Nos cuesta gran esfuerzo el cambio, y muchas veces abandonamos antes de empezar. Los objetivos parecen gigantes, el trabajo una epopeya, Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Gestion del Cambio » El cambio y los pequeños pasos

Nos cuesta gran esfuerzo el cambio, y muchas veces abandonamos antes de empezar. Los objetivos parecen gigantes, el trabajo una epopeya, y nuestra voluntad pobre. Pero existe un secreto sobre pequeñas acciones, hábitos y una motivación acumulativa, que nos ayuda a transformar conductas y empresas.

Caminaba hace un tiempo despistado, cuando vi venir a un chico que canturreaba, irritando su madre. La mujer le advertía, repetidamente: “termina ya con ese cantito”. De repente, la señora, cansada de insistir, le grita:

– ¡Cállate, José! –y le pega un cachetazo. Siguieron andando luego, en cordial silencio.

José y su madre son dos aspectos de nuestro propio comportamiento. Somos José cuando repetimos rutinas insalubres o que no generan valor. Somos su madre, porque nos decimos a cada instante “tengo que cambiar, mañana ordeno el escritorio, debo generar procesos, el lunes empiezo la dieta, quiero pasar más tiempo con mis hijos”. Sin embargo, necesitamos el repulsivo golpe: una úlcera, la reacción desmedida, el ataque de estrés, pánico o ansiedad. De repente estás con la misma cara que José cuando recibió el tortazo. Y si no es demasiado tarde, cambias.

El Kaizen es una técnica japonesa que sintoniza perfectamente con nuestra condición biológica (lo explican mejor autores más eximios como Robert Maurer). Al parecer, nuestro cerebro rechaza los grandes cambios y reacciona con temor, anulando cualquier motivación al movimiento. Sin embargo, si realizamos pequeñas pero constantes acciones en dirección a un objetivo, el cerebro se siente a gusto, y vivenciamos una motivación acumulativa.

“Cada vez que envío un e-mail, me desespera no encontrar al contacto, pero tengo un lío en la base de datos, que sólo pensar en ordenarla me da dolor de panza”. Empieza simple: ordena dos contactos por día. “¡Pero mi base es de tres mil!”. No importa. Esta ínfima acción, repetida cada día, generará el Gran Cambio. Llegará un momento que:

– la acción de ordenar se habrá hecho un hábito,

– nos moveremos sin esfuerzo en la dirección correcta, y

– habremos desactivado la temible imagen de la gigante base de datos queriendo fagocitarnos.

Además, esa pequeña acción repetida evitará que cambiemos a la fuerza por un colapso nervioso una tarde ajetreada, en la que no llegamos a enviar tres presupuestos urgentes.

Lectura relacionada  ¿Cómo vencer el miedo al cambio?

Pasa hoy tres minutos antes de la cena con tus hijos, ordena sólo las lapiceras de tu escritorio, come un bocado menos de tu cena sin esperar el comienzo de la dieta el lunes. Y mañana de nuevo, y pasado, otra vez. En pocas semanas verás que has encontrado una fórmula para transformar tu conducta, tu empresa y toda tu vida

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

Nos cuesta gran esfuerzo el cambio, y muchas veces abandonamos antes de empezar. Los objetivos parecen gigantes, el trabajo una epopeya, y nuestra voluntad pobre. Pero existe un secreto sobre pequeñas acciones, hábitos y una motivación acumulativa, que nos ayuda a transformar conductas y empresas.

Caminaba hace un tiempo despistado, cuando vi venir a un chico que canturreaba, irritando su madre. La mujer le advertía, repetidamente: “termina ya con ese cantito”. De repente, la señora, cansada de insistir, le grita:

– ¡Cállate, José! –y le pega un cachetazo. Siguieron andando luego, en cordial silencio.

José y su madre son dos aspectos de nuestro propio comportamiento. Somos José cuando repetimos rutinas insalubres o que no generan valor. Somos su madre, porque nos decimos a cada instante “tengo que cambiar, mañana ordeno el escritorio, debo generar procesos, el lunes empiezo la dieta, quiero pasar más tiempo con mis hijos”. Sin embargo, necesitamos el repulsivo golpe: una úlcera, la reacción desmedida, el ataque de estrés, pánico o ansiedad. De repente estás con la misma cara que José cuando recibió el tortazo. Y si no es demasiado tarde, cambias.

El Kaizen es una técnica japonesa que sintoniza perfectamente con nuestra condición biológica (lo explican mejor autores más eximios como Robert Maurer). Al parecer, nuestro cerebro rechaza los grandes cambios y reacciona con temor, anulando cualquier motivación al movimiento. Sin embargo, si realizamos pequeñas pero constantes acciones en dirección a un objetivo, el cerebro se siente a gusto, y vivenciamos una motivación acumulativa.

“Cada vez que envío un e-mail, me desespera no encontrar al contacto, pero tengo un lío en la base de datos, que sólo pensar en ordenarla me da dolor de panza”. Empieza simple: ordena dos contactos por día. “¡Pero mi base es de tres mil!”. No importa. Esta ínfima acción, repetida cada día, generará el Gran Cambio. Llegará un momento que:

– la acción de ordenar se habrá hecho un hábito,

– nos moveremos sin esfuerzo en la dirección correcta, y

– habremos desactivado la temible imagen de la gigante base de datos queriendo fagocitarnos.

Además, esa pequeña acción repetida evitará que cambiemos a la fuerza por un colapso nervioso una tarde ajetreada, en la que no llegamos a enviar tres presupuestos urgentes.

Pasa hoy tres minutos antes de la cena con tus hijos, ordena sólo las lapiceras de tu escritorio, come un bocado menos de tu cena sin esperar el comienzo de la dieta el lunes. Y mañana de nuevo, y pasado, otra vez. En pocas semanas verás que has encontrado una fórmula para transformar tu conducta, tu empresa y toda tu vida.

Autor Oscar Bianchi

  Director de Kaiprom Soluciones Comerciales, empresa dedicada a consultoría de negocio, comunicación y socialmedia para compañías IT. Licenciado en Comunicación y especialista en Ingeniería Gerencial. Fue profesor adjunto de la Universidad de Ciencias Empresariales (Argentina), en las cátedras de Psicología, Marketing y Comunicación.

Fuente http://www.serhumanoytrabajo.com/archivo/personal/cambio.htm

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos. 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (2)

  1. carles G dice:

    Curioso e interesante, me animó ver la referencia del Kaizen que desde otros foros me ha llegado. Me encuentro desempleado y ahora estoy redactando un plan de empresa a ver si consigo establecerme por mi cuenta.

    gracias

    carles G

    • Espero que realmente puedas concretar tu emprendimiento Carles !
      Realmente el metodo de los pequeños pasos es para mi la gran respuesta a la metodologia mas apropiada de generacion de cambios en la pyme, dada la naturaleza del empresario.
      El pragmatismo que lo caracteriza hace que cuando puede ver los avances, no importa cuan importante sean éstos, la confianza en la persona que los lleva adelante aumenta exponencialmente.
      Un gran saludo

      Juan Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.