Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Emprendedores » ¿Por qué no es una buena idea que un fundador (emprendedor) sea director general?

¿Por qué no es una buena idea que un fundador (emprendedor) sea director general?

Por Antonio Martin del Campo

Seguimos avanzando, abriendo nuevas puertas y haciendo cosas nuevas, porque somos curiosos y la curiosidad nos sigue guiando por nuevos caminos. 

Walt Disney 

Aceptémoslo: no siempre es una buena idea que el fundador sea el director general de la empresa. El fundador puede ser la mejor persona para liderar la puesta en marcha, las etapas iniciales del negocio; pero a medida que la firma crece, se necesita que el director tenga un conjunto de habilidades para ejecutar cambios, y éstas no necesariamente las posee quien inició el proyecto. 

De hecho, el 90 por ciento de todas las nuevas empresas fracasan en los primeros cinco años y una de las razones principales de esto es la falta de una gestión adecuada, que es una de las habilidades más importantes que debe tener no sólo el director, sino también todo el equipo directivo.

A medida que la organización crece, ésta pasará por varias fases que tienen prioridades distintas y se categorizan según sus necesidades. Por ejemplo, lo que se requiere para pasar de ser un micronegocio a pequeña o mediana empresa es completamente diferente. 

Las firmas de primera generación son fundadas, en la mayoría de los casos, por emprendedores orientados a desarrollar un producto o servicio, además de que tienen un fuerte vínculo con la primera versión del proyecto; sin embargo, una vez que la compañía está lista para expandirse y tener procesos más o menos estables, es una buena idea comenzar con la creación de versiones futuras del negocio. El enfoque del emprendedor tenderá naturalmente a la adquisición de nuevos tipos de clientes, al desarrollo de nuevos productos o servicios; pero no necesariamente a la dirección.

Tras estudiar a 13,000 compañías de 32 países diferentes, un grupo de profesores de Duke y Harvard demostraron que las firmas encabezadas por fundadores eran generalmente un 9.4 por ciento menos productivas que las dirigidas por personas externas. Tambiéencontraron que la productividad aumentó una vez que se reemplazó al iniciador del negocio.

 Y es que un director general típico es un integrador. Son grandes ejecutores y están enfocados a resultados. Generan una cultura de responsabilidad y rendición de cuentas en sus equipos y crean consistencia y priorización. Además, se enfocan a la integración de nuevos liderazgos en la organización y se aseguran de que la visión del fundador se ejecute. 

Es sumamente raro que un fundador posea las habilidades de visionario, innovador e integrador, aunque existen algunas grandes excepciones como Gates, Jobs o Zuckerberg.

Ser un emprendedor es casi como ser un superhéroe, significa que al principio tienes que asumir varios rolespero a medida que el negocio crece, debes enfrentar una dura realidad: quizá ya no seas la mejor opción para ocupar el puesto de director general.

La diferencia entre un emprendedor que tiene éxito y uno que no lo tiene es el entendimiento de los diferentes momentos que vive la firma y que no puede participar en todos ellos como director general. Participar en iniciativas de expansión, ser consejero o generar nuevos negocios está en el ADN de los fundadores; los roles cambian y esto es algo bueno. Muchas compañías hoy en día trabajan en múltiples proyectos y con múltiples equipos; el verdadero emprendedor reconoce que el ego es un mal pasajero y que no todo lo debe ni lo tiene que controlar.

Algunos de los fundadores más inteligentes involucraron a alguien más para administrar su empresa y emprendieron nuevos proyectos o diversificaron sus negocios, inclusive crearon nuevas compañías o se trasformaron en inversionistas. Un buen director general aprovechará todo su potencial para cuidar y ejecutar la visión sin fallas, permitiendo que la visión del fundador florezca.

Soltar las riendas de una empresa propia no es fácil porque, después de todo, te has involucrado íntima y emocionalmente con su creación; pero el éxito de la estrategia de crecimiento depende de la incorporación de una dirección adecuada y de la gestión de esa transición, todo con tal de que la firma se convierta en una institución sustentable largo plazo.

Fuente: https://www.liderempresarial.com/por-que-no-es-una-buena-idea-que-un-fundador-emprendedor-sea-director-general/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Suscríbete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros suscriptores.
Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario. Además puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

Suscribiendote a nuestro boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.