A pesar de que, con frecuencia, el término “empresa familiar” puede resultar para muchas personas un tanto equívoco y poco preciso, Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Empresa familiar: compromiso e implicación

A pesar de que, con frecuencia, el término “empresa familiar” puede resultar para muchas personas un tanto equívoco y poco preciso, lo cierto es que no resulta difícil delimitar su significado en función de tres dimensiones: el control personal o familiar de la propiedad de la empresa, la implicación en la gestión de la misma por parte de miembros de la familia y su transmisión entre diferentes generaciones. Estas tres dimensiones, además de permitirnos clarificar y definir lo que entendemos por empresa familiar siguiendo unos criterios más o menos estrictos, llevan implícitas algunas de las principales especificidades de estas empresas, que guardan relación con aspectos tales como el compromiso, la visión de largo plazo, la implicación y la identificación personal en el desarrollo de una actividad empresarial.

La dimensión generacional constituye, sin duda, la más representativa del carácter familiar de una empresa en tanto que conlleva un compromiso y una voluntad de transmitirla a las generaciones venideras, de tal forma que el proyecto empresarial inicialmente concebido perdure y crezca en el tiempo. Se trata, por tanto, de una visión de largo plazo o de capital “paciente”, que conlleva, de una parte, un planteamiento de negocio orientado hacia el crecimiento sostenido y el posicionamiento estratégico, en claro contraste con una visión de características cortoplacistas (auténtica miopía empresarial, tantas veces admirada en la forma del éxito fácil, rápido y no sostenible), y de otra, una identificación entre los intereses de la familia y de la empresa. En este sentido, encontraríamos una motivación emocional y moral que tiene su origen en la cultura y el sistema de valores del fundador y del conjunto de familiares implicados, más allá del componente de carácter estrictamente económico imprescindible y consustancial a cualquier actividad empresarial.

En clave de propiedad, la empresa familiar tiene como una de sus características esenciales la voluntad de mantener el control por parte de la familia y, en relación con este objetivo, existirá una visión de unidad basada en la existencia de intereses comunes de los miembros de la familia y una implicación derivada de la elevada concentración de riesgos del patrimonio familiar, habitualmente constituido en exclusiva por la actividad empresarial. En este sentido, la no-separación entre propiedad y gestión, si bien puede presentar inconvenientes (en línea con lo que constituyen algunos de los lugares comunes en cuanto a problemas habituales de la empresa familiar), puede evitar algunos de los conflictos de intereses entre gerentes y accionistas minoritarios típicos de empresas no-familiares.

Lectura relacionada  ¿Mi empresa ha de tener consejo de familia? 8 razones para el sí

 

PERFIL DE EMPRESA

Finalmente, en clave de implicación en la gestión, los datos de la empresa familiar española muestran que tres de cada cuatro responden al perfil de empresa de primera generación, gestionada desde sus inicios por un emprendedor, generalmente con perfil de “self-made man” que en distinta medida continúa involucrado en las principales decisiones ejecutivas de la organización. Se trata con frecuencia de empresas que han constituido proyectos desarrollados por sus fundadores a lo largo de toda su vida y en los que la identificación entre estas personas y su empresa no puede ser mayor (hasta el punto de poder convertir en un problema muy complejo la sucesión del fundador). En otros casos, la gestión corresponde ya a los descendientes del fundador que han continuado el proyecto iniciado décadas atrás.

En aquellas empresas que reúnen el conjunto de características descritas, sean del tamaño y sector de actividad que sean, pueden reconocerse con frecuencia algunos denominadores comunes tales como el esfuerzo y la dedicación personal, la capacidad de iniciativa o la austeridad, que nos hacen pensar en emprendedores y en familias empresarias que han conseguido convertir a la familia en un activo más de la empresa, dotadas de una cultura y valores orientados en el sentido de la unidad y de compromiso con el proyecto empresarial y el entorno social en el que se enmarca su actividad.

Es bien sabido, además, que en dicho entorno pueden desempeñar en la práctica un papel fundamental en la dinamización económica, en línea con el conocido planteamiento schumpeteriano del rol del empresario emprendedor e innovador, y lejos, de una parte, de la dinámica que acostumbra a caracterizar a otro tipo de organizaciones empresariales carentes de semejantes sentimientos de compromiso y arraigo, y de otra, de los estereotipos simplistas y con frecuencia peyorativos que podemos observar en algunos debates superficiales y llenos de tópicos sobre los problemas económicos que vivimos en la actualidad.

Fuente http://www.xornal.com/artigo/2011/07/17/economia/empresa-familiar-compromiso-implicacion/2011071720383100111.html

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.