por Angela Mendez

Las empresas familiares, al igual que el resto de negocios, necesitan contar con el mejor talento para el Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » El ‘outsider’: Cómo hacerse un hueco en una empresa familiar
[foto de la noticia]

por Angela Mendez

Las empresas familiares, al igual que el resto de negocios, necesitan contar con el mejor talento para el desarrollo exitoso de su actividad. En ocasiones esto pasa por la incorporación a su estructura directiva de alguien ajeno al clan. Pero ¿cómo es la acogida?, ¿es cierto que hay puestos a los que nunca accederá?, ¿le dejarán actuar o siempre interferirán en su gestión?

Aceptar un puesto de trabajo en una empresa familiar cuando no se forma parte de ese clan implica que tendrá que asumir toda una serie de peculiaridades que en otro tipo de organización no se dan. La creencia popular dice que los directivos profesionales tiene un techo profesional que no pueden sobrepasar, que los puestos cruciales son para los familiares y que resulta difícil dirigir la compañía hacia el crecimiento sin contrariar a algunos de los fundadores o descendientes y que en su modelo de gestión siempre acabará interfiriendo algún pariente.

Pero no hay que asustarse, convertirse en el outsider, como lo denominan los expertos, también tiene su lado bueno, porque este tipo de organizaciones son más ágiles, flexibles, siempre se sabe qué papel desempeña cada uno y, además, se considera que es el campo de operaciones ideal para el desarrollo de carreras profesionales rápidas.

Josep Tàpies, describe en su libro, Familia empresaria (Lid Editorial) unas recomendaciones para hacerse un hueco en este tipo de negocios y que su permanencia sea duradera.

Conocerse a sí mismo
El directivo ajeno debe hacer un esfuerzo previo a su incorporación a una firma familiar que le lleve a conocer y comprender su propio estilo de dirección, a la vez que trata de entender la cultura corporativa.

El outsider tiene que ser consciente de que su labor de dirección debe sumar la responsabilidad de apoyar y complementar al fundador, apoyar y aconsejar a la familia propietaria -especialmente en etapas críticas- , dar soporte a la incorporación al proyecto de las siguientes generaciones y, sobre todo, continuidad al modelo de negocio y valores.

Por otro lado, el nuevo ejecutivo debe hacer comprender a sus jefes que contratan no sólo a un profesional, sino un estilo de liderazgo y de dirección.

Adaptabilidad, mediación y tolerancia
Para Tàpies estos tres atributos pueden establecer la diferencia entre el éxito y el fracaso. Un ejecutivo ajeno a la familia dueña del negocio debe tener gran capacidad de adaptación, ser flexible al máximo para adecuarse a los cambios y evolucionar en paralelo a la familia. Además, no sólo debe conocer a la empresa, sino que ha de convertirse en un profundo conocedor de la familia para poder conciliar sus intereses no siempre coincidentes. Es decir, ser un experto en mediación. Por tanto, debe ser tolerante; porque, en muchas ocasiones, tendrá que ceder en la toma de decisiones determinantes, sobre todo, en las relacionadas con el reparto de poder en el seno de la compañía.

Lectura relacionada  El ingreso de los hijos en la empresa familiar

Pero no toda la responsabilidad recae en el nuevo fichaje. La cúpula directiva de la empresa debe tener claro que para conseguir la captación y permanencia de buenos directivos deberá explicar de antemano las reglas del juego para evitar falsas expectativas y las frustraciones futuras o, en el peor de los casos, inmediatas. Aunque para los de fuera parezca obvio, deben comprender que el poder no emana sólo del hecho de ser propietario. Para una buena y fructífera relación tienen que abrirse al responsable que han contratado y tener siempre presente que la perspectiva más objetiva y menos sentimental del outsider es lo que le convierte en un activo más valioso.

Autora Angela Mendez– http://www.expansion.com/2012/03/05/empleo/emprendedores/1330972793.html

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Comentarios (0)

  1. Joel S. dice:

    La empresa familiar para ser competitiva debe de contar con los mejores colaboradores, eso sin duda abre la puerta para directivos no familiares en caso que dentro del núcleo de la familia no hubiese alguien con las capacidades necesarias. También puede ser que la empresa familiar sea muy grande y que los directivos familiares no sean suficientes para atender todas las situaciones. Pero en la mayoría de las circunstancias, cuando alguien está siendo contratado por una empresa familiar, de antemano debe saber que las probabilidades de llegar a la cúspide de la organización serán muy bajas, por lo que debe centrarse en lo positivo de este tipo de organizaciones. Entre los cuales podría estar: será un trabajo desafiante, este tipo de empresas tienen compromiso a largo plazo, son bien dirigidas y con una cultura de valores bien establecida, siempre habrá buenas relaciones con los directivos a todos los niveles, la estabilidad laboral es muy alta y no se ve mucha rotación de personal.

    Saludos
    Joel S. 04-11879

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.