Con frecuencia, las decisiones necesarias para asegurar la viabilidad y continuidad de la empresa familiar en un mundo cada vez más competitivo Leer más..." />
Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Empresas Familiares » Empresa Familiar: Cuidado con los Seudo-Consejos de Administración

reunionCon frecuencia, las decisiones necesarias para asegurar la viabilidad y continuidad de la empresa familiar en un mundo cada vez más competitivo y complejo nunca se tomaron. ¿Por qué? Porque el consejero, o asesor del consejo típico no está calificado para hacer su trabajo, ésa es la razón.
Muy a menudo los consejos de administración de las empresas familiares se integran con viejos y agradecidos gerentes, compadres, la viuda del socio, un conjunto de hermanos y primos, que generalmente no son los idóneos para la empresa y sus objetivos. A veces, inclusive el patriarca pone a alguno de los jóvenes en el consejo para que aprenda sobre el negocio. El chico también sirve el café.

En el mejor de los casos, este tipo de consejo proporcionará silencio y aprobación al empresario, quien lo considera una molestia. Se da cuenta del valor del consejo solo para calmar a la minoría de accionistas hostiles y convencerlos de que saben lo que está pasando, y por lo tanto los sigue llamando a las reuniones.

Este tipo de seudo consejos, no es más que un conjunto de colaboradores que a todo dice que sí, controlados por los dueños que a su vez controlan la mayoría así como todas las decisiones y acciones. Los consejeros raramente ofrecen alguna crítica constructiva y nunca tienen mucho que decir, si algo dicen. Es una especie de reunión del fundador con la corte, cuya opinión recibida es justo lo que quiere oír. Si alguno de los consejeros por accidente resulta problemático, con algún pretexto se puede asegurar su silencio en cuanto a críticas y desacuerdos. Ernesto Poza, en su reciente conferencia lo expresaba en una forma socarrona: “Solamente funcionan para aprobar, gustosamente o no, lo que el jefe quiere que se apruebe, el cual dice –Carlos firma aquí, y aquí-, Carlos pregunta -¿para qué?-, el jefe contesta – no importa, tú no más firma-… y Carlos firma, una y otra vez”.

Como lo vemos y ustedes verán a su alrededor, el jefe no quiere ni siquiera una junta, le son obligatorias por ley, por lo que en la mayoría de los casos no son formales si es que se llegan a dar. Se cumple únicamente para que todo se registre legalmente en caso de que la autoridad quiera examinar la legitimidad de cualquier decisión.

Lectura relacionada  El protocolo familiar y los órganos de gobierno corporativo

Mencioné líneas arriba el escenario en el mejor de los casos para este tipo de consejos; ahora le diré que en el peor de los casos, es destructivo porque “proporciona una justificación de que el dueño de la empresa tiene un sentido cada vez mayor de –derecho divino-, que a menudo ha resultado en decisiones catastróficas que tienden a demoler cualquier semblanza de planeación objetiva a largo plazo” E. Poza.

En contraparte, tales consejos niegan al dueño cualquier foro donde pueda expresar sus esperanzas, sus temores, sus preocupaciones, sus dudas e inquietudes ante los que con capacidad pudieran ayudarle. Es terrible no tener a dónde ir a pedir ayuda cuando se está solo

Se necesitan externos. Ninguna empresa bien gestionada, sea familiar o no, puede funcionar con eficiencia a largo plazo sin una revisión de las acciones de los ejecutivos y de las políticas y estrategias que se persiguen para el futuro.

De acuerdo a Poza, los consejos de administración se colocaron en la jerarquía corporativa con el objetivo de proteger la continua integridad financiera del negocio. Con esta meta, los consejeros son responsables del manejo de las corporaciones que ellos dirigen.

Le puedo resumir algunas de las funciones que el consejo ideal tiene en una empresa: 1-Ayudar al ejecutivo a establecer objetivos generales y políticas mayores; 2-Revisar las estrategias empresariales; 3-Ayudar a elegir los funcionarios operativos y corporativos; 4-Apoyar en la selección del sucesor; 5-Aconsejar en asuntos importantes; 6-Evaluar el desempeño del jefe en su posición, recomendar la compensación apropiada si es el caso, y hasta plantear su reemplazo si fuera necesario.

Ciertamente todo lo anterior inicia con decidirse a tener un consejo real con consejeros reales, es decir, de verdad; luego seguir con una cuidadosa selección. Entendemos que en nuestro medio son algunas de las preocupaciones y cuestionamientos más delicados, ya que el grado de confianza y discreción, así como profesionalismo, experiencia, visión y pasión que se espera de los que serán sus consejeros es muy alto, puesto que estos habrán de conocer e involucrarse en su negocio para apoyarle en proyectarlo a futuro.

©Empresa Familia Generaciones, S.C.
sergio@empresafamilia.com

 

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además ,  puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

 

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.