de Richard Bandler, Editorial Cuatro Vientos.

El Dr. Richard Bandler ha sido una fuente de creatividad durante los últimos Leer más..." />

Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa
Home » Creatividad » Extracto de un capítulo del libro “Use su cabeza para variar”

de Richard Bandler, Editorial Cuatro Vientos.

El Dr. Richard Bandler ha sido una fuente de creatividad durante los últimos 25 años. Las técnicas que ha creado son usadas en las principales universidades y corporaciones del mundo. Es co-creador de la PNL (Programación Neurolingüística), y de la mayoría de las técnicas que componen esta tecnología de comunicación. El Dr. Bandler es autor de más de veinte libros, traducidos a 40 idiomas.

El libro “Use su cabeza para variar” es una transcripción de uno de sus seminarios, en el que el Dr. Bandler ofrece algunas técnicas sencillas tanto para liderar nuestros propios estados emocionales, como para comunicarnos y comprender al otro de una manera más creativa, rica, y efectiva.

La gente a menudo dice “No lo estás mirando desde mi punto de vista”, y a veces están en lo cierto en forma bastante literal. Quisiera que recordaran alguna discusión que tuvieron con alguien, en la cual estaban seguros de tener la razón. Primero, pásense una película de esa discusión tal  como la recuerdan…

Ahora quisiera que se pasen la película de la misma discusión, pero desde el punto de vista de mirar tras el hombro de la otra persona, de modo que se puedan ver a ustedes mismos durante la discusión. Pásense la película del principio al fin, observándola desde este punto de vista…

¿Hubo alguna diferencia? Puede que no haya mucho cambio para algunos de ustedes, especialmente si ya lo hacen en forma natural. Pero para algunos puede hacer una diferencia enorme. ¿Todavía están seguros de que tenían la razón?

Hombre: Tan pronto como vi mi cara y oí el tono de mi voz, pensé “Quién le va a poner atención a lo que habla ese pavo”.

Mujer: Cuando me puse en el lugar dc recibir lo que yo había dicho, noté un montón de pifias en mis argumentos. Me di cuenta cuando corría en pura adrenalina y realmente no estaba  explicándome. Voy a ir a pedirle disculpas a esa persona.

Hombre: Oí realmente a esa persona por primera vez, y lo que ella dijo tenía sentido.

Hombre:  Cuando me escuché, yo pensaba ¿No podrías decirlo de otra manera, de manera que tus ideas le lleguen al otro?

¿Cuántos de ustedes están seguros dc tener la razón como lo estaban antes de probar este punto de vista diferente?… Como 3 de 60. Así son sus probabilidades de tener la razón cuando están seguros de tenerla: como un 5%.

La gente ha estado hablando de puntos de vista desde hace siglos. Sin embargo, siempre han pensado en ellos en forma metafórica, no literal. No sabían como darle a alguien instrucciones para cambiar su punto de vista.

Lo que ustedes acaban de hacer es una entre mil posibilidades. Pueden lite­ralmente, mirar a algo desde cualquier punto en el espacio. Pueden observar la misma discusión desde un lado, como un observador neutral, de manera que se puedan ver a si mismos y a la otra persona igualmente bien.

Pueden mirar desde algún punto en el techo de modo de estar “por sobre todo ello”, o desde un punto en el suelo para tener el punto de vista desde “el ojo de un gusano”. También pueden tomar el punto de vista dc un niño muy pequeño o de una persona muy anciana. Esto es volverse algo más metafórico y menos específico, pero si cambia su experiencia de manera útil, no tiene sentido discutir sobre ello.

Lectura relacionada  Diez Actitudes y Habilidades de los Creadores e Innovadores.

Cuando algo malo sucede, alguna gente dice: “Bueno, en cien años más ¿quién va a notar la diferencia? ” Para algunos de ustedes, el oír esto no hace impacto. Pueden pensar “El no  entiende”. Pero cuando algunas personas lo dicen o lo oyen, puede verdaderamente cambiar su experiencia y ayudarlos a manejar problemas. Así es que pregunté a algunas de esas
personas que hacían dentro de su mente al decir tal frase. Un tipo mira al sistema solar desde un punto en el espacio exterior, observando cómo los planetas giraban en sus órbitas.

Desde ese punto de vista, apenas podía verse a si mismo y a sus problemas como una motita sobre la superficie de la tierra. Las imágenes de otras personas eran a menudo diferentes, pero similares en el sentido que veían sus problemas como una parte pequeña del cuadro y a una distancia, y el tiempo se aceleraba cien años comprimidos en una breve película.

Por todo el mundo la gente hace estas grandes cosas dentro de su cerebro, y realmente funcionan.

No tan sólo eso: incluso anuncian lo que están haciendo. Si ustedes se toman el tiempo para hacerles algunas preguntas, pueden descubrir todo tipo de cosas que pueden hacer con su cerebro.

Hay otra frase fascinante que siempre me queda en la mente. Cuando les está pasando algo desagradable, a menudo la gente les dice “Más tarde, cuando recuerdes esto, serás capaz de reírte de ello”. Debe haber algo que ustedes hacen en su cabeza en el intermedio que es capaz de hacer que una experiencia desagradable se vuelva divertida. ¿Cuántos de ustedes recuerdan algo
de lo que ahora pueden reírse?…¿Y tienen todos ustedes algún recuerdo del que aún no puedan  reírse?… Quisiera que compararan estos dos recuerdos a fin de descubrir en qué forma son  diferentes ¿Se pueden ver en uno y no en el otro? ¿Es uno una diapositiva y el otro una película?.  ¿Hay diferencias en color, tamaño, brillo o ubicación? Encuentren qué es lo diferente, y enseguida traten de cambiar esa imagen desagradable para que se parezca a aquella de la cual ya se pueden
reír. Si el recuerdo del que pueden reírse está muy lejos, alejen también el otro. Si pueden verse a si mismos en el recuerdo del cual pueden reírse, véanse en la experiencia que todavía es desagradable.

Mi filosofía es: ¿Por qué esperar? Por qué no “recordar y reírse” mientras todavía están pasando por ello, en primer lugar. Si ustedes pasan por algo desagradable, uno pensaría que con una vez basta. Pero oh, no, su cerebro no piensa en eso. Dice “Oh, la embarraste. Te torturaré por tres o cuatro años. Entonces, tal vez te dejaré que te rías de ello”.

Hombre: Me veo en cl recuerdo del cual puedo reírme; soy un observador. Pero me pego en el recuerdo que aún siento negativo, es como si estuviese pasando de nuevo.

Esa es una respuesta típica. ¿Es cierto lo mismo para la mayoría de ustedes? El ser capaces de observarse a si mismos les da la oportunidad de “re-ver” un hecho “desde una perspectiva  diferente” y de verlo de una forma nueva, como si le estuviera sucediendo a otra persona. El  mejor tipo de humor implica mirarse a si mismos de forma diferente. La única cosa que les  impide hacerlo de inmediato, es el no darse cuenta de que realmente pueden hacerlo. Cuando aprendan a hacerlo con facilidad, pueden hacerlo incluso mientras el hecho desagradable está sucediendo.

Lectura relacionada  Como sistematizar la innovacion en su empresa

Mujer: lo que yo hago es diferente, pero resulta muy bien. Yo focalizo como si estuviera  mirando por microscopio hasta que lo único que veo es una parte muy pequeña del elemento amplificado, llenando todo el campo. En este caso lo único que podía ver eran esos enormes labios punzando y meneándose a medida que hablaba. Era tan grotesco que me puse a reír.

Eso ciertamente es otro punto de vista. Y es algo que pueden ensayar fácilmente cuando esa mala experiencia está ocurriendo por primera vez.

Mujer: Si he hecho eso, estaré toda atascada en una situación horrible y luego me focalizo en algo, enseguida me pongo a reír por lo grotesco que es.

Ahora quisiera que piensen en dos recuerdos de su pasado: uno agradable y el otro desagradable. Tómense algunos momentos para re-experimentar aquellos dos recuerdos de la forma en que normalmente lo hacen…

Enseguida, quiero que se fijen si están asociados o disociados en cada uno de esos recuerdos.

Asociados significa ir atrás y revivir la experiencia, viéndola desde sus propios ojos. Ven  exactamente lo que vieron cuando estaban de hecho ahí. Pueden ver sus manos frente a  ustedes, pero no pueden ver su cara  a menos que se miren en un espejo.

Disociados significa mirar a la imagen de la memoria desde cualquier punto de vista que no  sea el de sus propios ojos. Pueden verlos como si estuvieran mirando desde un avión, o pueden verlo como si fueran otra persona que está mirando una película de ustedes en esa situación, etc.

Ahora vuelvan a cada uno de estos dos recuerdos, por turno, y descu­bran si estaban asociados o disociados en cada uno de ellos…

Cualquiera sea la manera como recordaron naturalmente, quisiera que vuelvan a cada uno de los recuerdos y traten de experimentarlos desde la otra manera, a fin de descubrir cómo esto cambia su experiencia. Si en un recuerdo estaban asociados, sálganse de su cuerpo y miren al recuerdo disociadamente. Si estaban disociados, métanse en el cuadro hasta que estén asociados. Noten  cómo este cambio en la perspectiva visual cambia lo que sienten sobre esos recuerdos…

¿Hace ello alguna diferencia? Por supuesto que lo hace. ¿Hay alguien aquí que no haya notado la diferencia?

Hombre: Yo no noté mucha diferencia.

OK. Pruebe lo siguiente. Siéntase sentado en el banco de un parque de diversiones, y véase en el asiento delantero de una montaña rusa. Vea su pelo ondeando en el viento cuando el  carro desciende por esa gran bajada…

Ahora compare eso con lo que sentirá si estuviera realmente sentado en el carro delantero de un tren en la montaña rusa, aferrado a la barra frente suyo, arriba en el aire, mirando hacia abajo en esa bajada…

¿Son diferentes las dos imágenes? Tómese el pulso y compruebe si no sintió mucho más al estar en el carro mirando hacia abajo. Cuesta menos que el café, y sirve lo mismo para estar alerta.

El hecho de ser autocrítico generalmente presupone un punto de vista diferente al suyo propio. Es como si estuviera fuera, observando y siendo crítica de si misma. Si es así, cuando recuerda la experiencia y “ve lo que vio esa vez” también está disociada.

Cuando ustedes recuerdan asociadamente, reexperimentan el sentimiento original que tuvieron en el momento. Cuando vuelven a un recuerdo disociado, puedan verse a sí mismos teniendo en la imagen los sentimientos originales, sin sentido en su cuerpo.

Lectura relacionada  10 reglas para innovar con energia

Sin embargo, pueden tener un nuevo sentimiento sobre el hecho mientras se observan a si mismos en él. La situación ideal es recordar todos sus recuerdos agradables en forma asociada, de modo que puedan gozar fácilmente de todos los sentimientos positivos que van con ello. Cuando se  disocian de sus recuerdos desagradables, mantienen toda la información visual que necesitan para evitar o manejar situaciones parecidas en el futuro, pero sin el sentimiento desagradable. ¿Para qué sentirse mal de nuevo? ¿No basta con sentirse mal una vez?

Mucha gente hace todo lo contrario: se asocian e inmediatamente sienten todo lo desagradable que les ha ocurrido, pero sus experiencias placenteras son imágenes disociadas, vagas, distantes. Y, por supuesto están las otras dos posibilidades. Algunas personas tiendan a disociar todo. Estos son los tipos científico-ingeniero que a menudo se describen como “objetivos” “distantes” “desapegados”.  Se les puede enseñar a asociarse cuando quieran y establecer alguna conexión de sentimiento con su experiencia. Probablemente pueden imaginar algunas ocasiones en las que esto sería realmente una ventaja para ellos.

El hacer el amor es una de las cosas que es mucho más placentera si están en su cuerpo sintiendo todas esas sensaciones, en vez de observarse desde el exterior.

Otros tienden a asociar siempre: inmediatamente sienten todo lo que sintieron en las experiencias pasadas, buenas o malas. Son las gentes que a menudo se describen como “teatrales” “impulsivas” “sensibles”.

Pueden hacerse un gran favor a si mismos, si toman algún tiempo para recordar varios de sus  recuerdos desagradables en forma disociada. Descubran cuánto tienen que alejar las imágenes de modo que puedan verlas lo suficientemente claro como para poder aprender de ellas, mientras las observan cómodamente.

En  seguida, recuerden una serie de experiencias agradables, tomándose el tiempo necesario para asociarse con cada una y gozarlas plenamente. Lo que le están enseñando a su cerebro es a asociar con memorias gratas y a disociarse de las desagradables. Pronto su cerebro aprenderá a hacerlo y  hará lo mismo con todos sus otros recuerdos

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.