por Rodrigo Valverde 

 Como padres amorosos queremos darle lo mejor a nuestros hijos y allanarles el camino de la Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » EL DILEMA DE LAS EMPRESAS FAMILIARES.

por Rodrigo Valverde 

 Como padres amorosos queremos darle lo mejor a nuestros hijos y allanarles el camino de la vida, dándoles la mejor educación, impartiendo los principios cristianos y porqué no, dándoles estabilidad económica con una empresa. Pero en la mayoría de los casos esto no sucede así, tristemente las nuevas generaciones no continúan con la empresa, la venden o en el peor de los casos, la quiebran.

   ¿Porque sucede esto?.  Todo inicia desde el fundador; los padres emprendedores arriesgaron mucho y dieron todo su esfuerzo para materializar un sueño, posiblemente sin conocer del negocio y hasta sin estudios, decidieron trabajar muy fuerte y con tenacidad. Gracias al liderazgo del fundador la empresa crece. Los hijos vieron eso y también crecieron. Por el esfuerzo de papá y mamá tuvieron la oportunidad de prepararse. Estos hijos salen de la universidad y ya se sienten listos para laborar en la empresa, eso sí, en mandos altos, no como cualquier otro empleado. En este momento empieza “la primera crisis”: los hijos quieren implementar lo que aprendieron y empiezan a proponer cambios. La empresa tiende a crecer fortalecida por una nueva visión de los hijos, sin embargo, en algún momento el criterio de los hijos, no convence a papá, él lo que sabe es que fundó la empresa y ha funcionado tal y como la administra y no ve el porqué tenga que hacer cambios. Papá al sentirse  confundido y acorralado por la presión de sus hijos, toma una medida drástica y les dice:  “aquí se hacen las cosas como yo diga y punto, hasta que me muera”. ¿ lo ha escuchado alguna vez?.

Entonces entra “la segunda crisis de las empresas familiares”: Muere el fundador. Y empieza la lucha de poderes entre los hermanos. Ahora, al no estar papá, no saben quien es el responsable, todos quieren tener el puesto, pero no todos las responsabilidades; no se pueden poner deacuerdo y quieren tener los beneficios de sus padres. Los jóvenes quieren hoy en día de manera inmediata todas las bendiciones que a sus padres les costó años obtener, porque aquellos padres preferían hacer crecer la empresa con esos recursos, antes de gastarlas en sus propias comodidades.  Ahora los hijos, sin los padres, quieren toda la cosecha de la empresa y por eso pasa lo que mencioné anteriormente: la venden para repartirse el dinero, o en el desorden administrativo en donde todos quieren parte, la terminan quebrando.

Lectura relacionada  Informalidad dificulta las empresas familiares

    Pero esta historia no tiene porqué repetirse con su empresa, he aquí algunos consejos fundamentales para garantizar la continuidad de la empresa por muchas generaciones:

1)     La transición generacional empieza desde la niñez. Proverbios 22:6 dice “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él ”.  Los padres deben enseñarle a sus hijos el principio de la buena mayordomía, la honestidad, la justicia, la humildad, el respeto y el temor a Dios. Personas que cuando crezcan valoren el esfuerzo de sus padres, el sacrificio y que no se envanezcan ni se afanen por lo material.

2)     Relacione a sus hijos con la empresa. Cuando los jóvenes aún están estudiando, pídales que trabajen ya sea en vacaciones o en sus tiempos libres. Exija que cumplan horarios, que hagan todos los trabajos igual que los demás, en diferentes puestos de la empresa. Esto sirve para que ellos exploren sus gustos por el negocio familiar, que empiecen a formar liderazgo y que vayan visualizando lo que les gustaría estudiar en el futuro, además de ayudarles a adquirir conocimientos y a hacer conciencia de cada uno de los roles o puestos que desempeñan los trabajadores. Y usted como padre, podrá ir teniendo una idea del desempeño futuro de su hijo en la organización.

3)     Establezca roles claros. Defina las responsabilidades, limitaciones y beneficios para cada uno de sus hijos en la organización. Que cada uno conozca sus alcances y limites, para evitar conflictos de poder.

4)     Transparencia y Comunicación. No caiga en evitar los conflictos por mantener la “armonía familiar”. Ante problemas de celos entre hermanos, supuestas preferencias, irresponsabilidades, omisiones o atribuciones, intervenga inmediatamente.

5)     Haga un protocolo Familiar. Esto no es mas que una lista de políticas familiares establecidas democráticamente por todos los miembros, en donde ellos mismos definen el norte que quieren seguir, los valores de la empresa y la organización futura. En próximas ediciones ampliaré este punto.

Autor Rodrigo Valverde 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.