Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Gestión del Conocimiento


Home » Gestión del Conocimiento (Page 3)
El talento no sirve para nada
18 Mar
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El talento no sirve para nada »

Por Francisco Alcaide – Te preguntarás, a lo mejor, el porqué del título de este post. Es sencillo: todos tenemos talento, sólo que cada persona para una cosa diferente. Por lo tanto, el talento abunda en el mundo, y precisamente por eso mismo está sobrevalorado, porque por sí mismo no garantiza rédito a nadie.
Todos (absolutamente todos), conocemos el caso de personas que son brillantes (técnicamente) en algo pero sus resultados (comercialmente) son muy normales y nada llamativos.
Si todos tenemos talento para algo (talento es aquello que te permite tener un buen desempeño en alguna actividad), la pregunta es inmediata: ¿Qué es lo que tenemos que hacer para brillar?
1. VALENTÍA.
Ser talentoso en tu casa te servirá de poco. El talento hay que exhibirlo en el mercado, y ahí es donde hace acto de presencia la presión del público. Como decimos en Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta), no se trata de saber, sino de sacar ventaja de lo que sabes. Si tienes que dar una conferencia, sabrás de sobra que no es lo mismo ensayarla en tu casa que ponerte delante de 300 personas. En casa todo parece que fluye, delante del público puede entrar el canguelo.

Hábitos para no dejar nunca de aprender
13 Mar
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

Hábitos para no dejar nunca de aprender »

Desde que trabajo en el área del aprendizaje en internet he podido constatar que todos los años en esta época hay un crecimiento notable en el número de inscripciones a cursos online de trabajadores que buscan adquirir nuevas habilidades. Quizás lo hacen para cumplir sus propósitos de Año Nuevo o lo hacen al ver que sus amigos o colegas hacen grandes cambios en sus carreras cada enero.
Desafortunadamente, el compromiso inicial con el aprendizaje online se esfuma rápidamente con demasiada frecuencia. Los estudios arrojan que entre el 40% y el 80% de los estudiantes abandona este tipo de cursos.
Aquellas personas que se dan por vencidas pierden su oportunidad. En una encuesta realizada a más de 50.000 estudiantes que hicieron algún curso online masivo y abierto (MOOC, por sus siglas en inglés) en Coursera, el 72% afirmó haber logrado beneficios en su carrera profesional entre los que destacan hacer su trabajo actual de manera más efectiva, encontrar un nuevo trabajo o recibir un aumento salarial.
Después de haber trabajado en el departamento de Recursos Humanos de una gran entidad bancaria, he corroborado tanto los efectos positivos del aprendizaje y el desarrollo para la movilidad laboral, como lo que lleva a las personas a dejarlo en el camino. Con el tiempo, y trabajando con alumnos y con expertos en aprendizaje, descubrí que cuatro hábitos cruciales pueden marcar una gran diferencia.

El apasionante mundo de la neurociencia cognitiva aplicada al management
9 Mar
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El apasionante mundo de la neurociencia cognitiva aplicada al management »

Por Raúl Colorado Moreno – “Todo, absolutamente todo, está en el cerebro”. La frase bien pudiera provenir sencillamente de la sabiduría popular, pero adquiere un cariz científico cuando se sabe que es el título de una entrevista realizada a Manuel Martín-Loeches, profesor de psicobiología de la Universidad Complutense de Madrid y Director de la Sección de Neurociencia Cognitiva del Centro de Evolución y Comportamiento Humano. Este prestigioso investigador considera que nuestro cerebro es flexible para cambiar y aprender con las experiencias y que podemos activar y usar nuestro cerebro de una manera eficiente para conseguir una vida feliz.
El siguiente paso entonces es aplicar la neurociencia cognitiva al entorno profesional. Existe una tendencia interesante (¡apasionante!) que tiene en cuenta los avances en el conocimiento del cerebro para conseguir una mejora del rendimiento profesional. Lo podemos llamar ‘Neuromanagement’, ‘Neuroliderazgo’, ‘Neuroplasticidad’… pero lo que importa es contestar a esta pregunta: ¿Cómo podemos los comunes mortales aplicar estos avances en nuestro mundano día a día profesional?
Una aplicación de indudable valor añadido es la que se centra en el feedback. Si exploramos los mecanismos intelectuales y emocionales que condicionan una situación de esta naturaleza, sin duda podremos activar resortes que nos permitan orientarlas hacia el desarrollo real de nuestros colaboradores.

No puedes innovar sin gestionar el conocimiento
24 Feb
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

No puedes innovar sin gestionar el conocimiento »

Por Javier Martínez Aldanondo – “Cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta es revolución” (Jorge Wagensberg).
No cabe ninguna duda de que la innovación es la nueva religión de nuestros días. Resulta casi imposible encontrar a nadie que se manifieste en contra del culto a esta nueva diosa o, al menos, dispuesto a levantar la voz para discrepar de tanta adoración. Sin embargo, la innovación tiene cosas novedosas y otras que no lo son tanto. Innovar es sinónimo de cambiar y de aprender. La historia de la humanidad es la historia de la innovación. Si el hombre primitivo no hubiese innovado, todavía seguiríamos viviendo en las cavernas. El ser humano siempre ha estado obsesionado por mejorar y crear cosas nuevas, pero siempre estuvo limitado por su conocimiento. Una vez que el tiempo se erigió como un factor decisivo para los negocios, la velocidad a la que opera el mundo se ha acelerado exponencialmente (y no estoy seguro sí estamos preparados para un ritmo tan vertiginoso). Lo que comúnmente se conocía como “inventar” ha sido bautizado con un nombre mucho más comercial y atractivo. Por si fuera poco, se ha eliminado el componente “mágico” que tenía el oficio de inventor, sistematizando el proceso de innovación mediante numerosas metodologías. Pero lo realmente inédito es que las empresas la han declarado como uno de sus valores corporativos y por ende, como un elemento estratégico. Esa declaración formal y comprometida les está costando un esfuerzo gigante a las organizaciones que se ven obligadas a acompañar las palabras con hechos y con resultados. Y en cierto modo, lo que está ocurriendo es normal: las empresas tienen que aprender a innovar porque no saben cómo hacerlo ya que no fueron diseñadas para ello. Convertirse en organizaciones innovadoras, pasar de tener empleados obedientes a colaboradores proactivos y desafiantes es un proceso de aprendizaje para millones de empresas que no llevan en su ADN este gen. Muchos profesionales quieren innovar, pero no encuentran como canalizar dicho impulso al interior de sus instituciones.

El aprendizaje es el recuerdo de la emoción de una experiencia.
11 Feb
2019
Escrito por Juan Carlos Valda

El aprendizaje es el recuerdo de la emoción de una experiencia. »

Por Javier Martínez Aldanondo – “Las personas olvidarán lo que dijiste, también lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo las hiciste sentir” (Maya Angelou)
¿Qué responderías si te pregunto por los acontecimientos más importantes de tu vida? Probablemente mencionarás el nacimiento de tus hijos, tu matrimonio (para algunos su divorcio), la muerte de un ser querido o alguna gran alegría. Las personas recordamos las experiencias que nos dejaron huella.
La primera conclusión es indiscutible: somos seres emocionales. La inmensa mayoría de las decisiones que tomamos están basadas en nuestras emociones, aunque posteriormente tratemos de justificarlas mediante la razón ¿Preparas una hoja Excel de fortalezas y debilidades para elegir pareja?