Un espacio para aprender que no es necesario ser una empresa grande para ser una Gran Empresa

Gestión del Conocimiento


Home » Gestión del Conocimiento (Page 3)
Manes: “Hay que direccionar la inversión al cerebro de las personas”
16 Feb
2020
Escrito por juancarlos

Manes: “Hay que direccionar la inversión al cerebro de las personas” »

por Laura Andahazi Kasnya
Nació en Quilmes, se crió en Salto y se formó como médico en la UBA, con una maestría en Cambridge, Gran Bretaña. Fue rector de la Universidad Favaloro y en 2001 creó el Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco). Facundo Manes es hoy el principal referente de las neurociencias en la Argentina y propone a la educación y al conocimiento como las herramientas primordiales, por encima incluso de los recursos naturales, para desarrollar el país.Recibir newsletter
En agosto, Manes inauguró el Centro Cites Ineco, un polo en el que convergen la ciencia, la salud, la innovación, la educación y también la actividad emprendedora. El proyecto, que demandó una inversión inicial de $300 millones, es el resultado de una alianza entre Ineco, la Fundación Ineco, que apoya programas de investigación específicos y el Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social (Cites), la incubadora de proyectos científicos tecnológicos del Grupo Sancor Seguros.
Los principales objetivos de Cites Ineco en cuanto a salud, explicó Manes, serán la rehabilitación integral de las enfermedades del cerebro y el abordaje de la condición autista. “Otro pilar será la educación, vamos a seguir con la tarea de educar al país y la región en cómo conocer el cerebro para vivir mejor. Desde el nuevo concepto de la antidisciplina vamos a proveer información científica de neurociencias y conducta para la economía, las políticas públicas y la salud. Queremos ser un hub de conocimiento para el Estado, las universidades, los investigadores y profesionales que quieran seguir formándose”, detalla.
-¿Cuál debería ser la primera tarea de quien salga electo presidente?

Nómadas de conocimiento: cómo aprendemos y trabajamos hoy en un mundo que se transforma diariamente.
13 Feb
2020
Escrito por Juan Carlos Valda

Nómadas de conocimiento: cómo aprendemos y trabajamos hoy en un mundo que se transforma diariamente. »

Por Daniel Colombo
Imagina una tribu con millones de personas que van haciendo su peregrinaje alrededor del mundo, según los climas, los contextos y las tareas a realizar. Que se van conectando y desconectando con experiencias de conocimiento diferentes, y que no temen cruzar fronteras culturales, de diversidad y de inclusión para avanzar.
De alguna forma, en el momento actual del mundo parece que estamos siguiendo este concepto, “nómada de conocimiento” (“knowmad” en inglés), creado por John Moravec, especialista en el futuro del trabajo y la educación, para identificar a los nuevos estilos de trabajadores que se mueven permanentemente ávidos de conocimiento disponible pero disperso.
Estos legionarios contemporáneos se trasladan subidos a la tecnología. Son innovadores, creativos, pueden trabajar colaborativamente con cualquier tipo de personas en todo momento y lugar.
Desde la perspectiva de quienes buscan contratar a los nómada de conocimiento, se aprecian especialmente su visión amplia del mundo y las situaciones, perspectivas diferentes, encuadres distintos a los problemas cotidianos, y un mayor conocimiento de sí mismo como valor agregado. Esto le permite tener inteligencia e innovación emocional para aplicarla a los proyectos que está desarrollando.
En un mundo VICA (Volátil, Incierto, Cambiante, Ambiguo), ser nómada es una alternativa a integrar con los modelos antiguos, ya que no hay nada seguro ni con continuidad en cualquier actividad; y, sin ánimo de ser apocalíptico, probablemente no lo habrá nunca más.
Todos somos nómadas de conocimiento

El niño de los por qué.
14 Ene
2020
Escrito por juancarlos

El niño de los por qué. »

Por Mariano Morresi.
Sólo sé que no sé nada, la humildad socrática frente a la ilusión del conocimiento. ¿Cuánto de lo sabemos en realidad es una mera suposición no contrastada, una pátina superficial que esconde la ignorancia sobre el por qué y el cómo de las cosas?
Con facilidad creemos y nos engañamos pensando que somos capaces de entender y de explicar cosas que nos son esquivas en su complejidad. Sobrestimamos el grado y la profundidad de nuestro conocimiento, lo cual nos lleva a crear burbujas y mitos basados en azares e información parcial.
Tener familiaridad con ciertos hechos y objetos, haber tenido una experiencia exitosa, usar lenguaje pomposo, aparecen con frecuencia con sustitutos del conocimiento comprensivo, que integra diversas fuentes, que es cauteloso y experimental, y que conoce, al menos, sus límites.
El libro “El gorila invisible”, que parte del célebre experimento de la “ilusión de atención”, también trabaja excelentemente sobre otros aspectos donde nuestra mente nos juega malas pasadas. Y siendo el conocimiento un aspecto clave de nuestro potencial, es importante saber cómo poder plantarle cara, luego de recibir algunos golpes, al espejismo de una ignorancia encubierta y la intuición confiada. A continuación un extracto del libro de Chabris y Simons.
La virtud de ser como un niño fastidioso

Entornos colectivos de conocimiento
30 Dic
2019
Escrito por juancarlos

Entornos colectivos de conocimiento »

por Manel Muntuada
Hay un ejercicio para el autoconocimiento muy interesante y sencillo de realizar, consistente en responderse a la pregunta ¿Cómo aprendo yo? ¿De qué manera y cuáles son los mecanismos mediante los cuales incorporo y actualizo mi conocimiento?
Para llevar a cabo este ejercicio de manera completa es muy importante ir sin prisas, no quedarse con lo primero ni buscar respuestas convencionales o lógicas, sino tan sólo ir anotando aquellas maneras de conocer y de aprender que van apareciendo nítidamente en nuestra mente cuando la dejamos vagar a solas con la pregunta, al final, el resultado es como cuando observamos detenidamente la bóveda celeste de noche y, lo que era una estrella solitaria, pasa a ser, al cabo de un momento, un cielo más estrellado.
También es aconsejable no distinguir entre aprendizaje profesional o personal, en el cerebro todo está interrelacionado y toda la información de la que disponemos contribuye de manera más o menos directa, a nuestra comprensión del mundo, de nuestro entorno más inmediato, de nuestras sensaciones o emociones y, en consecuencia, a nuestras decisiones y actuaciones. Por esto, a la hora de realizar este ejercicio, es mucho más interesante abordar las respuestas de manera holística, sin juzgar ni priorizar, con tiempo, anotando aquellos mecanismos o fuentes que van acudiendo de manera progresiva a nuestra consciencia.
Si realizamos este ejercicio comprobaremos que aprendemos y actualizamos nuestro conocimiento a partir de multitud de fuentes y a través de tal diversidad de mecanismos que estos abarcan la práctica totalidad de nuestras actuaciones y que, por lo tanto, se extienden mucho más allá de la formación convencional a la que tradicionalmente confinamos nuestros aprendizajes.

La guerra por el talento ha terminado y el talento ha ganado
18 Dic
2019
Escrito por juancarlos

La guerra por el talento ha terminado y el talento ha ganado »

por Antonio Peñalver
En 1997, Steven Hankin, -entonces socio de McKinsey & Company y actual CEO de VER-, acuñó el término “la guerra del talento”, basándose en un estudio realizado sobre una gran muestra de empresas estadounidenses. Con ello, se refería a la dificultad creciente que tienen las organizaciones para reclutar y retener a los profesionales más cualificados.
Han pasado cerca de dos décadas y este término está en boga en ambas partes del océano. Son muchos los estudios recientes – Human Capital Institute, Lee Hecht Harrison, Boston Consulting Group …- , así como las manifestaciones de directores de recursos humanos de empresas relevantes, -como se puede ver en mi reciente libro-estudio “Personas y Negocios” -, que continúan utilizando este término para referirse a la escasez que se encuentran las empresas en el mercado laboral para encontrar empleados con talento; entendiendo este (el talento) como la mezcla de conocimientos técnicos y habilidades personales que hacen que una persona pueda integrarse y crecer con éxito en una organización. 
Además, este término (la guerra del talento) se ha visto complementado, -como nos muestra el estudio “Human Capital Trends” de Deloitte-, sobre la necesidad de las organizaciones en actualizar permanentemente a sus ejecutivos clave ante los cambios continuos que se están produciendo.
Aunque la dificultad para captar, desarrollar y retener talento se estima creciente, lo cierto y verdad es que las generaciones de trabajadores cualificados no se quedarán en su empresa: entre sus valores prevalece la asunción continua de nuevos retos más allá de la identificación con la empresa.