por Mertxe Pasamontes

Podríamos definir el conflicto como una interacción entre dos o más personas, en la cual cada una de Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Recursos Humanos » Qué hacemos con el conflicto interpersonal?

por Mertxe Pasamontes

Podríamos definir el conflicto como una interacción entre dos o más personas, en la cual cada una de ellas percibe a la otra como una amenaza para conseguir sus objetivos o satisfacer sus necesidades. Es por tanto un modo ineficaz de regular las discrepancias entre las personas, a pesar de ser un fenómeno inherente a las relaciones humanas y muy común. Hemos de pensar además que la propia palabra conflicto suele tener en general una connotación negativa y eso provoca que en muchas ocasiones se trata de disimularlo de algún modo o incluso de negarlo. También hay personas que debido a las grandes dificultades  que tienen en manejarse en situaciones conflictivas, las evitan. Pero evitarlo o negarlo, no lo hace desaparecer, tan sólo perpetua esa desavenencia y va generando una carga negativa en las personas implicadas.

Lo que hemos de tener claro en cualquier caso es que los conflictos se dan porque cada persona tiene su propio mapa del mundo y por lo tanto ve las cosas a su manera. En ese mapa del mundo personal tenemos nuestros valores, criterios, creencias, la propia identidad, nuestras actitudes, etc. Todo ello nos da un modo determinado de vivir el mundo externo (y el interno, por supuesto) y lo que pasa en él. Cuando nos encontramos con otra persona, esta persona tendrá su propio mapa, por lo que estará viendo toda la situación bajo su propia perspectiva. Exagerando un poco pero para que se entienda, delante de un conflicto es como si cada persona estuviera viendo y viviendo una situación diferente.

Veamos un ejemplo. En estos últimos días se han producido varios encuentros entre los dos grandes rivales de la Liga de fútbol española, Barça y Real Madrid. Han sido encuentros que han desatado mucha polémica, por supuesto “juego sucio”. Lo más curioso del caso, es que ambos equipos acusan al contrario de estar jugando sucio. Lo mismo sucede entre las aficiones. Salvo honrosas excepciones, nadie parece ver los fallos del equipo propio (y si los ven, son pequeños fallos en relación a los errores del equipo contrario). Lo lógico sería pensar que en algo que está grabado y se puede revisar, esa revisión producirá que “la verdad” (o lo más aproximado a la verdad) prevalezca. Pues no, sucede lo contrario. Cada repetición de una jugada parece afirmar a cada bando todavía más en su posición. Parece que el sentimiento de identidad hacia el equipo y la creencia de que tu equipo es el mejor, pone una venda delante de los ojos que imposibilita ver los errores propios y los aciertos del otro. No voy a entrar por no crear polémica, en que algunos ven mucho menos que otros, pero en el promedio del aficionado, casi todo el mundo es tendencioso. Se toman por afirmaciones lo que no son más que interpretaciones.

Lectura relacionada  Función del departamento de talento humano en las organizaciones

Lo mismo sucede cuando tenemos un conflicto laboral, o personal y mucho más en el ámbito de la pareja. Cada uno de los participantes del conflicto tiene tendencia a acodarse en su posición y sentir que tiene “más razón” o mejores razones que la otra parte. De ese modo el diálogo se convierte en algo realmente difícil ya que no se persigue entender al otro, sino defender la propia postura.

Por tanto, ¿qué podemos hacer delante de un conflicto interpersonal?:

– Primero reconocer que existe. No podemos arreglar algo si no lo aceptamos como “roto”.

– Segundo ser conscientes, pero de verdad, que cada uno de los integrantes del conflicto tendrá su propio mapa del mundo. No ha de hacerse este paso con la idea de “que el otro no se entera” sino entendiendo que tenemos diferentes puntos de vista.

– Darse cuenta de que gran parte del conflicto, está como hemos comentado, en tomar como afirmación (o verdad) algo que no es más que una interpretación de las muchas posibles. Tanto en el ámbito del otro como en el nuestro propio. Sí, eso que te parece una verdad absoluta, aunque te parezca extraño es posiblemente una interpretación de la realidad.

– Ponerse en las diferentes posiciones. Lo ideal es, ser capaz de ver la situación desde el propio punto de vista, desde el de la parte en conflicto y también como lo haría un observador neutral. Es posible que para poder tener esta triple visión, necesitemos a alguien externo que nos ayude a hacer el proceso.

– Una vez hechos todos estos pasos, toca encontrar una salida negociada, en la que todos ganen. Es posible que cada parte tenga que renunciar a algo, pero eso es mucho mejor que tener una parte ganadora y otra perdedora. Puede que en primera instancia, prefieras ganar a toda costa. Pero en el medio o largo plazo, si la otra parte “pierde”  sólo conseguirás tener delante a una persona resentida

Puede que en algunas situaciones, no te resulte fácil hacerlo solo, pero para eso estamos los psicólogos y coaches, para ayudar. ;)

¿Cómo solventas tú los conflictos interpersonales?



Autora Mertxe Pasamontes

http://www.mertxepasamontes.com/%C2%BFque-hacemos-con-el-conflicto-interpersonal.html

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.