Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Comunicación » La comunicación: algo más que la suma de palabras

La comunicación: algo más que la suma de palabras

Por Doris Gónzalez Hernández

Cuando hablamos, no solo decimos lo que las palabras expresan; va con ellas, nuestros más profundos pensamientos, creencias y lo más importante nuestros prejuicios (algunos prefieren llamarlos paradigma)

Me gusta utilizar PRE-JUICIOS: juicios anticipados, previos, dar un hecho por sentado.

Una de las formas en las cuales manifestamos estos prejuicios son las generalizaciones: Meter a todos o algo en un mismo saco.  Por ejemplo: un gran favorito de muchas  mujeres es esta perla: “Todos los hombres son malos”

Es  fácil “tumbar” o trabajar una generalización, basta con tener “la excepción de la regla” para desmontarla.

En el ejemplo anterior, suelo preguntarle a la persona:

– Ajá, todos los hombres son malos, ¿y qué tal tu papá?

– ¡Ah no! mi papá es un santo

_ Entonces todos menos tu papá, por ende  NO SON TODOS

– ¿Tienes hijos varones?

– Sí, dos

– ¿Son malos tus hijos?

– ¡Noooooooooooooo!, imposible.

– Tu papá y tus hijos suman tres: todos menos tres, JAMAS son todos.

Así podemos seguir con el ejercicio, con este o cualquier otro ejemplo, parece simple pero es importantísimo.

Las generalizaciones corroen el alma, impiden el crecimiento personal, la comunicación o conexión con el otro va desde la descalificación, como dijimos por creencias anticipadas y hará que coloquemos la lupa en lo negativo o que califiquemos cualquier evento o característica como malsana, sin ni siquiera permitirnos conocer como es realmente la persona, darle la oportunidad que se muestre con virtudes y desaciertos.

Otros ejemplos: “todas las mujeres son unas zorras”

_ ¿y que tal tu mamá?

_ ¡Ahhhhhh! lo más parecida a Santa Teresita de Jesús

“No existen los amigos”

_ ¿y tú? ¿eres amigo?

_Síiiiiiiiiiiiiiiii¡, soy noble, fiel, leal.

 ¡Guaooooooooooo¡ vaya privilegio, en TODO, el mundo la única persona que nació con los genes para ser amigo.

También observamos una importante carga emocional y prejuicios en refranes y metáforas.

Refranes limitantes:

  • Más vale pájaro en mano que cien volando (criterio de escasez)
  • Más vale malo conocido, que bueno por conocer (Miedo al cambio)
  • Loro viejo no aprende a hablar (Ponerle fecha de vencimiento a la capacidad de aprender)
  • Árbol que nace torcido, nunca su rama endereza (Negación de mejora, de encarrilarse en la vida,  lapidario)
Lectura relacionada  Cómo comunicarse con el personal de su empresa

 Metáforas limitantes:

  • La vida es una lucha
  • Estoy con el agua al cuello
  • Estoy en un callejón sin salida
  • Llevo el mundo a cuestas

Es importante estar consciente de lo que decimos, que hay detrás, que conlleva cada palabra emitida.

Hacer nuestra propia evaluación, contrastarla con la realidad. En este caso siempre que consiga todos menos uno, tumba el prejuicio.

Con refranes y metáforas, tomar conciencia de lo disfuncional de la frase, la rigidez es lo contrario del crecimiento personal,  es oportuno cambiar los símbolos básicos de las creencias limitantes, evitar utilizar un vocabulario que lo frustre, debilite o  paralice, utilice frases que lo faculten, lo habiliten, le confieran poder.

En la medida  que estemos más conscientes de nuestros diálogos internos, de nuestras preconcepciones para relacionarnos con los otros, y nos dispongamos a redefinirlas, estaremos sanando y como consecuencia tendremos una comunicación más fluida y mejoraran nuestras relaciones interpersonales.

Fuente: https://dorisgh.wordpress.com/tag/comunicacion-y-los-prejuicios/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.