cultura corporativa.

Lectura relacionada  5 claves de la inteligencia emocional para ser jefe

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.